El Milán abandona un partido amistoso tras recibir insultos racistas

El equipo italiano abandonó el juego que disputaba con el Pro Patria por ofensas hechas a tres jugadores de piel negra
  • A+A-
| Otra fuente: EFE

El Milán abandonó la cancha de un partido amistoso que disputaba con el Pro Patria, el equipo italiano local en la provincia de Varese en Italia, por los insultos racistas que los jugadores recibieron de aficionados locales.

El encuentro, que se jugaba en la localidad de Busto Arsizio, se suspendió en el minuto 26 del primer tiempo cuando el capitán del Milán, Massimiliano Allegri, ordenó a sus compañeros que abandonaran el campo.

"En un ambiente de racismo como el que hemos vivido en Busto Arsizio no se puede continuar jugando", dijo posteriormente Allegri, quien pidió no tolerar ese tipo de comportamientos.  

El ambiente se fue calentando desde el comienzo del partido cuando algunos de los aficionados del Pro Patria comenzaron a insultar desde las gradas a tres jugadores de piel negra: el delantero francés MBaye Niang y los centrocampistas Urby Emanuelson y Kevin-Prince Boateng.

Boateng respondió a los gritos de los aficionados locales lanzándoles el balón y se encaró a ellos arrancándose la camiseta.

En una nota publicada en su página de internet, el Milán informó que volverá con la “cabeza alta” a la localidad de Busto Arsizio.

"Ha llegado el momento que el Milán ha dicho basta. Quienes tienen el mismo color del corazón de Boateng, Muntari y Niang no han podido más y han decidido que había llegado la hora de dar una lección", escribió el equipo italiano.

El racismo es un tema que ha acaparado la atención en el futbol europeo. En junio de 2012 plagó los preparativos para el torneo de futbol de la Euro 2012. Familiares de al menos dos jugadores negros ingleses decidieron no viajar a Polonia y Ucrania por miedo a los abusos.

Los problemas en las multitudes también han causado conmoción. En junio de 2012, oficiales rusos hicieron un llamado a los aficionados para tener un mejor comportamiento después de disturbios presentados tras la victoria de Rusia 4-1 contra República Checa.

En junio de 2012, el relator especial de las Naciones Unidas sobre el racismo, Mutuma Ruteere, alertó a organizaciones deportivas y a las autoridades sobre la presencia de grupos racistas en los eventos deportivos de ese año, entre ellos la Eurocopa 2012 y los Juegos Olímpicos de Londres, a los cuales pidió combatir.

El relator especial “expresa su preocupación por los casos denunciados de símbolos nazis y banderas desplegadas durante los partidos de futbol, así como los gritos y el espectáculo de eslóganes nazis y ademanes en esas ocasiones, a menudo dirigidos a los jugadores o simpatizantes de origen africano”, advirtió Ruteere en ese momento. 

Ahora ve