¿Más rápidos que Usain Bolt? Los hombres 'veloces' del hielo

El equipo alemán de bobsleigh es el mejor en el mundo y buscan continuar la racha en los próximos Olímpicos
Autor: Paul Gittings | Otra fuente: 1

 Nota del editor: Human to Hero (De humano a héroe) se presenta cada miércoles en World Sport a las 17:00 horas y 22: 30 horas, y los jueves a las 05:00 horas (todas en el tiempo medio de Greenwich).

(CNN) — Legítimamente puede afirmar ser el hombre más rápido en el hielo, y Kevin Kuske podría incluso competir con Usain Bolt en una carrera a pie en más de 30 metros.

La superestrella alemana de bobsleigh ya impuso un total de cuatro medallas de oro olímpicas y siete títulos del campeonato mundial. Y busca más.

Kuske y su compañero de equipo, Thomas Florschutzm, pueden alcanzar velocidades de hasta 155 kilómetros por hora mientras se precipitan por las curvas y rectas de alta velocidad.

“Es un deporte veloz, un tipo de deporte de carreras, también es conocido como la Fórmula Uno del invierno”, dijo a la serie Human to Hero de CNN, Kuske de 33 años.

“Hay accidentes, he chocado antes y definitivamente es peligroso. A veces chocas realmente rápido y te lesionas seriamente.

“Hasta ahora, he sido afortunado en mis accidentes aunque he chocado demasiado rápido y tuve lesiones menores en la cabeza después”.

Kuske es  conocido como el guardafrenos, pero es un título engañoso, porque solo aplica el freno para tirar del trineo después de llegar.

Su trabajo principal es arrancar a empujones el trineo en los primeros momentos cruciales, lo que da un impulso antes de saltar y permitir que Florschutz de 34 años conduzca.

Su velocidad explosiva fuera de serie lo ha cronometrado en 3.69 segundos durante aquellos primeros 30 metros. En comparación, el héroe corredor jamaiquino, Bolt, fue cronometrado en 3.78 para la misma distancia en su camino al oro en un tiempo que rompió récords en los 100 metros en los Olímpicos de Beijing de 2008.

La proeza al correr es uno de los ingredientes clave en un equipo exitoso de bobsleigh, que es por lo que Jamaica famosamente incursionó en el deporte en los Juegos de Invierno de 1988 en Calgary, lo que inspiró la película exitosa de 1993 Cool Runnings (Jamaica bajo cero).

Kuske en realidad comenzó su vida deportiva como atleta en campo y pista de cierto renombre, llevándose una medalla de bronce en el equipo de relevo 4x100 metros de Alemania en un campeonato mundial junior en 1998 en Annecy, Francia.

Su volumen total (con un peso de 120 kilogramos contra 94 kilogramos de Bolt) siempre iba a ser una barrera en la pista, y fue convencido por el entrenador del equipo nacional de bobsled de Alemania, Gerd Leopold, de intentar un nuevo desafío.

Resultó ser una selección inspirada, y Kuske ganó su primera medalla de oro olímpica en Salt Lake en 2002 como parte del equipo victorioso alemán de cuatro hombres.

Dos oros siguieron en los equipos de dos y cuatro hombres en Turín cuatro años después, con su cuarto oro en el equipo de dos hombres en los Juegos de Invierno 2010 en Vancouver y una medalla de plata en el equipo de cuatro hombres.

Florschutz era un piloto en la pareja Alemania II que se llevó la medalla de plata en el equipo de dos hombres en Canadá, pero ahora se unió a Kuske para enfocarse en mejorar en el campeonato mundial el próximo año en St. Moritz en Suiza en enero y en los Olímpicos de Invierno 2014 en Sochi, Rusia.

Entrenamiento agotador

A pesar del paso de sus años, la pareja tiene un régimen agotador, particularmente en su temporada “de descanso”.

“Somos deportistas de invierno, que fueron hechos en verano. Tenemos que sudar en el verano mientras otros se acuestan en el sol”, dijo Florschutz.

Entrenan dos veces al día, seis días a la semana, en total siete horas al día.

“El domingo es más relajado, solo un poco de fuerza corporal superior. Y tenemos una unidad que dura de tres a cuatro horas”, dijo Kuske.

El cuatro veces campeón olímpico se concentra en una mezcla de entrenamiento de fuerza con pesas y entrenamiento para correr, a menudo arrastrando una pesa detrás del para resistencia extra.

Florschutz también tiene que jugar su papel mientras se precipitan en el camino, empujando un trineo que pesa 170 kilogramos, así que su entrenamiento está dentro de la misma línea, pero como el piloto o el conductor tiene la responsabilidad de aprovechar el comienzo abrasador.

“El piloto siempre es el primero que se sienta allí”, dijo, “para que puedas dirigir rápidamente y también puedas reaccionar rápidamente”.

Sentimiento de Fórmula Uno

Los reflejos rápidos son de hecho un prerrequisito del papel de conductor a medida que el trineo se precipita hacia abajo en una rampa de hielo con el aumento de velocidad todo el tiempo.

“Solo intento manejar recto por la pista, pero realmente tienes que trabajar juntos”, dijo Florschutz.

Para la parte de Kuske, su trabajo es acurrucarse en una posición aerodinámica, no es fácil debido a su volumen, y luego fluir con el ritmo que pasa por las esquinas, apoyando al conductor con su peso, como el pasajero de una motocicleta.

“Y por supuesto frenar en el momento correcto, ¡para no dejar que el piloto se aterrorice demasiado!”, dijo, a diferencia del equipo en Cool Runnings que sufrió un choque cómico en la película después de no poder detenerse al final de la carrera.

La comparación con la F1 comienza y termina con la comparación de la velocidad, porque a diferencia de Sebastian Vetter o Lewis Hamilton, la pareja tiene que reparar y “afinar” su propio trineo en lugar de tener a un equipo masivo de mecánicos para ayudarlos.

Y a pesar de estar en lo mejor de su deporte, ambos han entrenado para otras profesiones; Florschutz es un policía mientras que Kuske está en la Fuerza de Defensa Federal de Alemania (la Bundeswehr).

Dominación alemana

Buscan continuar con el nivel de dominación logrado por los equipos varoniles de bobsleigh de Alemania en campeonatos mundiales y olímpicos.

Desde los primeros Juegos de Invierno de Kuske en 2002, los equipos alemanes de dos hombres han ganado tres oros consecutivos, logrando un cierre con el lugar uno y dos en Vancouver 2010.

En la rama de equipo de cuatro hombres, dos medallas de oro fueron seguidas por una de plata detrás del cuarteto de Estados Unidos que, extrañamente dado su récord de victorias, Kuske califica como su logro más memorable.

“La mejor fue la medalla de plata en Vancouver. Tuvimos los mejores tiempos de salida pero casi nos caemos de lado en una carrera”, dijo.

“Retrasar eso y ganar la medalla de plata por una centésima (de segundo, de Canadá) fue para mí una erupción emocional y realmente fue algo ganado duramente”.

Kuske vino de un antecedente deportivo fuerte (sus padres estuvieron en el equipo de atletismo nacional alemán) y lo alentaron a hacerlo mejor.

“Teníamos un sueño familiar de ir a los Olímpicos. Cuando te sientas en frente de la televisión y ves los Juegos Olímpicos, y tienes padres deportistas, naturalmente ese es un sueño grande para ti, porque los Olímpicos son el mayor evento que hay”, dijo.

“Naturalmente se volvió más que un sueño, en los primeros Olímpicos con la medalla de oro, y esa realmente fue mi mayor meta, que completé rápidamente, pero no se detuvo allí”.

Enfoque dorado

Su longevidad y recorrido de medallas lo ha visto ganar el estatus de celebridad en Alemania, mientras que Florschutz ha ganado tres medallas de plata en campeonatos y plata olímpica en Vancouver.

Espera que su asociación con Kuske, formada después de que el grandioso piloto alemán Andre Lang se retirara, lo vea ganar ese oro elusivo.

“Nuestro principal objetivo es volvernos campeones mundiales y volvernos campeones olímpicos. Somos un equipo fuerte. Tenemos todas las oportunidades para ser los mejores en el mundo con este equipo”.

Ahora ve
No te pierdas