Fangio vs Senna, ¿quién fue el mejor piloto de la Fórmula Uno?

Juan Manuel Fangio y Ayrton Senna marcaron al automovilismo en diversas formas por sus habilidades en la pista
ayrton
ayrton fangio  ayrton  (Foto: )
  • A+A-
Por: Tom McGowan
Autor: Tom McGowan
(CNN) -

El siete veces campeón del mundo Michael Schumacher, el cuádruple ganador de títulos Alain Prost, y los contemporáneos Sebastian Vettel y Fernando Alonso fueron contendientes en la búsqueda de CNN para encontrar al mejor piloto de Fórmula Uno de todos los tiempos.

Pero en los ojos de lo mejor de la Fórmula Uno estuvieron dos iconos del deporte: Ayrton Senna y Juan Manuel Fangio, quienes resultaron inseparables.

Los tres campeonatos mundiales de Senna a finales de la década de 1980 y principios de la década de 1990 lo hicieron un ídolo para estrellas modernas como Lewis Hamilton.

La muerte del brasileño después de un choque en Imola en 1994 llevó a tres días de luto en su tierra natal, y su genialidad ha alcanzado un estatus casi mítico con el documental del mismo nombre sobre el piloto, que llevó la leyenda de Senna a una nueva generación de fanáticos en glorioso Technicolor.

Fangio adornó las pistas de la F1 en los primeros días del deporte, en la década de 1950 con tintes sepia, una era en la que los talentos del argentino no podían ser verdaderamente capturados en la cámara.

Pero si llegas al momento decisivo, el argentino desvía a Senna sobre la acera.

Fangio se llevó cinco campeonatos mundiales, dos más que Senna, ganando un récord de 45 % de los grandes premios a los que entró, comparado con el 25 % del brasileño.

El argentino comenzó un inigualable 55.8 % de sus carreras desde la posición pole; el récord actual de Vettel es sólo de más de 33%, mientras que también calificó para el 92 % de sus grandes premios en la primera fila.

Nadie puede igualar el récord de Fangio de ganar el campeonato con cuatro equipos diferentes, mientras que también es el campeón de F1 más grande, llevándose el título de piloto de 1957 con 46 años y 41 días.

Aunque esa comparación es sin duda injusta, ya que el destino cruelmente le robó a Senna la oportunidad de igualar ese logro particular.

Una crítica que siempre se dirigía a Fangio era que siempre manejaba el mejor automóvil, pero como Stirling Moss dijo al sitio web oficial del deporte era “¡porque era el mejor piloto!”.

“El método más barato de volverte un equipo exitoso de gran premio era firmar a Fangio”, añadió Moss.

Quizá lo que Senna inspira entre aquellos que lo admiran no se mide en números.

Era un disidente, manejando con un estilo arrogante que se resumió mejor cuando proclamó, “si no vas por un espacio, ya no eres un piloto”.

Sus seis victorias en el famoso Gran Premio de Mónaco son una hazaña sin precedentes, mientras que sus duelos en el campeonato con Prost, su compañero en McLaren, eran puro teatro deportivo.

El enfoque de ganar a toda costa de Senna fue personificado en 1990 cuando le llevaba la delantera a Prost en el campeonato dirigiéndose a la penúltima carrera del año, el Gran Premio de Japón.

Prost, comenzando en segunda posición, superó a Senna que ocupaba la posición de pole y lo sacó. Pero, al saber que si ninguno de los dos pilotos terminaba Senna sería coronado campeón, el brasileño sacó a Prost de la pista en la primera curva y consolidó un segundo éxito con el título mundial.

“Cuando tenías a Prost y Senna peleando en el mismo equipo, no había duda del calibre de cada piloto, personalidades muy diferentes y pilotos grandiosos”, dijo a CNN el campeón mundial de 1996, Damon Hill.

“Esas batallas épicas resisten el paso de cualquier rivalidad deportiva”.

Senna era un perfeccionista, tomando riesgos que podían convertir una victoria certera en un fracaso absoluto: notablemente, su choque en el Grand Prix de Mónaco de 1988 cuando tenía una ventaja de 55 segundos sobre su rival más cercano.

Si Senna llevó al deporte al borde de la deportividad, Fangio se condujo con “un sentido del honor nunca antes visto o visto desde entonces”.

Saltó a la fama mundial en 1958 cuando fue secuestrado en Cuba por los revolucionarios liderados por Fidel Castro.

“Como fue el caso con todos los que lo conocieron, sus captores estaban encantados con Fangio y lo liberaron ileso”, se afirmó en un tributo a él en el sitio web oficial del deporte.

Cuando describió lo que hizo a Fangio tan especial, el tres veces campeón Jackie Stewart dijo: “Creo que la dignidad y el estilo, la forma en la que se dedicó a lo suyo.

“Fangio es el que, para mí, hubiera escrito todo el libro. Quisieras hacer lo que él hizo y en la forma en que lo hizo”.

En el transcurso de sus ilustres carreras, el par impresionó con su habilidad y coraje, llevando a sus vehículos al límite en búsqueda de la bandera a cuadros.

Entonces, tal vez sea apropiado decir que estas dos leyendas del automovilismo resultaron ser inseparables. 

Ahora ve