Alemania, de las bromas estereotipadas al respeto mundial por su futbol

La organización del Mundial de 2006 y la llegada del Bayern y Borussia a la final de la 'Champions' han ayudado a su imagen en Europa
James Masters
Autor: James Masters
(Reuters) -

Los alemanes ya vienen y esta vez Londres no puede esperar.

De repente, Alemania se encuentra en la posición inusual de ser supergenial, y eso se debe en gran parte gracias a la primera final completamente alemana de la Liga de Campeones de Europa este sábado, cuando el Bayern Múnich se enfrente al Borussia Dortmund en el Estadio Wembley, el hogar del futbol inglés.

Desde el tres veces campeón mundial Sebastian Vettel que sube como la imagen de la Fórmula Uno, hasta el actor ganador del Oscar, Cristoph Waltz (quien es hijo de padre alemán y madre austriaca), Alemania tiene una nueva confianza en sí misma.

Y aun así, algunos estereotipos simplemente no desaparecen.

Minutos después de la victoria en semifinales del Dortmund sobre el Real Madrid, las primeras "bromas" comenzaron a surgir con tabloides británicos en los que se decía que "los aficionados ya tenían sus toallas en las sillas", una referencia del hábito aparente que los vacacionistas alemanes tienen para apartar camastros en los hoteles de playa.

Tradicionalmente, los británicos habían tenido una relación particularmente de prueba con Alemania y esto tiene mucho que ver con las dos Guerras Mundiales del siglo XX.

Hace apenas una década, las imágenes estereotipadas de alemanas ataviados en pantalones de cuero, con calcetines y sandalias marchando al ritmo de la Oompah Band armados con una salchicha alemana mientras bebían cerveza alemana eran algo común en los tabloides británicos.

En las tribunas, los aficionados de Inglaterra se burlaban de sus oponentes alemanes con canciones sobre la Segunda Guerra Mundial y la infame canción Ten German Bombers, donde se cuenta la victoria de la Real Fuerza Área en la Batalla de Gran Bretaña.

Peep Show, una de las comedias de televisión británica más populares en años recientes, es uno de los programas más contemporáneos en hacer referencia a "Boscos que comen salchichas" y "Fritz, el comelón de salchichas".

Pero la exestrella del tenis, Boris Becker, cree que el exitoso trabajo del país como anfitrión del Mundial en 2006 ayudó a transformar la imagen de Alemania.

"Creo que hemos mostrado al mundo cuán diversa y multicultural se volvió Alemania", dice el seis veces campeón de grand slams, quien es altamente popular en Gran Bretaña desde que ganó Wimbledon a los 17 años en 1985.

"Hicimos un trabajo grandioso con los aficionados que nos visitaron", dijo a CNN. "Y quienquiera que estuvo allí hace siete años vio un lado diferente de Alemania y se percataron de que los nuevos alemanes son 'más geniales'.

"No diría que los ingleses se enamoran de Alemania, pero creo que respetan lo que Alemania logró en el mundo deportivo.

"Hay una nueva ola multicultural que viene de Alemania, que es muy internacional y muy cosmopolita".

Estilo aventurero

Gran Bretaña también ha avanzado en su percepción de Alemania desde que John Cleese famosamente marchó en Fawlty Towers como el propietario del hotel Basil Fawlty en una de las comedias más queridas del país en la década de 1970.

No solo es el estilo aventurero personificado por el Bayern y el Dortmund lo que ha ayudado a reinventar las actitudes hacia Alemania; esto también es reforzado por el equipo de futbol de la nación bajo la dirección del ultragenial Joachim Low.

Formado por jugadores de comunidades alemanas, polacas, turcas, tunecinas y africanas, el equipo de Low produjo el tipo de futbol exhilarante y vibrante que ayudó al equipo a llegar a la final de la Eurocopa en 2008, así como las semifinales del Mundial 2010 y la Euro 2012.

Detrás de escenas, la Bundesliga, con sus precios bajos de boletos, áreas seguras e infraestructura con estilo, eclipsó a la Liga Premier Inglesa y a La Liga de España como la selección de los hipsters.

Hoy en día, aficionados de toda Europa vuelan para estar en la famosa tribuna Südtribüne del Dortmund para echar un vistazo al Bayern o aventurarse más con el St. Pauli de Hamburgo, un favorito con muchos aficionados extranjeros.

"El clima es bueno y la cerveza es mejor", bromeó el director ejecutivo de la Bundesliga, Christian Seifert, después de que le preguntaran por qué el futbol alemán atrae tantos turistas.

"Pero creo que tiene que ver más con las zonas seguras, los precios de boletos relativamente bajos relacionados con juegos muy atractivos y una buena atmósfera en el estadio", dijo a CNN.

"En 2006, hubo más turistas ingleses en Alemania en toda su historia y en esas cuatro semanas tuvimos un marketing genial y un clima grandioso. Fue el mejor verano que puedo recordar.

"Después del Mundial, se invirtió mucho en infraestructura de estadios, así que fue realmente fácil llegar ahí.

"Tenemos una cantidad relativamente baja de boletos para la temporada, así que es posible obtener un boleto en la venta 'libre' a un precio justo. Entonces, si alguien dice que quiere ver un partido de la Bundesliga, eso es grandioso".

Los aficionados al futbol también son cautivados por el Oktoberfest, una celebración de 16 días de cerveza que se lleva a cabo en Múnich cada año, con sus clubes y bares como un destino popular para despedidas de soltero y fines de semana de vacaciones.

Estereotipos patrioteros

Matthias Krug, autor y periodista, dice que escuchó y atestiguó cánticos y retórica antialemanes cuando vivió en Inglaterra entre 2004 y 2007.

La rivalidad futbolística de la nación data de la final del Mundial de 1966, cuando Inglaterra controversialmente derrotó a Alemania Occidental en tiempo extra en Wembley mientras Geoff Hurst anotó un gol que aún se discute en estos días.

Alemania Occidental se vengó en México cuatro años después, mientras que los ingleses desde ese entonces sufrieron congojas en contra de la selección alemana en varios torneos de alto perfil, aunque el triunfo 5-1 en 2001 en un partido de calificación del Mundial en Múnich ofrece un respiro.

"Una vez viajé en un tren al norte de Inglaterra que estaba completamente lleno y entonces las personas comenzaron a cantar una canción vívida sobre una victoria inglesa en el futbol y dos en las guerras", dice Krug, quien vivió en Nottingham entre 2004 y 2007, pero ahora trabaja en Qatar.

"Creo que los pilotos de la Real Fuerza Área también eran mencionados. Debió haber sido mi aspecto lo que generó eso. No recuerdo haber dicho una palabra, antes o después de los cantos", dijo a CNN.

"Obviamente los estereotipos relacionados con Alemania, positivos y negativos, han sido muy fuertes como resultado de la historia y también de nuestra historia deportiva.

"También varían mucho, otros en Inglaterra mostraban un fuerte sentido de respeto por los logros y consistencia del futbol alemán".

En 1996, antes de que Inglaterra fuera anfitrión de una semifinal con Alemania en la Eurocopa, el tabloide Daily Mirror publicó una primera plana con las palabras, "Achtung, ríndete, para ti Fritz, la Euro 96 se terminó".

Diez años después, el periódico The Sun provocó furia de la canciller alemana Angela Merkel después de publicar una fotografía poco favorecedora de ella mientras se cambiaba a un traje de baño con el titular: "Soy más grande que la Bumdestag". (La Bumdestag es la Cámara Baja del parlamento alemán).

Ese incidente provocó furia en Alemania y nada de vergüenza en Reino Unido.

Pero esto no es solo en Gran Bretaña, donde su hostilidad profundamente arraigada a Alemania está viva.

Recientemente, Merkel sufrió por que el primer ministro húngaro comparó sus políticas económicas con las de los nazis, mientras que la líder alemana también es satirizada por la prensa griega.

Percepción de los medios

Según el censo de Reino Unido de 2011, hay 274,000 alemanes que viven en las costas británicas.

"En este momento es genial leer todos los artículos positivos y bien informados sobre el futbol alemán en la prensa británica", dice Karl Pfeiffer, el director de vínculos educativos en el Instituto Goethe en Londres.

"Desde el Mundial de 2006 en Alemania, la percepción de los medios del futbol alemán y Alemania en general cambió dramáticamente", añadió Pfeiffer, quien vivió en Inglaterra desde 1986.

"Personalmente nunca he encontrado comentarios u observaciones estereotipadas, pero partes de la prensa aquí antes de 2006 eran un tema diferente.

"En mi oficina, trabajo en un proyecto de futbol alemán con el Arsenal, que tiene dos grandes y populares jugadores alemanes, Lukas Podolski y Per Mertesacker.

"El proyecto es para estudiantes y es genial ver también cuán interesados están en el futbol alemán".

El éxito del Dortmund para llegar a la final ha familiarizado a los aficionados neutrales debido a que el club casi entró en bancarrota hace ocho años.

Bajo la guía del carismático entrenador Jurgen Klopp, cuya popularidad ha visto una canción de pop sobre él, la carrera del Dortmund a la final ha dejado al más duro de los aficionados complaciente con el hombre en negro y amarillo.

"Es realmente agradable ver cómo el Dortmund y Klopp son del agrado de personas en toda Europa", dijo a CNN, Sandra Goldschmidt, una devota seguidora del club.

"Todos aman una historia de cuento de hadas como la de nosotros que va desde tener que entrar en bancarrota hasta estar en una final de la Liga de Campeones y eso realmente es gracias a Klopp.

"Creo que las personas en Inglaterra realmente admiran que hemos hecho esto sin ganar contratos millonarios sino al encontrar talentos".

Así que mientras los aficionados del Bayern y el Dortmund entren a Wembley, originalmente construido por prisioneros alemanes de guerra en la década de 1940, será un recordatorio de cómo el mundo ha seguido adelante.

Y la esperanza de Krug es que el espectáculo de este sábado impulsará más cambios en las actitudes hacia los alemanes.

"La final de la Liga de Campeones de este año podría probar ser una culminación temporal del cambio de las percepciones sobre Alemania", dijo.

"El futbol tiene el poder de cambiar estereotipos y percepciones mundiales. Lo ha hecho en el pasado y lo hará de nuevo".

Ahora ve
Lina es el auténtico automóvil del futuro por ser biodegradable
No te pierdas
×