Von Hohenlohe, el príncipe 'mariachi' que competirá por México en Sochi

Mexicano por 'azar', este atleta de origen alemán será el único representante nacional en los Juegos de Invierno de Sochi
| Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

"Con dinero y sin dinero hago siempre lo que quiero..." El atleta mexicano de origen alemán Hubertus von Hohenlohe tararea el coro de El Rey de José Alfredo Jiménez mientras presume en su computadora su fotografía portando el uniforme de mariachi con el que competirá en los próximos Juegos Olímpicos de invierno de Sochi 2014.

"Para mi nunca fue una duda, sabía que querría esquiar y competir para México y desde el principio estaba convencido que este es mi país", dijo Von Hohenlohe en entrevista.

Aunque en sus venas corra más sangre de la realeza europea que de mexicano, este príncipe se considera "un embajador con estilo", al ser el único atleta de México que estará en la competencia internacional.

"Es mucho orgullo y mucha responsabilidad porque somos 100 millones de habitantes y el único chance que tenemos es el mío, pero creo que no hay que mirarlo así, hay que mirarlo de que soy un embajador de este país, un embajador con estilo con estilo de vida y una fuerza humana que va más allá del resultado", dijo el esquiador veterano.

Nacer en México fue una cuestión de azar para von Hohenlohe, quien es hijo de los príncipes de Württemberg, un reino que existió en Alemania hace más de 100 años, cuando aún existía la monarquía en ese país. Por cuestiones de trabajo del padre, el príncipe Alfonso von Hohenlohe-Langenburg, a Hubertus le tocó ser mexicano.

En 1981 fundó la Federación Mexicana de deportes de invierno y desde 1984 compite en Juegos Olímpicos invernales con la bandera de México. Otras ediciones en las que participó fue Calgary 1988, Albertville 1992 y en Lillehammer 1994.

Después de una larga ausencia, en 2010 regresó a la justa invernal en Vancouver en las disciplinas de Slalom y Slalom gigante, convirtiéndose en el atleta más longevo en participar a sus 51 años de edad. Sin embargo, la prioridad ahora para este 'príncipe mexicano' de casi 55 años -los cumplirá el 2 de febrero- no es el resultado, sino despertar entre sus paisanos la pasión por el deporte sobre nieve.

"Ya no es tanto mirar el tiempo que hago, sino de que estemos y que de ahí se puedan despertar sueños de gente joven de querer hacer lo mismo y querer competir para México en algo, en invierno o en verano", dijo Von Hohenlohe quien logró su clasificación al colarse entre los rankeados de esquí alpino en la categoría de slalom.

Para esta nueva aventura olímpica —y de la que asegura será la última—, Hubertus von Hohenlohe combinará sus dos pasiones: el deporte y la música, con un traje de mariachi muy peculiar con el que buscará reafirmar su orgullo por ser mexicano.

"Soy alguien que cuando va sobre el escenario también piensa las cosas menos importantes pero que también al final dan un sabor, venden un país y dan una imagen y venden una historia porque como esquío no voy a crear tanto interés y tanta noticia para México y es importante que México esté ahí adelante y la gente realmente lo valore", explicó el atleta sobre su uniforme extravagante.

México, un país con poca tradición en deportes invernales poco a poco ha empezado a tener más presencia en competencias de ese estilo, como el caso de Josué Montiel en la prueba de skeleton en los pasados Juegos Olímpicos Invernales de la Juventud en Innsbruck, Austria, en 2012.

Von Hohenlohe cree que la única forma de poder impulsar a los atletas mexicanos en este tipo de disciplinas es mirando más allá de las fronteras.

"Muchos mexicanos viven en Canadá o en Estados Unidos y esos hay que encontrarlos, hay que llevarlos afuera, tienen que tener cierto nivel, con 14 o 15 años y ya después haces a un atleta, el esquí tiene que estar en su sangre, tiene que ser algo natural para ellos", dijo.

Aunque reconoce que practicar alguno de esos deportes de invierno implica altos costos de dinero, Hubertus von Hohenlohe cree que es posible si se es "creativo" y se tiene apoyo, y señaló al patinaje artístico como una disciplina accesible económicamente para desarrollarse a nivel profesional.

Sochi será el escenario en el que debuten 12 competencias en el programa olímpico: el biatlón mixto entre hombres y mujeres, patinaje artístico en equipos mixto, luge de relevos mixto, ski half-pipe, ski slopestyle, snowboard slopestyle, snowboard slalom paralelo, y salto femenino en ski.

Sobre las polémicas que se han generado entorno a la organización de estos Juegos Olímpicos de invierno, el príncipe lamentó que este evento deportivo se instrumentalice para la política, pero hizo un llamado a apoyar a los rusos para hacer una gran fiesta pese a las amenazas a la seguridad que existen.

"Los juegos van a influir en que Rusia se dé cuenta de que debe de cambiar (...) han puesto ahí unos juegos mega galácticos, y se merecen que todo mundo venga y festeje el deporte", señaló Von Hohenlohe.

Sochi 2014 serán los últimos juegos en los que compita este mexicano, quien pretende seguir apoyando a los jóvenes que aspiran llegar a unos Olímpicos de invierno.

Este lunes dijo al portal del Comité Olímpico Mexicano que está en pláticas con el jefe de misión de México en Sochi 2014, Carlos Pruneda, para trabajar en un proyecto de detección de talentos, con el objetivo de que en cuatro años se cuente con un buen equipo.

Sin embargo, la meta personal de Hubertus von Hohenlohe estará en la música y la fotografía.

"Ya estoy haciendo mucho en el arte, en la música, fotografía, documentales de televisión y tengo que concentrarme ahí para lograr lo mismo que he hecho con el esquí", dijo el deportista quien ha participado en series de televisión y en la producción de documentales para la pantalla chica en Austria como Hubertusjagd

A finales de la década de 1980, Von Hohenlohen hizo una pausa en su carrera deportiva para incursionar en la música. El mexicano ha grabado un par de discos, la mayoría de los temas en alemán, y aprovechará su estancia en México para el abanderamiento esta semana para visitar la plaza Garibaldi, en el centro de la capital, para escribir en su casco de esquiador canciones de mariachi.

Ahora ve
No te pierdas