La lucha de Lindsey Vonn, campeona de esquí, para competir con hombres

La estadounidense, con cuatro títulos mundiales, solicitó a la Federación Internacional de Esquí un permiso que le fue negado
lindsey vonn bea su trofeo
lindsey-vonn  lindsey vonn bea su trofeo  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Chris Murphy
(CNN) -

Ella impulsó las leyes en el esquí femenino durante los últimos cinco años, ahora Lindsey Vonn plantea una acción legal en su búsqueda para probarse contra los hombres.

La Federación Internacional de Esquí (FIS, por sus siglas en inglés) bloqueó su apuesta para desafiar a las estrellas masculinas importantes del deporte en una reunión reciente en Canadá, pero como Vonn ha probado a través de su carrera brillante hasta ahora, no es ninguna cobarde.

Hablando exclusivamente con CNN antes del evento de la Copa del Mundo Alpino en Val d’lsere, Francia, la mejor esquiadora de su generación insistió en que esta pelea no se había terminado.

Vonn dijo: “Definitivamente estaba decepcionada con la decisión. Después de discutir con ellos mi petición parecía muy positiva y optimista en que podríamos encontrar una solución y luego recibí su respuesta y estuvieron completamente en contra.

“No quiero hacer un gran escándalo de esto pero siento que su respuesta de que no puedo competir con los hombres simplemente porque soy una mujer fue definitivamente por un sesgo de género así que voy a hacer lo que pueda y esperemos hacer que funcione.

“Así que ahora busco opciones; mi padre es un abogado así que voy a ver si hay opciones legalmente que pueda tomar”.

Es una persona valiente quien compite con Vonn.

La esquiadora de 28 años ya tiene un estante lleno de medallas de plata, excepto por una medalla de oro olímpica, y oficialmente es la segunda esquiadora más exitosa de todos los tiempos.

Vonn es reconocida en el área del esquí en Europa y una estrella auténtica en Norteamérica, pero afirma que una batalla con la fraternidad masculina elevaría el deporte a nuevas alturas en su tierra natal.

Respondió a la decisión de la FIS en forma típica arrasando con los tres eventos de descenso en Lake Louise en Canadá, a pesar de estrellarse durante uno, y todo eso recuperándose de una enfermedad del estómago que la mantuvo hospitalizada en noviembre.

Vonn también estuvo en el podio de la reunión más reciente en St. Moritz y es la tercera en todas las clasificaciones mientras se esfuerza por lograr un quinto título de la Copa del Mundo Alpino en su carrera.

Pero a medida que continúa la preparación para la reunión de este fin de semana en Val d’lsere, su otra meta claramente no se ha olvidado.

“No veo a Lindsey rindiéndose pronto, eso es seguro, intentará otro camino”, dijo la campeona olímpica de 1992, Kerrin Lee-Gartner, quien piensa que Vonn hubiera terminado en el número 20 si se le hubiera concedido su deseo de competir contra los hombres en Lake Louise.

“Lo hace por ella, pero con eso también aprecia lo que hará por el esquí en Norteamérica y Estados Unidos. Las personas saben quién es, pero realmente no entienden la profundidad de su grandeza”.

El entrenador del equipo femenil de Estados Unidos, Alex Hoedlmoser, concuerda con Lee-Gartner. El austriaco, excampeón nacional de eslalon, dice que el compromiso de Vonn la diferencia de sus competidores.

“Es obvio que ha puesto mucha de su energía en el deporte en los últimos cinco años”, explicó Hoedlmoser a CNN. “Eso la hace especial. Vive para su deporte. Está preparada como nadie más en las carreras. Eso hace una diferencia”.

Después de sus éxitos en la temporada, la nativa de Minnesota, Estados Unidos, tiene ahora un total de 57 victorias en su carrera, poniéndola adelante de Vreni Schnieder de Suiza y en segundo lugar de la lista de todos los tiempos.

Solo la legendaria Annemarie Moser-Proll permanece delante de Vonn, con 62 victorias en su carrera, una cifra que, salvo por lesiones, seguramente superará.

“Moser-Proll era una campeona increíble y ganó muchas carreras en ese momento”, añadió Hoedlmoser. “Pero en ese entonces no había la misma competencia.

“El deporte se vuelve más complejo, es más difícil romper esos récords. Creo que [Vonn] es la mejor hasta ahora y es una cuestión de tiempo antes de que rompa esos récords”.

Vonn, cuatro veces campeona de la Copa del Mundo Alpino, presionó a la FIS para competir con hombres en Lake Louise ya que es una de las pocas reuniones en el calendario de esquí donde los hombres y las mujeres compiten en las mismas pendientes.

Pero un dictado del organismo del deporte dictaminó “un género no tiene derecho de participar en las carreras del otro”.

“No es como que llegue en el lugar número 20 todos los días y diga que quiero competir con los hombres”, dijo Vonn a los reporteros en Canadá. “Intento que mis esquís hablen por sí solos.

“No sé exactamente dónde estaría, pero ese es el punto, ver dónde estaría y ver cuán lejos puedo impulsar mi forma de esquiar debido a que el esquí de los hombres es el mejor en el mundo sin duda. Allí es dónde quiero que esté mi esquí”.

Una ilustración perfecta de la supremacía de Vonn se produjo en el lugar que comienza el fin de semana como Lake Louis, y termina como Lake Lindsey.

“Estuvo casi perfecta el primer día”, explicó Lee-Gartner. “En el segundo día cometió un error importante y fue casi desastroso, se le atoró la parte plana de sus esquís en la red, casi se va de lado y aún así ganó por medio segundo.

“Es difícil para ella mantener el nivel elite de enfoque a través de la temporada. Lindsey es muy orientada en sus metas, se alimenta de cualquier duda. Dice que alimenta su energía y la hace seguir”.

Vonn no está sola en su búsqueda, y señala a la golfista Anneka Sorenstam como una inspiración en su batalla.

La sueca, que ganó 72 veces en el LPGA Tour y triunfó en 10 campeonatos importantes, compitió con los hombres en un evento del PGA Tour en 2003.

Antes del torneo, el tres veces ganador Vijay Singh le dijo a Sorenstam que “no pertenecía” al torneo. Eventualmente tiró cuatro-sobre-par y no pasó la eliminación, pero empató en primer lugar en precisión durante la primera ronda.

Vonn había dicho previamente a The New York Times: “Me gustaría tener una oportunidad en la vida para competir contra ellos. Annika Sorenstam lo hizo en el golf y pavimentó el camino para las mujeres. No pido puntos en la Copa del Mundo. Sólo quiero la oportunidad de competir”.

Lee-Gartner dice que hay muchos competidores masculinos en el tour que apoyan el deseo de Vonn, pero también hay algunos que se burlan de que se le debería permitir ver cómo le va contra ellos en la pista notoriamente traicionera de Kitzbuhel en Austria.

Pero, dejando a la FIS a un lado, casi hay una uniformidad total dentro del esquí que se beneficiaría del gran interés de los medios sobre el enfrentamiento.

“Mientras más reflexiono sobre quién es ella, qué ha hecho y cuán grandioso sería para este deporte, en mi opinión es una oportunidad de marketing que la FIS debería tomar”, añadió Lee-Gartner.

“Me percato de que en Austria y Suiza, el esquí alpino es uno de los principales deportes que ven, y necesariamente no tienen un problema en hacer que la gente se interese en el deporte.

“En cualquier momento hay presencia y perfil de un atleta que ha sobrepasado el deporte en esa nación, que ella tiene en Norteamérica, y creo que sería algo loco no utilizar la oportunidad que nos entrega en una bandeja”.

Vonn ya es la esquiadora más exitosa que Estados Unidos ha producido, y debería superar el récord de Moser-Proll, y solo una persona podría afirmar que tiene más victorias que ella; la leyenda masculina de Suecia, Ingemar Stenmark, con 86.

De la búsqueda de Vonn para cruzar la frontera de géneros, Hoedlmoser dijo: “Eso es algo que realmente quiere, lo ve como el siguiente nivel del esquí. Quiere ver cuán alto está, esa es la única meta.

“Puede competir con ellos, todo depende de la preparación, cuáles son las condiciones. Tenemos situaciones en el entrenamiento donde practica contra los hombres. Nunca lo ha hecho en una situación de competencia y creo que allí es donde realmente quiere estar”.

Vonn es respaldada por la Asociación de Esquí y Snowboard de Estados Unidos, y ahora parece determinada a encabezar vías legales para alcanzar su sueño de compartir una pendiente con los hombres.

Lee-Gartner añadió: “No estoy segura de que la FIS podrá decir que sí porque hacen las cosas de una forma muy anticuada. Pero es una pionera y por ser la primera en algo toma un poco más de tiempo romper la barrera”.

Ahora ve