La selección de Palestina: pierde en futbol pero gana en libertad

La selección de Palestina perdió contra Japón en el Campeonato de Asia, pero ganó en su lucha formar un futbol libre de violencia
seleccion palestina aficionados
seleccion palestina aficionados  seleccion palestina aficionados
Autor: James Montague
(Reuters) -

El Estadio Nacional de Futbol en Male, la capital de Maldivas, solo estaba medio lleno mientras el partido pasaba a tiempo extra, pero las 6,000 personas en la multitud iban a presenciar historia.

Era mayo de 2014, y la final de la Copa AFC Challenge. Ocho de los equipos de menor ranking de Asia competían y el ganador calificaría a las finales de la Copa de Asia, el equivalente al Campeonato de Europa en Asia.

Era un acceso directo a las mayores finales del continente para los pececillos de Asia. Los palestinos vencieron a Filipinas por un gol, un tiro libre brillante en la segunda mitad de Ashraf Nu’man. Alcanzaron la final sin haber permitido un gol.

Los campeones defensores de Japón arrasaron con la selección palestina 4-0 en el primer partido de la Copa de Asia este lunes, pero para Palestina; un equipo reconocido por la FIFA, el organismo del futbol, desde 1998 pero no como un país de pleno derecho por la ONU, su aparición significaba mucho más que cualquier progreso en la cancha.

Desde que la Asociación de Futbol Palestino fue reconocida por la FIFA; una de las primeras y únicas organizaciones globales en reconocer a la entidad llamada Palestina, el futbol reflejó la cambiante situación política a su alrededor: ocupación, acusaciones de vínculos terroristas, arresto arbitrario, muerte, bombardeos, acusaciones de tortura, huelgas de hambre, restricciones de movimiento, exilio, guerra fratricida y fracaso.

Experiencia palestina

En la cancha, los 11 jugadores eran un microcosmo de experiencia palestina.

El anotador Ashraf Nu’man era de Belén en Cisjordania y jugó para los campeones Taraji Wadi al Nes antes de mudarse por mucho dinero a la Liga Premier Saudí.

Hussam Abu Salah nació en Israel, uno de los ciudadanos árabes del país que componen el 20% de la población. Jugó en la prospera Liga Premier de Cisjordania, ahora profesional, y que atrae a más árabes israelíes que se sienten alienados en el país donde muchos ven a sus ciudadanos árabes con sospecha.

En el centro de la defensa estaba Abdelatif Bahdari, un defensa central que también se mudó a Arabia Saudita pero que ahora juega en Jordania. Era de Gaza, de donde muchos palestinos creen que vienen sus mejores jugadores.

Pero frecuentemente habían impedido que Bahdari jugara partidos de selección. Las fuerzas israelíes regularmente detenían a jugadores en la frontera, por supuestas razones de seguridad, mientras intentaban irse para reunirse con el equipo antes de partidos importantes fuera de casa.

A un lado estaba Omar Jarun, un defensa de 1.95 metros con un mohawk rubio.

Jarun se veía como un quarterback. Nacido en Kuwait pero criado en Peachtree City, Georgia en Estados Unidos, con una madre estadounidense y un padre jordano palestino, sin embargo, se identificaba como palestino.

En la ausencia de una mezquita, oraba en una sala en un hotel local, rentada por la pequeña comunidad musulmana de Peachtree. Habla con un acento sureño y no habla árabe.

Después de que el árbitro pitó, la banca corrió a la cancha para conmemorar el mayor momento de la corta historia en el futbol de Palestina.

El entrenador Jamal Mahmoud, un joven jordano de origen palestino que ideó la victoria, fue levantado y tirado en el aire antes de que el veterano capitán del equipo, el portero Ramzi Saleh, levantara el trofeo.

El trofeo significaba que los jugadores palestinos comenzaban su primera campaña en la Copa de Asia en la ciudad australiana de Newcastle, en contra de los campeones, Japón. Decenas de millones observarían, completando uno de los ascensos más destacados en el futbol mundial.

Retrocede ocho años, en la ciudad palestina de Jericó en Cisjordania, y la situación era muy diferente.

Es el verano de 2006, un verano dominado por la segunda guerra en Líbano. Las ventanas afuera con aspecto desamparado y el estadio Jericó Internacional aplastado.

Los posters de Yasser Arafat se caían de las paredes de concreto mientras una sola línea de aficionados pasaba por el único torniquete que funcionaba en el estadio, pagando siete shekels israelíes por un boleto. Adentro, varios aficionados oraban a la Meca. Había una grada, medio llenad de aficionados mientras un equipo de la ciudad de Tulkarem enfrentaba al Wadi al Nes.

Este no es un partido de liga sino un partido de copa. Las restricciones del movimiento israelí y los bloqueos; impuestos después de la Segunda Intifada, o levantamiento palestino, en 2000, hicieron que los partidos de liga fueran imposibles de completar. Desde finales de la década de 1970, menos de 10 temporadas fueron completadas. Pero hoy son los cuartos de final. El perdedor podría no jugar otro partido durante meses.

Sin vestidores, los dos equipos se visten en la cancha, cada plantilla alrededor de su entrenador recibiendo instrucciones de último minuto. El Tulkarem es el claro favorito. El equipo consistía en varios jugadores palestinos y eran entrenados por Mohammed Sabah. Pequeño y con un pants y un bigote, Sabah y sus jugadores son separados de la multitud por una valla alta de metal. Una fila de policías de la Autoridad Palestina en quipo antimotines añadía otra capa de seguridad.

Iba a empezar el partido y no había movimiento. El árbitro no estaba por ningún lado. Media hora después de la hora planeada, todavía no llegaba. Unos minutos después el hombre vestido de negro llegó a la cancha con una pared de burlas. Había sido detenido en el punto de revisión.

Relación fracturada

En 2006, el futbol en Palestina reflejaba el mundo a su alrededor. Era pobre, fracturado, acosado por diferencias políticas y culturales y definido por su relación deteriorada con Israel.

Cuando la FIFA reconoció a la Asociación de Futbol Palestino en 1998, fue recibida con júbilo. Joseph Blatter, en uno de sus primeros actos como presidente de la FIFA, voló a Gaza y fue rodeado mientras aterrizaba en el aeródromo de Rafah cerca de la frontera con Egipto.

El reconocimiento fue un gran acto político así como deportivo. Palestina ahora podía competir internacionalmente, incluida la oportunidad de llegar a la final del Mundial, igual que otros países. Pero el campo estaba lejos de ser igual.

La FIFA relajó sus reglas sobre ciudadanía, permitiendo que los palestinos fueran a su enorme diáspora para llenar el equipo. Un anuncio fue colocado en una revista alemana que buscaba jugadores, mientras que un equipo de reclutadores fue a Chile; donde un equipo de primera división cuya identidad fue forjada por inmigrantes palestinos, el Palestino, prosperó, y también buscaron en Suecia y Estados Unidos.

Cuando la clasificación para el Mundial de 2006 en Alemania comenzó, se formó una plantilla multinacional. La situación volátil de seguridad significaba que el equipo no podía jugar en “casa”, en su lugar, volaba y entrenaba en un tercer país; ya sea Egipto, Qatar o Emiratos Árabes Unidos. Golpearon a Taipei 8-0 y ganaron un respetable empate 1-1 con Iraq pero frecuentemente evitaban que los jugadores de Gaza pasaran por la frontera, debido a supuestas precauciones de seguridad de Israel.

La esperanza que los palestinos tenían para la clasificación terminó cuando cinco jugadores de Gaza iban en camino a Doha para un partido contra Uzbekistán y fueron detenidos en la frontera después de un bombardeo suicida en Beersheba. Los palestinos apenas si pudieron juntar 11 jugadores. Fue un milagro que solo perdieran 3-0. La clasificación para el Mundial de 2010 terminó de forma similar, con los palestinos afirmando que no podían tener un equipo completo para su partido contra Singapur. Se retiraron del empate.

El partido en Jericó se fue a los penales. Mientras la noche caía, Wadi al Nes prevalecía antes de que los proyectores difíciles de ajustar fueran apagados mientras caía el último gol. En ese entonces, la creencia de que Jericó, Tulkarem, Ramallah o cualquier otra ciudad palestina pudiera aspirar a ser un estadio de importancia internacional parecía una broma.

Caída

Diez meses después, Sabah se sienta en el lobby de su hotel en Amman, la capital de Jordania, devorando tanta información del periódico como podía y preguntándose cuándo podría regresar a casa.

El verano previo, Sabah era entrenador del Tulkarem, pero ahora también estaba a cargo de la selección palestina en el Campeonato de Federaciones del Oeste de Asia, un torneo regional realizado cada dos años. Su plantilla palestina perdió sus partidos de grupo contra Irán e Iraq y fueron eliminados. Sin embargo, su viaje de regreso fue imposible debido a eventos en casa.

"El problema principal es la situación en Gaza ya que tenemos a 13 jugadores de allí”, explica Sabah. “Lo que ocurrió la semana pasada significa que están muy preocupados, estresados”.

Las tensiones entre Hamas, una organización militar islámica considerada por muchos en occidente como una organización terrorista, y Fatah, el movimiento palestino nacionalista de Arafat, se cocieron a fuego lento desde la victoria parlamentaria del último en 2006.

Ahora Hamas, después de semanas de peleas sangrientas que mataron a varios cientos de palestinos, estaba con control total de la Franja de Gaza. Los israelíes respondieron cerrando las fronteras. Efectivamente, ahora eran dos entidades palestinas en guerra entre sí.

"Es muy difícil en el momento ya que algunos jugadores y entrenadores querían regresar mientras sus mentes y corazones están con sus familias en Gaza pero no pueden porque la frontera en Rafah está cerrada”, dijo Sabah.

Sin poder viajar entre Gaza y Cisjordania, esencialmente había dos selecciones, un conjunto de jugadores que entrenaba en Gaza, y el otro en Cisjordania. Trajo a su capitán, Saeb Jendeva, quien jugaba en Gaza City.

"Cada segundo pienso en mi familia”, dijo. “Cada vez que estoy aquí, les hablo en Gaza preguntando sobre la frontera, cuándo van a abrirla y si mi familia tiene comida o no.

"En los últimos dos días fue difícil que ellos obtuvieran comida y tengo cinco hijos. Y mi salario del gobierno no ha sido pagado en 10 meses”.

El equipo eventualmente pudo regresar a Cisjordania unos días después. Pasarían semanas antes de que los 13 jugadores estuvieran en casa. Sabah, el entrenador del equipo, fue despedido posteriormente.

La final de la Copa de Gaza

Para 2009, Hamas se afianzó en Gaza. Las restricciones dentro y fuera de la franja continuaban, a través de la guerra civil que vio a Hamas derrotar a Fatah en Gaza y a través de la Operación Plomo Fundido, el ataque israelí sobre Gaza en 2008; diseñado, dicen, para detener los ataques en la frontera dirigidos a Israel, que llevaron a entre 300 y 1,000 muertes de civiles.

El bloqueo y las luchas internas llevaron a la sociedad de Gaza al borde del colapso.

La ciudad de Gaza era un lugar sin esperanza. Agujeros de balas, pilas de escombros; que algunas vez fueron ladrillos, y edificios rotos permanecieron sin tocar desde que el bombardeo los destruyera en meses anteriores. La importación de cemento fue prohibida en caso de que fuera utilizada para propósitos militares. Los uniformes negros de Hamas ahora mantenían el orden en las calles, caminando enfrente de grandes y coloridos murales de mártires palestinos.

Grandes pilas de escombros se quemaban permanentemente, arrojando penachos de humo negro denso. Niños bailaban a su alrededor, arrojando botellas de vidrio a los transeúntes.

La liga de futbol de Gaza había logrado sobrevivir a los días más oscuros del conflicto, pero no pudo sobrevivir en esa temporada. La disputa entre Hamas y Fatah se extendió al futbol, donde el equipo de Gaza había sido ejecutado bajo el patrocinio de los dos movimientos. Ahora todo lo que quedaba era una copa de “Diálogo y Tolerancia” entre Al Shate y la Organización Islámica Al Salah, organizada por los clubes, y el resentimiento a los políticos que intentaban controlar el deporte para sus propios fines.

Ibraheem Abu Saleem, vicepresidente de la PFA y el hombre a cargo del futbol en Gaza, hizo algunas llamadas telefónicas de último minuto desde la oficina de la PFA la mañana de la final de la copa.

En estos días compartían espacio con el Comité Olímpico Palestino después de que la sede de ambas organizaciones fueran niveladas y desniveladas por escaramuzas y batallas con Israel.

Ahora, para Abu Saleem, la mayor amenaza al partido no venía de Israel. “Como personas deportivas queremos quitar a la política del deporte pero los políticos de ambas partes; Hamas y Fatah, juegan en esto. Intentan hacer que la política entre al deporte”, explicó Abu Saleem.

El cisma significaba que era más difícil que jugadores talentosos de Gaza se fueran para tener riquezas relativas en Cisjordania. “Como un seleccionado he tenido grandes dificultades para jugar”, dijo Hamada Shbair, el capitán de Al Shate que era uno de los 13 seleccionados palestinos de Gaza atrapados en Jordania en 2007. “Los conflictos políticos son la razón de esto. Culpo a ambos lados [Fatah y Hamas]”.

Mientras el futbol en Gaza luchaba, en Cisjordania disfrutaba una especie de renacimiento. Unos días después Jibril Rajoub se sentaba detrás de su escritorio en una gran villa en un suburbio tranquilo de Ramallah, el color de la famosa piedra arenisca de Jerusalén.

Es atrapado por un frío horrible, ocasionalmente tosiendo en un pañuelo muy usado. El presidente de la Asociación de Futbol de Palestina era un exconsejero de seguridad nacional de Yasser Arafat; alguna vez conocido como el hombre duro de Cisjordania, quien pasó 17 años dentro y fuera de las cárceles israelíes por arrojar una granada en un punto de revisión del ejército antes de ser exiliado a Líbano.

Hablaba hebreo e inglés fluido y también acababa de ser elegido en el Comité Central Fatah, convirtiéndolo en una de las figuras políticas más respetadas en Cisjordania.

Como presidente de la Asociación de Futbol de Palestina logró persuadir a los israelíes para permitir la construcción de un nuevo estadio nacional; el Estadio Faisal al Husseini, en Al Ram en las afueras de Ramallah justo a un lado de la barrera de separación israelí. La flexibilización de los puntos de control israelíes permitieron una nueva liga profesional que comenzaría el próximo año. Una liga femenil también comenzó y el primer partido en casa para la selección femenil de Palestina atrajo 16,000 aficionados, incluidas 10,000 mujeres. La selección varonil jugó su primer partido en casa, un amistoso contra Jordania, casi exactamente un año antes.

"Hacer que la liga comenzara no fue fácil pero tenemos entre 15,000 y 20,000 que vienen a los partidos desde el norte, sur, desde áreas que son difíciles para viajar”, explicó orgullosamente.

La diferencia entre Ramallah y la ciudad de Gaza era marcada. Ramallah se veía como Las Vegas en comparación. La comida básica en Gaza escaseaba; en Ramallah había un anuncio en una calle que afirmaba que el nuevo Nintendo Wii estaba de regreso por solo 1,690 shekels.

Para Rajoub, el deporte, y especialmente el futbol, era una acción no violenta que podía ayudar a acercar el sueño de un estado. “Creo que esta es una decisión racional del liderazgo político palestino, enfocarse en el futbol”, dijo. “Necesitamos exponer la causa palestina a través del futbol y los valores y ética del juego. Creo que esta es la forma correcta de hacer negocios y allanar el camino para el estado para la gente. La lucha no violenta es más productiva y fructífera a la causa palestina”.

Pero la causa palestina se había dividido. Rajoub insistía en que la culpa del fracaso del futbol de Gaza para progresar, era de Hamas. “En Cisjordania tenemos a dos miembros de Hamas en la junta [de la PFA]. Tenemos equipos para Hamas, el PFLP [Frente Popular para la Liberación de Palestina]”, explicó. “Hay una pared entre la política y el faccionalismo en el deporte [en Cisjordania]. Creo que lo mismo debe ocurrir en Gaza”.

De vuelta en Gaza, el partido “Diálogo y Tolerancia” en el Estadio Palestino en Gaza terminó con una victoria para el campo de refugiados Al Shate. Ismail Haniyeh, el primer ministro de Hamas en Gaza y exjugador de Al Shate, asistió al partido y entregó las medallas. Concedió la copa al capitán del Al Shate, Hamada Shbair. “Le dije (a Haniyeh): ‘Solías ser un jugador, por favor resuelve este problema de los jugadores rápidamente’”, recordó Shbair. “Contestó: ‘espero que sí, espero que sí, Inshallah’”.

La Asociación de Futbol de Palestina llegó a un acuerdo con Hamas al año siguiente para permitir que la liga regresara. Pero el estadio, que estaba lleno ese día con 5,000 aficionados, banners y una canción, posteriormente sería destruido por fuerzas israelíes después de que cohetes dirigidos a Tel Aviv fueran supuestamente disparados desde la cancha.

Camino a Londres

Dos años después, Palestina jugó su primer partido competitivo en casa, un partido de clasificación para los Olímpicos de Londres 2012 contra Tailandia. Fue una oportunidad para mostrarle al mundo que podía organizarse a un estándar internacional. Sin embargo, algunos problemas familiares persistieron. Cuatro jugadores de Gaza tuvieron permiso para jugar en el partido contra Tailandia, pero ocho no, la mitad de la alineación del principio, según el entrenador de Palestina, Mokhtar Tilili, a quien se le negó la entrada a Cisjordania hasta la noche antes del partido.

Muchos dentro del gobierno del territorio palestino creían que el futbol no solo ofrecía un símbolo de nacionalismo naciente, sino que también era parte de los intentos del entonces primer ministro Salam Fayyad, para normalizar las instituciones económicas y civiles del estado para que, si surgía la necesidad, pudiera anunciar independencia uniltateral.

"Las personas conocen a Palestina en el mundo debido a la selección nacional”, dijo el defensa palestino Nadim Barghouti. “Es una forma perfecta de probarle al resto del mundo que somos seres humanos. No somos terroristas. En el pasado, todo el mundo creía que los palestinos arrojaban piedras. Considero que los jugadores son soldados sin armas. Jugamos para la libertad en Palestina”.

Cuando llegó el gran día, los entrenadores que llevaron aficionados de todo Cisjordania al partido abrazaron la barrera gris de separación mientras se acercaban al estadio Faisal al Husseini. La pared estaba a solo 100 metros de la cancha, el estadio apenas a cuatro kilómetros de la vieja ciudad de Jerusalén.

Miles entraron tres horas antes del arranque, el cielo oscuro de unas lluvias anteriores, cubriendo a los aficionados, los asientos y las gradas en un lodo espeso pero de color ligero. La policía portaba trajes modernos y palos retirados de las banderas palestinas de los aficionados, confiscando bebidas gaseosas y revisando para ver si tenían armas.

La seguridad y protocolos estaban allí para probar que los palestinos podían organizar un partido con el estándar recién adquirido y esperado para el futbol internacional competitivo. Alrededor del estadio, los posters ilustraban la importancia que la Autoridad Palestina colocó en el futbol; grandes retratos de Arafat, la Cúpula de la Piedra, el presidente Mahmoud Abbas, Jibril Rajoub y Blatter sentados lado a lado.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Tardó 45 minutos para que el estadio estuviera vivo cuando Abdul Hamid Abu Habib, un jugador de Gaza, anotara el primer gol de Palestina. El capitán se quitó su banda, la besó y señaló hacia el primer ministro Fayyad, sentando en la multitud. “La selección nacional es un símbolo de este país. Tiene ese tipo de significado, por supuesto. Que [un jugador de Gaza anotara] lo hizo mucho más dulce”, dijo Fayyad mientras se protegía de la lluvia al medio tiempo. Pero instó una palabra de advertencia. “Tenemos la segunda mitad ahora. Si el marcador se mantiene como esta, tenemos una mitad extra de futbol”.

Fue algo profético. Las oportunidades se presentaron y se fueron hasta el silbatazo final 1-0; 1-1 en el global. El primer ministro, con su bufanda blanca y negra alrededor de su cuello, caminó por la grada, viendo cada minuto del tiempo extra. “Odio los penales”, dijo, caminando con las manos en los bolsillos protegiéndose del frío. “No veré los penales. ¡Veré a este lado”, señalando al cielo. Fayyand tenía razón al no ver. Perdieron en penales.

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×