EU da lecciones de mariachi en escuelas

Colegios estadounidenses han iniciado clases de música tradicional mexicana para sus alumnos; estas prácticas han estrechado los lazos familiares y culturales entre los grupos de inmigrantes.
Mariachi
DALLAS (AP) -

José Pérez tenía frecuentes roces con su abuelo, quien vino de México y pensaba que su nieto, nacido en Estados Unidos, no reconocía los sacrificios que él había hecho por su familia. Un día, sin embargo, el adolescente comenzó a tocar la música mexicana en la escuela y todo cambió.

Pérez, de 14 años, se anotó en una clase de música mariachi en la escuela secundaria de Fort Worth y mientras aprendía a tocar la vihuela (instrumento típico de cuerdas), mejoró su relación con su abuelo.

"Siempre me gritaba porque no hacía mis tareas", comentó José. "Pero en cuando empecé las clases de mariachi, las cosas mejoraron entre nosotros".

La música mariachi no solo reforzó los lazos familiares, sino que le dio a José una razón adicional para seguir estudiando en la North Side High School.

Los índices de deserción escolar son cada vez más grandes entre los hispanos de Estados Unidos y en escuelas de todo el país están surgiendo programas educativos de música mariachi, muy popular en el sur de Texas y en California, con el objetivo de evitar que los hispanos abandonen los estudios.

"No hay que preocuparse de que se metan en una pandilla, nosotros le ofrecemos a sus hijos una banda", declaró William Gradante, profesor de mariachi y presidente de la Asociación Nacional del Comité Asesor de Educación Musical Mariachi.

Daniel Sheehy, director y comisario del Smithsonian Folkways Recordings de Washington, dijo que cientos de escuelas públicas tienen programas educativos de música mariachi, los cuales ganan popularidad en los sitios más insospechados, desde el estado de Washington hasta Illinois, Idaho, Virginia, las dos Carolinas y cualquier sitio donde haya inmigrantes mexicanos.

Además de estimular a los estudiantes hispanos, la música mariachi hace que se acerquen a las escuelas muchos padres que se sentían intimidados. Los conciertos escolares generalmente atraen a padres, abuelos, tíos y tías, que conocen las canciones y a menudo acompañan a los cantantes.

Cuando los chicos van a sus casas luciendo trajes típicos de mariachis y preguntando por la pronunciación correcta de ciertas palabras de las canciones, la música pasa a ser "un instrumento de acercamiento cultural o familiar", expresó Sheehy.

"Las familias vienen de México y no hablan inglés. Dos generaciones después, los chicos no hablan español", señaló. "La música mariachi es un puente entre ambos".

La música mariachi ofrece una alternativa a las bandas, orquestas y coros tradicionales y resulta muy atractiva para todos aquellos a los que les gusta ese género y para quienes quieren ensayar algo nuevo. Los grupos generalmente incluyen un par de trompetas, una guitarra, violines e instrumentos típicos como dos vihuelas (pequeñas guitarras de cinco cuerdas) y un guitarrón (guitarra grande de 25 cuerdas).

"Es una forma artística elevada y solo pueden tocar el instrumento verdaderos virtuosos", comentó Alan Lambert, director del programa de música mariachi del distrito estolar de Grand Prairie, cerca de Dallas.

Lambert, quien inició el programa hace dos años, dijo que la mayoría de la gente en Estados Unidos no conoce la dimensión real de la música mariachi. Indicó que estuvo siguiendo a un grupo mariachi por Guadalajara durante varios meses este año y que sus integrantes tocaban algunos de los mejores violines del mundo: uno tenía un Stradivarius y otro un Guarnerius.

Donna Emmanuel, profesora de música de la Universidad del Norte de Texas, dice que en el sudoeste de Estados Unidos se realizan festivales de música mariachi "de un nivel extremadamente alto".

En Texas, donde unos 500,000 alumnos asisten a clases de música, por primera vez hay este año competencias interescolares para grupos de música mariachi a nivel universitario.

Si bien el que haya una competencia oficial a nivel estatal es un indicio de la creciente aceptación de este género, hay quienes dicen que esto puede tener un lado negativo.

La música mariachi es una tradición que pasa de un músico a otro, en la que no hay demasiadas notas escritas y abunda la improvisación. Algunos puristas temen que se popularice en las aulas una forma estandarizada de mariachi y acabe con su raíz espontánea y festiva, como ocurrió con el jazz al convertirse en un género más académico.

Estos programas, por otro lado, encaran serios desafíos, empezando por el costo de instrumentos y uniformes. Además, escasean los instructores calificados, que conozcan a fondo la música mariachi, y tampoco hay demasiados textos sobre este género.

Las clases de música mariachi "son muy populares", afirmó Marcia M. Neel, profesora de música que ayudó a poner en marcha el programa del distrito escolar del Clark County en Las Vegas en el 2001. El programa incluye hoy más de 2,000 estudiantes.

Greg Chávez, de la Sam Houston High School de Arlington, Texas, comenzó a tocar el guitarrón el año pasado. Sus padres tocaba música mariachi, pero él dice que jamás le prestó atención de niño.

"Me encanta esa música", expresó Chávez, de 15 años. "Quería ensayar algo distinto, tradicional de México", indicó. "Algunos chicos me preguntan por qué quiero tocar esa música. Pero es algo muy divertido".

Ahora ve
No te pierdas