La Arena Coliseo, el 'templo' que encumbró a los grandes de la lucha libre

El complejo ubicado en el corazón de la Ciudad de México ha sido testigo de grandes capítulos de la lucha libre nacional
Jorge Eduardo Gómez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Desde las coloridas gradas de la Arena Coliseo, el recién retirado luchador Ray Mendoza Jr. mira fijamente al cuadrilátero. La voz se le corta y se limpia las lágrimas mientras asegura que lo más le satisface de sus 35 años de carrera, es el haber hecho que valiera la pena el boleto que paga la gente que va a esa legendaria casa de la lucha libre.

Mendoza, quien en 2009 perdiera su máscara de Villano V ante Último Guerrero, pertenece a una dinastía de luchadores en la que la historia de la Arena Coliseo ha estado involucrada. Su hermano, el Villano IV recalca ese sentimiento de nostalgia que viene al entrar a este recinto, considerado por aficionados y luchadores como "el Templo Sagrado de la lucha libre".

Fue en la Arena Coliseo donde el patriarca de los Villanos, Ray Mendoza, se dio a conocer a finales de la década de 1950 tras empatar con Blue Demon en una campal de ocho elementos.

En la lucha libre, una de los deportes màs populares en México, batallas entre El Santo, El Cavernario, Black Shadow, Rito Romero y otros grandes de la lucha libre forjaron la historia de la Arena Coliseo, ubicada en el corazón de la Ciudad de México y que el pasado 2 de abril cumplió 70 años de su primera función.

En aquella fecha inaugural de 1943, El Santo, entonces campeón nacional medio y welter, sufrió la más grande de sus derrotas, en dos caídas, frente al campeón del mundo, Tarzán López, en la pelea principal.

"La Arena México es el gran escenario, la majestuosa, la catedral, pero para mi el inicio de todo fue aquí", dijo Villano IV sobre la Coliseo comparándola con otra arena tradicional, aunque no tan añeja, de la lucha en la capital del país.

Pisar la Coliseo es para Ray Mendoza Jr. similar a estar en el Madison Square Garden de Nueva York y cree que mucha gente no ha valorado al recinto como debe ser: una de las arenas más importantes a nivel mundial.

“Esta arena fue la principal, la que inició la lucha libre en México. Se hacían eventos de lucha por otros lados, pero aquí fue donde comenzó lo grande”, dijo Ray Mendoza Jr., quien hará su última lucha este domingo en la celebración de los 70 años de la Coliseo.

Ver a su padre y a sus hermanos, los Villanos I y II obtener grandes triunfos en la Coliseo, hicieron en el ex Villano V, “no una obsesión, pero si una ilusión en que algún día pisara yo esta arena”.  Ahora lo hará nuevamente para sellar su retiro.

Para otro veterano de la lucha, Atlantis, celebrar a la Coliseo es un festejo también a la lucha libre en México, que en septiembre próximo conmemora 80 años de la primera función de lucha en la antigua Arena México.

"Todo mundo sabemos que la lucha es una empresa estable, es el imperio de la lucha libre. La Coliseo es el templo de la lucha libre, porque llámese empresa que sea, empresa pequeña, empresa grande, empresa de provincia, empresa del DF, todos han girado entorno a la lucha libre de la Arena Coliseo", apuntó Atlantis, quien en 2013 cumple 30 años de trayectoria.

La construcción de la Arena Coliseo representó la consolidación de una empresa de lucha libre en México que elo promotor Salvador Lutteroth emprendió a lo largo de la década de 1930.

La lucha libre, una disciplina cuyos orígenes se remontan a la lucha olímpica y grecorromana, comenzó en México con luchadores extranjeros, para más tarde surgir grandes leyendas nacionales como El Santo, quien en el embudo de La Lagunilla paralizó a la capital en su duelo “máscara contra máscara” ante Black Shadow en 1952.  

"Luchador que no ha pisado la Arena Coliseo no puede llamarse luchador. Aquí se han forjado los grandes valores, los grandes idolos, aquí han traspasado la etapa de ser ídolo a leyenda", dijo el comentarista de luchas, Julio César Rivera.

Aquel duelo entre El Santo y Black Shadow superó la capacidad de 6,400 personas que tiene la Arena Coliseo.

“La gente se quedó afuera, creo que el doble o el triple”, dijo Villano IV sobre este momento memorable de la arena y también mencionando la campal entre Gory Guerrero y el Cavernario Galindo, igual en la década de 1950.

Hermenegildo Manzanares, un vecino del Centro Histórico y amante de las luchas aseguró que una de las razones por las cuales creció la leyenda de la Coliseo fue que arriba de su ring los luchadores "hacían el trabajo que era el más apremiante, era el trabajo que atraía mucha gente, miles y miles de personas, acostumbrados a esta forma, quizá antigua”.

Dragón Rojo, quien este domingo defenderá su título mundial de peso medio ante La Sombra, recuerda que la primera vez que pisó la Coliseo para realizar unas pruebas para el Consejo Mundial de Lucha Libre, quedó impactado por la vibra del lugar, en una experiencia que describe como "sofocante", aunado al efecto que causa la altura de la Ciudad de México para sus visitantes, como este luchador oriundo del norte del país.

"No se puede cuantificar lo que vale en historia la arena Coliseo (...) habrá arenas más grandes, más modernas, pero en valor luchístico, en historia, la más rica es la arena Coliseo", apuntó el luchador.

En la celebración de los 70 años de la Arena Coliseo, previo a la función estelar, destaca la reaparición de Rayo de Jalisco, que hará trío junto a Atlantis y Diamante Azul, frente al equipo de Universo 2000, Máscara 2000 y Ray Mendoza Jr. Mientras que en la lucha de maestros Shocker, Averno y Blue Panther se medirán con Negro Navarro, Villano IV y Black Terry.

Ahora ve
No te pierdas