El Azteca, la 'fortaleza' del Tri ensombrecida por los malos resultados

La crisis que vive la selección mexicana en la eliminatoria mundialista ha devaluado la grandeza del estadio como un recinto invencible
estadio azteca
estadio azteca  estadio azteca
| Otra fuente: CNNMéxico

"Mito" o realidad. El Estadio Azteca representa la sede del triunfo de la Selección Nacional de futbol.

Para la afición, es difícil aceptar, o pensar siquiera, en una derrota del Tri en el mismo lugar donde ganó su primera Copa Oro, su primera Copa Confederaciones y su segunda Copa del Mundo Sub 17.

Sin embargo, en 2013, México no ha logrado ganar como local ni uno de los cuatro juegos eliminatorios que ha enfrentado -todos disputados en el Azteca- y, por el contrario, acumuló su segunda derrota en la historia como local en un proceso mundialista. 

“Si hablamos de la historia del futbol mexicano, México era imbatible en el Estadio Azteca y ya no. Ahora, vino Honduras y le ganó. Hay equipos que quieren ganarle, que mencionan que van a dar el aztecazo. Que lástima que México ya no sea imbatible en el Azteca con el apoyo de 100,000 personas, era una de las cosas importantes que México aprovechaba, ese ímpetu de la gente”, dijo Manuel Negrete en entrevista.

Negrete anotó un gol de tijera ante Bulgaria en el Mundial de México 1986 en el Estadio Azteca, su anotación es considerada por diversos analistas como la más bella en la historia de la selección mexicana.

Desde que el Tri lo convirtió en sede en 1967, pasaron 34 años antes de que la selección perdiera un partido de eliminatoria mundialista. La primera caída ocurrió en el 2001, ante Costa Rica. 

En este año, México solo ha anotado un gol en los cuatro partidos oficiales que ha disputado en el Estadio Azteca, lo que ha provocado el abucheo de la afición en todos los juegos y el grito de "Fuera Chepo", particularmente en el último empate sin goles ante Costa Rica y la derrota con Honduras.

"Ver el estadio lleno, mientras juegas en la cancha, es emocionante; el grito de la gente es motivante, y lamentablemente estar ahí y perder un partido en el Azteca no sé que hayan sentido al ser abucheados, porque así como te animan, te aplauden, es impresionante cuando te abuchean, es algo que seguramente no van a olvidar", dijo Negrete. 

El "mito" del gigante de Santa Úrsula

El Estadio Azteca es el tercer estadio más grande del mundo, solo detrás del Saltlake de India y del Rungrado May Day de Corea del Norte. Tiene capacidad para más de 100,000 personas con asiento y está ubicado a 2,240 metros sobre el nivel del mar, una enorme ventaja para los locales en competencias físicas con adversarios acostumbrados a alturas menores.

En un país como México, donde el futbol es el deporte más popular, la afición no pierde oportunidad para llenar el estadio en cada partido que disputa la selección mexicana, un apoyo que el Tri solía aprovechar tanto en duelos amistosos como en partidos oficiales.

"Hubo una época en la que el factor Azteca era fundamental porque los rivales estaban conformados por adversarios no habituados a enfrentarse a una masa tan importante como la que se reunía en este inmueble", dijo en entrevista el analista deportivo Jorge Witker.

La caída 1-2 ante Honduras, a principios de septiembre, marcó el fin de la era del Chepo de la Torre como técnico nacional y complicó el pase al Mundial de Brasil 2014.

"Ahora el Estadio Azteca pesa, pero en contra, porque los jugadores no saben sacarle provecho, como los hondureños que siempre mueven los partidos a Tegucigalpa o al Olímpico de San Pedro Sula", señaló Luis Roberto Álves Zague al diario La Prensa de Honduras, previo a la derrota de México.

Zague anotó siete goles ante Martinica en 1993, que lo convirtieron en el máximo anotador con la selección mexicana en un partido en el Estadio Azteca.

Este viernes, México enfrenta a Panamá en su último duelo como local en el Hexagonal rumbo a Brasil 2014. El Tri depende de una victoria si quiere mantener vivas sus aspiraciones mundialistas y la Federación Mexicana de Futbol ha pedido a la afición su apoyo para llenar de nuevo el Estadio Azteca.

De visión de negocio a sede del Tri

La Selección Mexicana debutó con una victoria 3-0 en el Estadio Azteca hace 46 años, en un partido amistoso ante Suiza.

El inmueble, obra de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares, se había inaugurado unos meses antes, en mayo de 1966, para ser la casa del Club América.

La idea de construir el estadio fue de los empresarios Emilio Azcárraga Milmo y Guillermo Cañedo, quienes vieron el potencial negocio que significaba el creciente gusto por el futbol en México.

El negocio se vería capitalizado rápidamente con la llegada de una Copa del Mundo a México en 1970. El Estadio Azteca sería testigo del empate de México ante la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y dos triunfos ante El Salvador y Bélgica.

El Tri fue eliminado del Mundial ante Italia en cuartos de final, aunque el escenario de la derrota sería La Bombonera de Toluca.

En el Mundial de 1986, el equipo tricolor también se mantuvo invicto en los partidos jugados en el Azteca, pero sería eliminado en Monterrey al perder ante Alemania en penales.

Los años de gloria para México en el Estadio Azteca llegaron en la década de 1990. Primero con la victoria del Tri por 4-0 ante Estados Unidos para ganar su primera Copa Oro, en 1993.

En 1999, el Azteca fue testigo del primer torneo de FIFA que ganaba México, la Copa Confederaciones, al vencer frente a su público a la selección brasileña en una dramática final con marcador 4-3.

En 2001, el Tri sufrió la primera derrota en el Estadio Azteca a manos de Costa Rica, un resultado que costó el cese de Enrique Meza como técnico y que complicó el pase al Mundial de Corea-Japón 2002, que finalmente pudo rescatar Javier Aguirre como timonel.

Witker, especialista en estadísticas deportivas, aseguró que el empate del Tri en 2010, en el partido del Bicentenario ante el campeón del mundo, España, marcó el inicio de la debacle en el recinto mundialista.

“Desde entonces han jugado ocho veces como local en este estadio, amistosos y eliminatorios, 2 triunfos, 4 empates y 2 derrotas, números pobrísimos para un equipo que difícilmente cedía un empate en el Azteca”.

Sin embargo, afirmó que el Tri no debe depender de un estadio, sino de su desempeño como equipo. “Hay que quitarnos de la cabeza el mito de que los estadios ganan por sí solos; puedes jugar con el Azteca, lleno o vacío, o en Monterrey, lo primordial está en la cancha”.

Con información de Jorge Eduardo Gómez

Ahora ve
No te pierdas