¿Por qué esta mujer decidió denunciar la corrupción en la FIFA?

Bonita Mersiades aparece en un reporte elaborado por la FIFA sobre la adjudicación de los últimos Mundiales
La designación de los Mundiales de Rusia y Qatar pone en el ojo del huracán a la FIFA
Deportes Fifa  La designación de los Mundiales de Rusia y Qatar pone en el ojo del huracán a la FIFA
Bonita Mersiades
Autor: Bonita Mersiades | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Bonita Mersiades fue directora de asuntos corporativos y públicos en la Federación de Futbol de Australia hasta enero de 2010, previamente fue administradora de equipos de la selección varonil (los “Socceroos”) y es una aficionada al futbol de toda la vida. Actualmente es codirectora de tres publicaciones en línea (incluido un sitio web) y es voluntaria en futbol base. Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Bonita Mersiades.

(CNN) – Una de las preguntas que me han hecho más en los 10 días desde que se publicara el resumen del juez Hans-Joachim Eckert sobre el reporte de Michael García sobre las candidaturas de los Mundiales 2018 y 2022, es cuán enojada estoy sobre los comentarios de que soy la “soplona australiana”.

La respuesta es: no tanto; y hay dos razones.

Lee: Un abogado de la FIFA rompe un acuerdo de confidencialidad

Primero, el reporte es una investigación de la FIFA sobre las decisiones y procesos del organismo, realizado por García, quien fue pagado por la FIFA. Las conclusiones obtenidas dicen que realmente no hay nada de qué preocuparse en lo que se refiere a la FIFA. Sorpresa. ¿Ves un patrón aquí?

En segundo, aunque no fue agradable leer lo que se escribió sobre mí y no fue lo que esperaba, lo que se dijo no es verdad.

No esperaba leer sobre cualquiera de los 75 individuos con los que se reunió García, y mucho menos ver a Phaedra Al-Majid y a mí destacadas en términos tan negativos.

No solo se nos hizo referencia como “soplonas” en términos peyorativos, sino que se nos hizo referencia como “poco fiables” y Phaedra; quien trabajó en la exitosa candidatura de Qatar; fue referida como “no creíble” y “no confiable”.

Fue un ataque extraordinario y nada profesional de uno o ambos de los dos hombres que presiden el Comité de Ética de la FIFA.

Aunque Eckert o García deben tener sus razones para burlarse tan abiertamente de los estándares de convenciones de denunciantes, el punto importante es que también aceptaron las cuestiones que planteé con ellos.

Las cuestiones que son presentadas subsecuentemente en el resumen del reporte relacionado con Australia; y a las que Eckert se refiere como “conducta potencialmente problemática”, están entre las cuestiones discutidas con García.

Para mí, este es el punto clave como el verdadero problema que es la FIFA.

En cualquier caso, como afirmó García, también es fácil encontrar errores en el resumen del reporte.

Por ejemplo, en la sección relacionada con el exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, Mohamed Bin Hammam, se señala que la intención de la Confederación de Futbol de Oceanía (OFC, por sus siglas en inglés) de apoyar la candidatura de Australia “se reportó públicamente tan pronto como el 17 de octubre de 2010”.

Incorrecto. Fue anunciado por el presidente de la Asociación de Futbol de Australia en una conferencia de prensa junto con el presidente Joseph Blatter, en Brisbane, el 1 de junio de 2008. Esto es cuestión de registro público.

Es curioso que García o Eckert tuvieran mal esta fecha por 28 meses porque está en el centro de las cuestiones planteadas antes en el resumen del reporte y también es relevante para lo que parece ser una conclusión ilógica referente al impacto de la ausencia eventual de Reynald Temarii en la votación final.

Lee: La FIFA presenta denuncia por irregularidades en designación de mundiales

Aunque el enfoque de los últimos cuatro años ha sido las decisiones del Comité Ejecutivo con respecto a 2018/2022, la FIFA ha sido el tema de acusaciones de corrupción durante décadas.

Preocupado por su legado después de las decisiones de 2018/2022, Blatter se embarcó en sucesivas reformas de gobernanza en 2011 que dejaron a la mayoría de las personas sacudiendo sus cabezas con incredulidad.

Primero, anunció la creación de un “Consejo de Inteligencia” que incluía a Henry Kissinger, Plácido Domingo y Johan Cruyff.

Cuando finalmente Blatter se dio cuenta de que esta no era la idea más brillante, invitó a Transparencia Internacional y a un experto independiente suizo de gobernanza, el profesor Mark Pieth, a aconsejarlos.

Transparencia Internacional después renunció, planteando preguntas sobre el compromiso de la FIFA para reformar debido a que Pieth era pagado por el organismo.

El profesor Pieth se quedó allí durante más de dos años pero no pudo minimizar el cambio cultural requerido en la organización.

Una experta de alto perfil antisoborno que fue miembro de uno de los nuevos comités, Alexandra Wrage, renunció en 2013 diciéndole a The Guardian: “Todos enfocamos nuestros esfuerzos donde podemos tener un impacto y yo no tenía un impacto en la FIFA.

"Es importante que la organización con la que lidias sea receptiva a esos esfuerzos y al cambio.

“El comité de gobernanza independiente puso una cantidad tremenda de trabajo y esfuerzo juntando algunas de las recomendaciones bastante controversiales que después fueron eliminadas”, dijo Wrage, quien es presidente del grupo internacional sin fines de lucro y antisoborno, Trace.

FIFA se ha convertido en un gigante comercial internacional; aunque sea uno irresponsable, en la época de Blatter y convirtió al Mundial en uno de los eventos deportivos más prestigiosos del planeta.

Pero ha sido a expensas de la reputación del futbol mundial y sin tener en cuenta a los dos actores clave del juego; los jugadores y aficionados.

La FIFA es incapaz de reformarse; y es tiempo para aquellos de nosotros que aman el juego y de los organismos mundiales ahora.

Lo que el futbol debe hacer es un organismo internacional que tenga el mismo nivel de transparencia y responsabilidad que esperamos de nuestros gobiernos, grandes instituciones y organizaciones internacionales.

Un organismo internacional que sea responsable para los muchos millones de personas que juegan y los miles de millones que somos aficionados; y uno que cumpla estándares que convienen a una organización que ganó 2,000 millones de dólares del Mundial de 2014, según Forbes.

Los gobiernos, patrocinadores y comunicadores deben demandar una administración interina de tiempo limitado, liderada por una persona eminente con un mandato amplio para desarrollar una nueva constitución, arreglos de gobernanza y políticas y para realizar elecciones nuevas; en otras palabras, una reforma al estilo Comité Olímpico Internacional (COI).

Junto con Al-Majid fuimos invitadas por el miembro del parlamento británico, Damian Collins, para ayudar a arreglar una conferencia de reforma de la FIFA en Bruselas en enero, que espero produzca las reformas que el COI estableció.

Finalmente, otra pregunta que me han hecho es si lo haría de nuevo.

Ser una denunciante significa que tu vida cambia.

En mi caso, planteé mis preocupaciones internamente pero mi empleo se terminó.

Tiene un efecto financiera y emocionalmente. En un país relativamente pequeño como Australia, pierdes tu medio de vida; y, en mi etapa de la vida, la seguridad financiera que construías para tu familia.

Pero todos necesitamos considerar cómo queremos que sean medidas nuestras vidas. Todos tomamos elecciones.

En el caso de la FIFA, puedes jugar en la arena; puedes dejar tus principios en la puerta; o puedes prepararte para ser flexible y aceptar las consecuencias de aquellos que desesperadamente quieren mantener las sinecuras del status quo.


Ahora ve
La esposa del secretario del Tesoro tuvo que disculparse por foto en Instagram
No te pierdas
×