Holanda vence 2-3 en un intenso juego de volteretas ante Australia

Sin jugar bien, ni dominar el partido, los holandeses aprovecharon las fallas del rival y recuperaron un duelo que tenían perdido
(Reuters) -

Holanda rozó el abismo ante Australia, que perdió 2-3 pero dignificó el futbol con un partido portentoso en el que estuvieron a punto de dar la sorpresa y vencer a la Naranja Mecáncia, que se había mostrado contundente en su primer juego con España.

Con esta victoria, el equipo de Louis van Gaal no precisa más que un punto para asegurarse la clasificación, sin mirar a Chile o España y, hasta derrotado por los chilenos tendría posibilidades.

Cuando Holanda se presentó en el estadio Beira Rio de Porto Alegre, todo era euforia por su escandalosa victoria ante España. Aunque la intentaran aplacar con declaraciones amistosas, no eran creíbles. Arjen Robben dijo que él y sus compañeros no tenían la cabeza en las nubes. Su entrenador, Louis Van Gaal, el día antes, afirmó que debían mantener los pies en el suelo. Pero no fue así.

Holanda saltó al campo con el mismo sistema que ganó a España. Con cinco defensas, de ellos, dos laterales largos. Lo hizo ante un equipo aparentemente menor. Y ese sistema le hizo parecer pequeño. Los hombres de Van Gaal se dedicaron a ceder la pelota y a esperar un contragolpe. El dominio total, para Australia, que dio un baño a su rival en la primera parte.

El Waltzing Matilda, el que dicen que es el himno alternativo de Australia, tiene un primer párrafo profético. "Once a jolly swagman camped by a billabong, Under the shade of a coolibah tree, And he sang as he watched and waited 'til his billy boiled, You'll come a-Waltzing Matilda, with me?"

Traducido, habla de una persona abandonada que esperaba un acompañante: "Una vez un alegre vagabundo acampó junto a un remanso del río, bajo la sombra de un eucalipto, y cantaba mientras miraba y esperaba que su tetera hirviera. ¿Quién vendrá a vagabundear conmigo?"

Australia era el vagabundo. Desahuciado tras perder ante Chile 3-1, nadie creía en los aussies. Estaban destinados a perder todo e, incluso, desde España, se hacían cábalas sobre los goles que iban a marcarles en la última jornada del grupo. Pero esos "vagabundos" trasladaron a su problema a Holanda. Ellos sí que vagabundearon por el campo en los 45 minutos iniciales.

En ellos, solo Robben, con una carrera atómica de 40 metros, fue capaz de marcar un gol para los suyos. Fue el 0-1, en el minuto 20, una injusticia total que fue eliminada con el espectacular tanto de Tim Cahill. Lo hizo un minuto después, a lo Marco Van Basten en la final de la Eurocopa de 1988. 

No tan esquinado como el del mítico delantero holandés, pero sí que fue igual de eficaz. Cahill recogió un balón del cielo para golpearlo con su pie izquierdo y dejar sin aliento al público del Beira Rio. Un golazo total. Tal vez sea de los mejores del Mundial.

Esa diana hizo justicia a un equipo que antes del descanso pudo desnivelar la balanza por medio de Mark Bresciano y de Matthew Spiranovic, pero fallaron en el último suspiro. No aprovecharon las internadas de Matthew Leckie, el más destacado de Australia en una primera parte que sin duda mereció acabar por delante en el marcador.

Holanda se dio un respiro con un disparo de Wesley Sneijder al principio de la reanudación, pero Australia siguió dominando el partido, sin descanso, sin ceder nada de terreno, y consiguió el segundo tanto de penal tras una mano de Daryl Janmaat. Mile Jedinak no falló, pero su alegría duró lo mismo que la de Robben antes del paso por los vestuarios. Un minuto después, Van Persie empató con un zurdazo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El pase, muy bueno, lo dio Memphis Depay, que salió desde el banquillo para salvar a Holanda, porque después marcó el tercero desde fuera del área con ayuda del portero Maty Ryan, que no calculó bien la estirada y se tragó la pelota. Justo unos segundos antes, Leckie falló una clarísima para adelantar a Australia, pero el futbol no estaba del lado de los más débiles.

Acabó poniéndose del lado de Holanda, que se llevó tres puntos en uno de los partidos más bonitos del Mundial. El futbol fue glorificado en el estadio Beira-Rio, testigo de más de media clasificación de Holanda y de la casi despedida de una selección, Australia, que demostró dignidad.

Ahora ve
Relámpago cayó en la punta del One World Trade Center de Nueva York
No te pierdas
×