Brasil enfrenta a Uruguay y la sombra del 'maracanazo' en las semifinales

El anfitrión de la Copa Confederaciones juega su pase a la final con los charrúas, un duelo que lastima en los recuerdos de la verdeamarela
La FIFA confía en Brasil a pesar de las protestas
| Otra fuente: CNNMéxico

Una dura selección uruguaya y el fantasma recurrente del maracanazo son los escollos a los que se enfrenta este miércoles Brasil con el objetivo de alcanzar la final soñada de la Copa Confederaciones.

Con un Neymar en pleno auge —autor de tres goles, uno por partido—, Brasil parte como favorito, pero el Uruguay de Edinson Cavani, Luis Suárez y Diego Forlán, una delantera que suma cuatro goles en el torneo y que ansía volver a ser el verdugo de los anfitriones.

El estadio Mineirão de Belo Horizonte, construido en 1965 a semejanza del Maracaná, será el escenario de este clásico sudamericano, más que nunca revestido con los ribetes de la historia de 1950.

Pese a los cinco títulos mundiales que gozan en sus vitrinas, los brasileños nunca han conseguido borrar el indeleble recuerdo de la derrota por 2-1 contra Uruguay en la final del Mundial de 1950 en un recién inaugurado Maracaná, con 200,000 espectadores en las gradas.

"No veo que sea un problema psicológico, Brasil perdió en aquella época y ya está, uno de los dos va a tener que ganar y Uruguay ganó aquella vez", dijo el técnico de Brasil, Luiz Felipe Scolari este martes, según mediotiempo.com.

Lee Brasil, entre la sombra de éxitos y fracasos

El seleccionador uruguayo, Óscar Washington Tabárez, se encargó de recordar que la Celeste es una reconocida "aguafiestas" y este miércoles tratará de revivir la peor pesadilla que atormenta al autodenominado "país del futbol".

"Confiamos mucho en la actitud que podamos llevar, en tratar de limitar las virtudes del equipo rival, pero también Brasil no ha enfrentado a un equipo como Uruguay. Veremos que sale de esto, con tranquilidad y eso aparecerá mañana", dijo Tabárez este martes, según mediotiempo.com.

El portero brasileño Julio César, que sabe que sus vecinos siempre suelen ser un rival durísimo, puntualizó que en los últimos cruces de ambos equipos en las fases finales de una competición oficial, en las ediciones de 2004 y 2007 de la Copa América, Brasil y Uruguay llegaron a la tanda de penaltis.

La última vez que se jugó el clásico, en 2009, fue un paseo para Brasil, que ganó por un contundente 0-4 en Montevideo por las eliminatorias mundialistas.

Anecdóticamente, la única vez que Uruguay jugó en el Mineirão fue dos días después de su inauguración, el 7 de septiembre de 1965, cuando Brasil ganó 3-0 con un equipo integrado exclusivamente por jugadores del Palmeiras.

Con todos esos ingredientes históricos, Brasil tiene en mente el futuro, la final del próximo domingo y para alcanzarla intentará poner en práctica el buen futbol que ha dejado entrever en algunos momentos de la Copa Confederaciones.

El futbol que ha mostrado el técnico Luiz Felipe Scolari parte de presionar intensamente al rival al comienzo del juego, después presión en el centro del campo y aprovechar la habilidad y movilidad de sus jóvenes talentos, en especial, de Neymar.

Esa presión en el centro del campo ha convertido a los anfitriones en el equipo con más faltas cometidas de la competición, 67 en total, lo que anticipa un duelo duro en la zona media con un equipo tan ferreo como Uruguay.

Precisamente, el sector del centro del campo es el que plantea más dudas para Tabárez, que podría optar por una pareja de volantes curtida en el futbol italiano: Egidio Arévalo Ríos, del Palermo y Diego Ruso Pérez, del Bolonia.

En el sector ofensivo parece tener menos dudas, por lo que se espera que alinee al poderoso tridente ofensivo formado por Cavani, Suárez y Forlán.

Suárez y Forlán tienen en disputa el récord goleador de la Celeste, un aliciente adicional para afinar su puntería hacia la meta brasileña.

Con sus dos goles contra Tahití, Suárez alcanzó 35 goles con la selección, según estadísticas oficiales y superó en uno a Forlán como máximo goleador nacional, pero uno de los tantos de las estadísticas oficiales del primero es discutible.

En la cuenta de Suárez figura un tanto que anotó el defensa Sebastián Coates frente a Perú en 2012, pero que fue atribuido al delantero del Liverpool por error arbitral.

Con información de EFE

Ahora ve
Cumplimiento o no de contrato enfrenta a Neymar con el Barcelona
No te pierdas
×