Un exjugador inglés busca retomar su carrera tras pagar por un crimen

Ched Evans cumplió una sentencia por violación y ahora busca regresar a jugar futbol en medio de las críticas y rechazo
ched evans jugador ingles  ched evans jugador ingles
Chris Murphy
Autor: Chris Murphy
(Reuters) -

Es un exfutbolista de la Liga Premier Inglesa desempleado que está desesperado por reanudar su carrera.

Aunque varios clubes se interesaron en ofrecerle una segunda oportunidad a Ched Evans, quien fue condenado por violación, la opinión pública en Gran Bretaña resulta ser un obstáculo casi insalvable para el exjugador de 26 años.

Desde su liberación de prisión tras cumplir la mitad de una sentencia de cinco años por violar a una mujer de 19 años, surgió un debate sobre si Evans debe tener permitido resucitar su carrera de alto perfil dentro del deporte.

Incluso el líder del Partido Laborista británico; el principal grupo de oposición política de Reino Unido, entró al debate, preguntando si a un modelo a seguir deportivo debe ofrecérsele un contrato.

Después de ser rechazado por su exclub, el Sheffield United, el club de cuarta división, Oldham Athletic, contempló contratarlo.

Más de 27,000 personas firmaron una petición que pedía que el club no lo contratara en el espacio de 24 horas, con Oldham forzado a una serie de reuniones de crisis para examinar los problemas.

El club lanzó un comunicado este lunes diciendo que todavía no llega a una decisión y “continuará conversando con organismos representativos… y realizará la debida diligencia con respecto a cualquier decisión que tomemos en este asunto”.

Evans, quien comenzó su carrera con el actual campeón de la Liga Premier Inglesa, el Manchester City, mantiene que es inocente y espera el resultado de una revisión a su sentencia por parte de la Comisión de Revisión de Casos Criminales.

Pero su futuro en el deporte podría depender del resultado de las investigaciones del Oldham. Si lo rechazan, el exjugador internacional de Gales estaría más lejos que nunca de la cancha.

El Oldham podría estar indeciso, pero la opinión pública y política, parece no estar así.

El líder del Partido Laborista, Ed Miliband, la miembro local del Parlamento para Oldham East y Saddleworth, Debbie Abrahams, y el comisionado de Policía y Crimen de Greater Manchester, Tony Lloyd, están en contra del movimiento.

"Creo que estaría mal que Ched Evans regresara a jugar futbol para el Oldham Athletic o cualquier otro club, ya que fue condenado por violación, un crimen violento por el que no se ha disculpado ni ha reconocido”, dijo Abrahams en un comunicado.

“Enviaría un mensaje completamente inapropiado a los aficionados jóvenes y víctimas de crímenes sexuales si es contratado por Oldham o cualquier otro”.

En gran medida la historia se repite para Evans.

El clamor del público descarriló un plan para que se le permitiera entrenar con el Sheffield United, en la tercera división del futbol inglés, después de que el club dijera que la reacción a su decisión “fue en una intensidad que no pudo anticiparse”.

Más de 165,000 personas firmaron una petición que instaba al United a cortar vínculos con él mientras que la campeona olímpica de heptatlón, Jessica Ennis-Hill, le dijo al club que quería que quitaran su nombre de una de las gradas del estadio si Evans jugaba allí de nuevo.

Su decisión atrajo elogios del primer ministro británico David Cameron, quien dijo que “entendía” por qué una de las estrellas de los Juegos Olímpicos de 2012 se oponía al regreso de Evans a su club local.

El sitio web oficial de Evans señala su creencia de que su condena fue un “malogro grave de justicia” y destaca su compromiso con la anulación del veredicto.

Es este punto de vista, junto con el prestigio percibido y las recompensas financieras que vienen con ser un futbolista profesional lo que ayudó a alimentar una respuesta tan fuerte al lugar de Evans en el deporte, de acuerdo con la abogada y agente de la Asociación de Futbol, Shehneela Ahmed.

“Mucha indignación es por el hecho de que no aceptó su culpa, a pesar de cumplir su sentencia”, dijo a CNN poco después de su liberación.

"¿Pero dónde dice que un criminal condenado, que cumplió su condena, no puede salir a trabajar?

"Creo que las personas están enojadas porque normalmente muchos de los criminales que son enviados a prisión, una vez que cumplen su sentencia con relación a un crimen atroz, tienen que comenzar desde cero para intentar obtener un empleo.

"Pero este es un joven que cometió un crimen, nunca admitió su culpabilidad y, a pesar de eso, sale de prisión y entra a un empleo que está tan bien pagado”.

Después de ser rechazado por el Sheffield United, el entrenador del Hartlepool; actualmente en el fondo de la cuarta división de Inglaterra, expresó un interés por contratar a Evans.

El miembro laborista del Parlamento de la ciudad, Iain Wright, etiquetó a Evans como un “paria” durante su petición para que el Hartlepool se mantuviera al margen.

Y el club rápidamente se movió para descartar la especulación, al decir que entendía las preocupaciones de quienes lo respaldaban y del público en general.

El club maltés, Hibernians, fue otro club que, según reportes, contemplo darle un contrato a Evans pero el movimiento fue efectivamente descartado cuando el Ministerio de Justicia de Reino Unido enfatizó sus leyes sobre delincuentes sexuales convictos que trabajan en el extranjero.

"Estamos determinados a tener uno de los regímenes más duros en el mundo para manejar a los delincuentes sexuales, impedir que vuelvan a cometer un crimen y proteger a las víctimas”, se dijo en un comunicado.

"Los oficiales de libertad condicional deben dar permiso para que los delincuentes sexuales en licencia tengan empleos nuevos y esto incluye asegurar que tienen reuniones regulares cara a cara; esto descarta efectivamente trabajar en el extranjero”.

Mientras Evans ajusta su nuevo estatus como un paria del futbol, el Oldham debe tener una cierta sensación de déjà vu.

Contrató a Lee Hughes en 2007 después de que el delantero cumpliera tres años en prisión por ser encontrado culpable de causar la muerte de Douglas Graham por conducir peligrosamente.

El juicio de Hughes, quien alguna vez jugó en la Liga Premier para el West Brom, escuchó cómo chocó con otro automóvil que tenía a un padre de cuatro hijos cuando viajaba en el lado equivocado del camino y después huyó de la escena.

A pesar del escándalo, Hughes pasó dos temporadas con el Oldham antes de representar a otros tres clubes de la liga.

No solo es el futbol el que ha tenido que lidiar con la atención que se presenta cuando los delincuentes son reintroducidos al deporte.

El excampeón mundial de pesos pesados, Mike Tyson, regresó al boxeo después de tres años en la cárcel por violar a Desiree Washington de 18 años, ganando millones en el proceso.

Antes de que la junta del Oldham prolongara sus deliberaciones, uno de sus patrocinadores; Verling Rainwater Solutions, confirmó que terminaría su acuerdo con el club si contratan a Evans.

“El club conoce nuestra postura y esa es que si contratan o permiten que Ched Evans entrene nosotros nos saldremos”, dijo el director Craig Verling, según la cita de Association Press de Reino Unido.

La cuestión también continuó siendo discutida en los mayores niveles de la política británica.

El líder laborista, Miliband, dijo a la BBC: “Creo que está bien que el Oldham piense de nuevo si Ched Evans debe ser contratado por ellos porque eres un modelo a seguir, fue condenado por un crimen muy grave.

"Personalmente, si estuviera en sus zapatos, él no ha mostrado remordimiento y no lo contrataría”.

Esos sentimientos fueron repetidos por el comisionado de Policía y Crimen de Greater Manchester, Lloyd, quien dijo: “Ched Evans es un violador condenado y, aunque creo fuertemente en el principio de rehabilitación, enviará el mensaje completamente equivocado si le ofrecen un contrato.

"Todos los delincuentes tienen el derecho de reconstruir sus vidas y hacer las paces después de cumplir su sentencia, pero la falta de remordimiento de Ched Evans y no poder reconocer su ofensa significa que es simplemente inapropiado que esté en una cancha de futbol de Greater Manchester semana con semana presentándose como una especie de modelo a seguir, especialmente para los jóvenes”.

La única persona del Oldham que habló sobre el asunto este lunes fue el entrenador del equipo Lee Johnson, quien fue asediado por las cámaras cuando llegó al estadio del club.

“Es una situación muy difícil”, dijo a los reporteros. “Realmente no quiero comentar. Por supuesto que queremos lo mejor para el club; sea lo que sea que decida la junta”.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×