Cambio de guardia en el tenis, ¿los 'cuatro grandes' serán solo dos?

Con la ausencia de Nadal y el peso de los años de Federer, el serbio y el escocés tienen el camino libre para dominar el deporte en 2013
andy murray novak djokovic
andy murray novak djokovic  andy murray novak djokovic  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Paul Gittings
(Reuters) -

Hay “cuatro grandes” en el tenis varonil: Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray.

Entre ellos han ganado todos los Grand Slam desde principios de 2010 y 30 de los últimos 31 que se han jugado desde 2005.

Sin embargo, muchos creen que los cuatro se reducirán a dos en 2013, ya que el número uno del mundo, Djokovic y el tercero de la clasificación, Murray, siguen en ascenso y sus viejos rivales se van quedando atrás.

Boris Becker, el seis veces campeón de un Grand Slam, dijo a CNN: “Con Nadal gravemente lesionado y Federer envejeciendo, veo que los dos principales jugadores son Djokovic y Murray, tienen el tiempo a su favor”.

Nadal, abatido por las lesiones recurrentes en la rodilla, no ha participado en torneos desde Wimbledon, en julio del año pasado. Debido a un virus estomacal, el español no podrá volver a las canchas en el primer Grand Slam de 2013 que se jugará en Melbourne a partir del lunes.

Es la segunda larga ausencia por lesión en la sobresaliente carrera del tenista de 26 años. Después de tener problemas parecidos en 2009, regresó para vengarse y ganó cinco Grand Slams para hacer un total de once, entre ellos el título del Abierto de Francia del año pasado e impuso un récord al ganarlo por séptima ocasión.

Federer sigue fuerte a sus 32 años, durante 2012 recuperó el primer sitio en la clasificación tras ganar su 17º Grand Slam con su triunfo en Wimbledon, con el que también impuso un récord.

En noviembre, Djokovic derrotó al maestro suizo en la final de la Gira Mundial de la ATP en Londres, torneo en el que también derrotó a Murray y regresó al primer lugar.

Federer derrotó al favorito local, Murray, en las semifinales; el exnúmero cuatro del mundo, Greg Rudeski, dijo a CNN que su desempeño durante la pasada temporada había “desafiado toda lógica” a pesar de que en 2011 parecía estar en decadencia.

Se esperaba que Murray, estimulado por haber ganado el oro en la final de las Olimpiadas en contra de Federer y su más reciente éxito en el Abierto de Estados Unidos, lo derrotase de nuevo en la Arena O2, pero fue eliminado en su último encuentro.

El escocés debía enfrentarse de nuevo con su viejo amigo Djokovic, con quien jugó una serie de partidos clásicos en 2012.

El primero fue en las semifinales del Abierto de Australia, en el que el serbio lo derrotó en cinco sets para luego vencer a Nadal en otro maratónico encuentro de seis horas, el más largo en la historia de las finales de un Grand Slam.

En septiembre, ocurrió algo similar en Flushing Meadows, en donde Murray dio la vuelta al marcador y logró su primer triunfo en los majors y tuvo que jugar un partido completo luego de que Djokovic remontara el marcador después de estar atrás por dos sets en la final más larga de la historia del torneo.

Ocurrirían más cosas en el Masters de Shangái, en donde el dúo jugó otra final en la que se vio un tenis de la más alta calidad.

Djokovic sobrevivió a cinco match points para lograr otra sobresaliente victoria, pero para Becker fue la señal de un posible cambio de guardia.

La leyenda alemana dijo: “Fue un clásico absoluto. Solía ser Federer contra Nadal; ahora es Murray vs. Djokovic y ambos tienen solo 25 años”.

Murray dijo a CNN que los partidos entre ellos son muy reñidos porque conocen bien el juego del otro. “Podemos predecir lo que el otro hará”, dijo.

Ambos han sido amigos y archirrivales desde que entraron a los circuitos juveniles del mundo a los 11 años y Murray ha visto que su rival ha evolucionado y se ha convertido en el mejor del mundo.

“Tiene muy pocas debilidades, excelentes tiros de rebote, buenos servicios, sus devoluciones probablemente sean las mejores del mundo, se mueve muy bien y ahora tiene una gran confianza en sí mismo”, dijo Murray.

Aunque le significó la derrota, Djokovic estaba complacido de que Murray finalmente hubiera acabado con su mala racha en los Grand Slams en el Abierto de Estados Unidos porque “muchas personas habían puesto en tela de juicio sus cualidades”.

“Fue grandioso verlo y espero que nuestra rivalidad se desarrolle durante el próximo año”, dijo Djokovic en referencia a Murray, con quien comparte en mayo su mes de nacimiento.

Sin embargo, otras personas piensan que aún es peligroso descartar a Federer y a Nadal. Neil Harman, corresponsal de tenis del Times of London, dijo que ansiaba que regresara a la actividad normal en 2013. “Nunca debe subestimarse lo que Nadal ha hecho por el deporte”, dijo Harman a CNN. “Ansío el regreso de Nadal en su mejor forma”.

La rivalidad de los cuatro grandes y su casi absoluto dominio de los Slams ha alimentado el increíble interés mundial en el tenis, a pesar de la recesión económica. Ha aumentado el monto de los premios, las ganancias comerciales y las multitudes.

A pesar de la ausencia de Nadal, se predice que la asistencia al Melbourne Tennis Center romperá records durante las próximas dos semanas, mientras Djokovic y Murray se afanan por estar a la altura de la predicción de Becker y Federer se esmera por demostrar que está equivocado.

Ahora ve