Grecia ve solución en capital extranjero

La economía requiere atrapar el interés e inversiones del mundo para reestructurar su deuda; la titular de Economía, Louka Katseli, dijo que la locomotora del crecimiento ya no será el consimo.
ATENAS (CNN) -

Grecia no reestructurará su deuda y restablecerá la confianza del mercado, mientras necesita que la inversión extranjera recupere su endeudada economía, dijo este lunes su ministra de Economía.

El país más débil de la zona euro está imponiendo duras medidas en el marco de un acuerdo con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que implica reducir su alta carga de deuda y su enorme déficit en medio de la primera recesión del país en 16 años.

La titular de Economía, Louka Katseli, dijo durante una entrevista en la noche del jueves que la clave para impulsar la economía helena es la inversión extranjera y que su ministerio está trabajando duro para recabar interés en todo el mundo, incluyendo China y Oriente Medio.

"La locomotora para el crecimiento en el 2011-12 y en adelante no será el consumo, como lo fue en el pasado, especialmente con dinero prestado. Anticipamos que será la inversión privada y las exportaciones", afirmó Katseli.

La ministra tiene una dura tarea por delante. Grecia ocupa el puesto 46 entre 58 países desarrollados en lo que a competitividad se refiere, según un estudio elaborado por el Instituto Internacional de Manejo de Desarrollo (IMD). Los empresarios normalmente se quejan de su lenta burocracia y su endémica corrupción.

Los inversores, preocupados de que Grecia termine viéndose forzada a reestructurar sus deudas a pesar de sus draconianas medidas de austeridad, se convencerán paulatinamente de la credibilidad del país a medida que vaya mejorando la confianza empresarial y la competitividad, dijo.

"Grecia no tendrá problemas para financiar su deuda. Es un socio de confianza", agregó.

Katseli desmintió que el Gobierno fuese a tratar una renegociación del acuerdo alcanzado con la UE y el FMI, que exige recortes salariales, subidas de impuestos y una reforma al sistema de pensiones a cambio de créditos por 110,000 millones de euros.

El ministro de Trabajo dijo esta semana que retrasaría la implementación completa de las reformas a las pensiones.

"No hay deseo ni posibilidad de renegociar", aseguró Katseli. "El memorando fue firmado por el Gobierno, todos somos firmantes y cada ministerio está ejecutando su programa", comentó.

Regreso a los mercados

El Gobierno socialista ganó las elecciones en octubre tras prometer que pondría impuestos a los ricos y ayudaría a los pobres, pero tras desvelarse un enorme déficit fiscal que sumió a Grecia en una crisis de deuda que sacudió a los mercados internacionales.

Con costos de deuda de 300,000 millones de euros y que suben a niveles prohibitivos, Grecia tuvo que pedir ayuda a sus socios internacionales.

El Ministerio de Finanzas ha dicho que el paquete de ayuda garantiza que Atenas puede estar fuera de los mercados hasta principios del 2012, aunque le gustaría volver antes.

"No descarto que fuese el año que viene", dijo Katseli.

Advertencia global

El consejero del Banco Central Europeo Lorenzo Bini Smaghi dijo el viernes que los problemas de la zona euro eran una advertencia para el resto del mundo y criticó a Alemania por "echar leña al fuego" en la actual crisis.

Bini Smaghi se pronunció en contra de los pronósticos de que Grecia acabaría declarando una cesación de pagos de su deuda y sobre eso dijo que "no era una opción viable" a los ojos de los gobiernos de la zona euro, del BCE y del FMI.

Según el texto de un discurso que pronunciará en una conferencia en la ciudad marroquí de Rabat, Bini Smaghi dijo que la turbulencia en la zona euro, que ha causado la pérdida del 15 por ciento del valor del euro desde principio de año, era una señal para que otros reparen sus finanzas.

Los mercados financieros están en proceso de poner a prueba la capacidad de los países de forzar las correcciones fiscales necesarias, y los problemas que afrontan Grecia y otros países tensionados de la zona euro ya se están propagando, agregó.

"Sólo hay que mirar a las pantallas para ver el contagio, no sólo a los países periféricos sino también a los países más grandes de la zona euro y al sistema financiero", agregó.

También hizo una crítica a Alemania por su retórica alarmista para obtener apoyo doméstico a la ayuda a Grecia.

"En un gran país de la zona euro, se pensó que se podría conseguir apoyo público a la ayuda dramatizando la situación, diciendo al público que el euro estaba en peligro", expresó en alusión a los comentarios de la canciller Angela Merkel el día 19 de mayo.

"Pero no se percibió que, en medio de una alteración financiera, semejantes palabras echan leña al fuego y el costo del paquete de apoyo sólo puede aumentar después de unas declaraciones tan dramáticas", consideró el consejero del BCE.

Bini-Smaghi criticó la noción de que los problemas de Grecia le obligarían a declarar el default de su deuda.

"El FMI, los gobiernos de la zona euro, el Gobierno griego y el BCE tienen una visión diferente. Todos consideran que el default es una solución inviable, han tomado decisiones coherentes con esa opinión y lo han respaldado con dinero, el dinero de los contribuyentes", afirmó.

Asmismo, el consejero destacó que el BCE no permitiría que un aumento de la inflación erosione el valor real de la deuda de los gobiernos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Un default o un aumento de la inflación tendría consecuencias muy graves, advirtió.

"Ceñirse a los compromisos, en particular en el caso del programa griego, es vital para la credibilidad del euro", agregó.

Ahora ve
Oposición venezolana llama a rebelión contra Nicolás Maduro
No te pierdas
ç
×