Los duelos de máscaras que forjaron una tradición en la lucha libre

La lucha libre celebra este fin de semana 80 años en México con un cuadrangular de máscaras, un atractivo 'ritual' del deporte en el país
| Otra fuente: CNNMéxico

La lucha libre no sería la misma sin el colorido y el misterio de las máscaras, accesorio a partir del cual gladiadores como Santo y Blue Demon construyeron una nueva narrativa en el imaginario popular del mexicano.

Pocos hubieran podido predecir el fenómeno que se desencadenaría con la aparición de los primeros luchadores enmascarados, luego de que un gladiador estadounidense de origen irlandés conocido como El Ciclón McKey le pidió a un zapatero guanajuatense, Antonio H. Martínez, la confección de una máscara de cuero para ocultar su identidad arriba del cuadrilátero.

No pasaría mucho tiempo para que luchadores como el Murciélago Velázquez adoptaran la máscara como parte de su atuendo a la hora de luchar. Fue así que nació la tradición de la máscara dentro del pancracio con el impulso del promotor Salvador Lutteroth y la creación de la Empresa Mexicana de Lucha Libre, fundada el 21 de septiembre de 1933 y que luego se transformaría en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) a partir de 1991.

Con el paso del tiempo, la máscara de luchador –ese “género expresivo y fantástico del más alto orden”, como describió en alguna ocasión el escritor Carlos Monsivais–, terminó convirtiéndose en una pieza emblemática del folclor nacional y un referente de la cultura mexicana ante los ojos del mundo.

“Hay muchos extranjeros que vienen a ver las funciones, ya que se les recomienda la lucha libre entre las cinco cosas qué ver en la Ciudad de México, junto al Museo de Antropología o Xochimilco. Nos da mucho orgullo decirlo. Tener esa importancia en México es muy satisfactorio”, dijo Francisco Alonso Lutteroth, director del CMLL, durante la inauguración de la exposición fotográfica que forma parte de los festejos por el 80 aniversario de la empresa fundada por su abuelo.

Con motivo de la función estelar del próximo viernes en la Arena México, donde los gladiadores Atlantis, Último Guerrero, La Sombra y Volador Jr. se jugarán la incógnita en un cuadrangular de máscaras, CNNMéxico te presenta un recuento de los cinco grandes duelos de tapas que ayudaron a forjar esta colorida tradición:

Santo vs. Black Shadow

A pesar de que los primeros duelos de máscaras se remontan a 1940, ningún encuentro había causado tanta expectación como el que protagonizaron Santo y Black Shadow en la Arena Coliseo el 7 de noviembre de 1952.

Tras batir todos los récords de asistencia a la pelea, el Enmascarado de Plata derrotó al Hombre de Goma tras aplicarle dos topes y una rana en la tercera caída. Shadow tuvo que despojarse de su fúnebre máscara negra para dar a conocer su verdadero nombre: Alejandro Cruz Ortíz.

Además de marcar un parteaguas en la historia de la lucha libre, este duelo alimentó la rivalidad entre Santo y Blue Demon, quien decidió vengar la derrota del que consideraba "su hermano". 

El Solitario vs. Ángel Blanco

Tras varios meses de una creciente rivalidad, El Solitario, considerado uno de los mejores luchadores mexicanos de ese momento y conocido por su fiereza dentro del ring, despojó de la máscara a Ángel Blanco durante una función realizada en la Arena México el 8 diciembre de 1972.

El duro combate consolidó la carrera del Enmascarado de Oro e intensificó la rivalidad con Ángel Blanco (cuyo nombre real era José Ángel Vargas Sánchez) y Dr. Wagner, integrantes de la llamada Ola Blanca, grupo que marcó una época en los encordados.

Fishman vs. El Cobarde vs. Sangre Chicana

En un espectacular triangular donde El Cobarde fue el primero en salvar la incógnita, Fishman alcanzó uno de los más grandes logros de su carrera al despojar de la tapa a Sangre Chicana.

En esta batalla campal, celebrada en la Arena México el 23 de septiembre de 1977, el Veneno Verde logró derrotar al Pocho maldito (Andrés Durán Reyes) para arrebatarle la máscara. Con los años, el Hombre Pez integró a su colección de máscaras, algunas de las más cotizadas de su tiempo, entre las que destacan las de Rey Misterio, El Cobarde y El Faraón.

Rayo de Jalisco Jr. vs. Cien Caras

Considerada por diversos especialistas como La lucha del siglo, Rayo de Jalisco Jr. consiguió el triunfo más importante de su carrera al despojar de la máscara a Cien Caras (Carmelo Reyes). El duelo generó una enorme expectativa al reunir a dos de los mejores gladiadores de la época en su mejor momento durante la función de aniversario realizada el 21 de septiembre de 1990. 

Atlantis vs. Villano III

Uno de los mayores rudos de todos los tiempos perdió la tapa ante Atlantis el 17 de marzo de 2000 en la Catedral de la lucha libre. El emotivo duelo, que dejó ver una técnica depurada a ras de lona y una intensidad poco común incluso para los enfrentamientos de apuestas, se definió cuando el Ídolo de los niños aplicó una Atlántida a la Pantera Rosa (Arturo Díaz Mendoza), hijo del reconocido luchador Ray Mendoza e integrante de una de las dinastías de mayor abolengo dentro de la lucha libre mexicana.

Ahora ve
La NFL mantiene sin cambios su política sobre el himno nacional
No te pierdas
×