¿Piensas alquilar un departamento? Que no te vean la cara

Que los falsos arrendadores no saboteen tu cartera. No deposites anticipos sin conocer la propiedad ni tener trato directo con el dueño de la casa.
Quejas ante la Profeco.  Si detectas un caso sospechoso, avisa a la Procuraduría. De enero al 31 de octubre se contabilizaron más de 3,600 quejas por fraudes inmobiliarios.  (Foto: iStock)
Liliana García
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Las ofertas de departamentos en renta a precios "increíblemente" baratos, pueden tratarse de un foco rojo que augura una gran estafa, advierten expertos inmobiliarios. El modus operandi de los falsos arrendadores (caseros) es ofrecer departamentos en alquiler, los cuales no existen, y pedir un depósito anticipado para mostrarlos. Pero no hay garantía de que eso suceda.

En internet, Asunción de 43 años, encontró lo que parecía ser la mejor oportunidad de su vida: un departamento con la ubicación que deseaba en la colonia San Pedro de los Pinos, la renta era de 5,000 pesos mensuales y, además, estaba cerca de sus familiares.

Lee: Los 'millennials' invertir en viajes antes que casarse o tener hijos

Al ver las características y bajo precio del departamento, Asunción decidió mandar un mail al contacto para compartir su deseo por adquirirlo de inmediato y algunos datos personales como nombre completo, la razón de rentar ese espacio y qué se necesitaba para adquirirlo. “El arrendador me mandó un mail diciendo que él vivía en Inglaterra pero que había comprado ese departamento en su estancia aquí. Al principio pensé que era extraño que dejara sola la vivienda, pero no lo tomé en cuenta”, relata Asunción.

El contacto entre los dos siempre fue por mail, el arrendador pedía 10,000 pesos, supuestamente como depósito y primera renta, a cambio de enviar las llaves. Dicho pago debía hacerse con un código creado por Airbnb. “Hasta este momento no había visitado el departamento, pero cuando fui al inmueble y pregunté a uno de los vecinos, me contestó que todos estaban ocupados”, cuenta Asunción.

Días después, la futura inquilina recibió un presunto mail de Airbnb, que contenía el código donde debía depositar el dinero. “Investigué a esta empresa y me di cuenta que ellos sólo hacían contratos por días, incluso semanas, en ningún momento de meses”, cuenta. Y para descartar cualquier engaño posible, Asunción contactó a Airbnb por correo para preguntar si el código era verdad, su sorpresa fue cuando le respondieron diciendo que era falso.

“El supuesto dueño siguió enviándome correos preguntando sobre el depósito pero yo jamás le volví a contestar”, finalizó Asunción.

Lee: ¿Cuál es el mejor destino para tu aguinaldo?

Una de las primeras pistas para detectar engaños es saber cuáles son los precios de renta de las zonas. Estos se pueden consultar con facilidad en los portales inmobiliarios y periódicos, incluso, haciendo visitas directamente a los edificios donde te interesaría vivir.

“En promedio la renta por habitación en colonias de la Ciudad de México son: Narvarte 4,700 pesos, Nápoles 5,800 pesos, Roma con 5,900 pesos y las más elevadas como Condesa con 6,500, Polanco y Santa Fé con 7,900 y 7,300 pesos, respectivamente” comenta Pamela Olvera co-fundadora de Dada Room, plataforma para compartir departamento en América Latina.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Pofeco) ha puesto sus ojos en estas malas prácticas. Explica que un delito inmobiliario se comete cuando una persona vende o renta un terreno sin ser propietario del mismo. “El año pasado recibimos 4011 quejas sobre temas inmobiliarios y, aunque disminuyeron este año a 3627 –según cifras al 31 de octubre-, sigue siendo un número alto de casos.” menciona María de los Ángeles Jasso Cisneros, subprocuradora de servicios en Profeco. Las principales causas de las quejas son falsa promesa de servicios, y no devolución de garantías ni depósitos.

Piénsalo dos veces

Alejandro Kuri, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) recomienda a los arrendatarios (inquilinos) no hacer algún trato por internet, mail o mensajes de texto. “(Antes de depositar cualquier cantidad) se debe conocer el estado de la propiedad, no sólo físico sino también legal. Es decir, saber si lo que rentaremos no tiene deudas de agua, luz, predial o gravámenes (multas)”.

El caso de Asunción no es el único. A la mercadóloga Nicol de 34 años, quien pidió que no se revelara su identidad, le sucedió algo parecido cuando buscaba un departamento en la colonia Del Valle. Encontró un anuncio que le llamó mucho la atención, se trataba de un departamento amueblado por 6,000 pesos con servicios y mantenimiento incluido.

Lee: Claves para que el dinero te dé la felicidad

“Fui a buscar el departamento, y todo correspondía a lo que decía el anuncio de la página, la dirección y las fotos por fuera”. Esta vez también el contacto era únicamente por correo electrónico; se trataba de una mujer que vivía en Italia. Misma historia: pedía 5,800 pesos por adelantado para mostrar el departamento.

“El modo de operar es el siguiente, ponen un precio muy bajo para llamar la atención de las personas, si te interesa el inmueble deberás pagar una cantidad para apartarlo y que te lo muestren supuestamente, y al final ese monto es el que perderás”, detalla Kuri.

“Estaba lista para depositar la cantidad que me pedía la arrendataria, pero lo que me hizo dudar fue que el departamento seguía anunciado, cuando se suponía que estábamos casi cerrando el trato”, cuenta Nicol.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

Días después llegó al correo de Nicol un mail, supuestamente de eBay, donde estaban las instrucciones para el depósito: poner los 5,800 a nombre de la arrendadora y después mandar el número de la transferencia a eBay para confirmar el pago. “Hecho todo este proceso se suponía que iban a llegar las llaves a mi casa, pero cuando leí el mail con todo lo que tenía que hacer, me pareció súper falso y no deposité”, finalizó.

Los especialistas indican que siempre se debe tener la seguridad de que el trato o convenio que se esta haciendo es legal, sin ninguna situación extraña ante los ojos del arrendatario. Es por eso que recomiendan algunos puntos para evitar los posibles fraudes:

  • Nunca depositar o transferir dinero por adelantado.
  • Dudar cuando el arrendador ejerce presión y pide dinero para apartar el inmueble.
  • Siempre identificar quién es el arrendador o vendedor, confirmar que se trate de una persona fácil de contactar.
  • No dejarse llevar por precios excesivamente baratos para la zona.
  • Si al momento de visitar el inmueble, lo muestra una persona ajena a quien lo anuncia. Es mejor considerar otra opción.
  • Si el arrendador no accede a un encuentro previo para platicar sobre la situación del inmueble, es probable que pueda ser un fraude.
Ahora ve
Millones de devotos llevan peticiones y agradecimientos a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×