El Circuito de las Américas 'acelera' a México en la Fórmula 1

Las 'eses' del autódromo de Silverstone en Gran Bretaña y la 'curva 8' en Turquía son algunas de las características de este circuito
/
| Otra fuente: OBRAS
(Obras) -

Diseñado por el despacho alemán, Tilke Engineers & Architects, el Circuito de las Américas, en Austin, Texas, recrea dentro de su estructura algunas de las míticas curvas de las pistas más imponentes del planeta.

La pista, con una extensión de 5,516 metros de largo, ofrece a los corredores desafíos como la combinación de curvas rápidas a 90 grados, dos horquillas (curvas en U) y una larga recta que da como resultado una pista retadora tanto para el conductor como para los automóviles, particularmente por los cambios de altura y el ritmo de las curvas.

Este fin de semana, ese inmueble será escenario de la segunda carrera de Fórmula 1 de su historia, penúltima fecha del actual campeonato del mundo, en el cual ya se ha consagrado como campeón el piloto alemán Sebastian Vettel.

Mientras, el mexicano Sergio Pérez correrá su penúltima carrera con la escudería McLaren, de la que se despedirá en el Gran Premio de Brasil.

"Para hacerlo interesante para los corredores diseñamos un circuito técnicamente difícil para que el equipo tenga dificultad sobre cómo preparar el coche", señaló Christian Epp, director para América de la firma Tilke Engineers & Architects.

"En Austin, especialmente el inicio del circuito, de la curva uno a la nueve es una parte muy técnica, difícil y rápida, después tenemos la larga recta principal, luego más curvas y otra recta entre la curva 11 y la 12 que mide más de un kilómetro", añadió.

En Obrasweb encontrarás más sobre infraestructura deportiva

Su creador, el arquitecto Hermann Tilke, no pudo evitar retomar elementos icónicos que le han dado fama en el diseño de circuitos, tal como las eses de la pista de Silverstone, en Gran Bretaña, o la famosa y temida curva 8 del circuito de Turquía.

De acuerdo con el representante de Tilke, para un circuito de este tipo y en general cualquiera de la Fórmula 1 se necesitan mínimo de 120 a 130 hectáreas de terreno, lo que equivale al doble de un campo de golf. Otra clave es la accesibilidad: que esté cerca de un aeropuerto internacional y tenga acceso a vialidades importantes.

El procedimiento para construir la superficie por la que circularán los vehículos de alta velocidad, en Austin y en cualquier circuito, es similar al de una carretera convencional, lo único que cambia es el tipo de asfalto, que se trata de uno modificado.

El pavimento no tiene que ser tan rugoso, para que permita un buen agarre del automóvil y no desgaste en exceso las llantas; pero tampoco tan liso que sea resbaloso y ponga en riesgo la seguridad de los pilotos y del público. Una vez colocado se puede dejar curar por días o semanas –sin permitir que ningún vehículo pase por encima–; o por el contrario, rodar la superficie, es decir, que circulen por ahí autos o equipos de compactación neumática, lo cual permite la oxidación de la superficie del asfalto.

Recomendamos: La vida de 'Checo' Pérez en imágenes.

En septiembre pasado, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) anunció que el Gran Premio de México podría llevarse a cabo partir del 16 de noviembre de 2014, aunque aún está pendiente la aprobación del circuito. 

La última gran carrera de la Fórmula 1 en México ocurrió en 1992 en el Autódromo Hermanos Rodríguez, en el Distrito Federal.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de noviembre de 2012 de la revista Obras, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y 11 sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
Angela Merkel fracasa en su intento de crear un gobierno de coalición
No te pierdas
×