Trabajadores amenazan y reciben dinero

Un grupo de franceses amenazó con ‘volar’ la empresa JLG, tras ser despedidos; la gerencia accedió a liquidarlos con 30,000 euros, en compensación, para evitar la explosión.
grua  (Foto: Cortesía SXC)

Un grupo de trabajadores franceses que enfrenta despidos obtuvo dinero adicional luego de que amenazó con hacer saltar por los aires el equipo industrial de su planta, informaron el viernes representantes sindicales. El personal de JLG, una compañía que fabrica plataformas montadas en grúas para la reparación de equipamiento en altura, es el tercero en Francia que hace amenazas similares durante este mes, imitando a empleados del fabricante de equipos de telecomunicación Nortel y de la autopartista New Fabris.

Los trabajadores de tres plantas de JLG ubicadas en el sudoeste de Francia llevaban tres semanas en huelga por un plan de la gerencia de despedir a 53 de ellos.

Luego de escuchar noticias sobre las amenazas hechas en Nortel y New Fabris, decidieron seguir el ejemplo.

El miércoles, los trabajadores ubicaron cuatro de las grúas, de un valor total estimado en 250,000 euros (352,400 dólares), en un estacionamiento de automóviles y las rodearon con cilindros de gas y astillas de madera para encender fuego.

Luego de largas negociaciones que se extendieron durante la noche del jueves, la gerencia accedió a la demanda de que los trabajadores despedidos reciban 30,000 euros en compensación, y los empleados en huelga removieron los cilindros de gas y pusieron las grúas de vuelta en la fábrica.

"Es una lástima que hayamos tenido que llegar a este punto. Si la gerencia lo hubiera querido, podríamos haber evitado este duro conflicto", dijo a Reuters Christian Amadio, un representante de los trabajadores de JLG.

Los trabajadores de Nortel consiguieron la reanudación de sus negociaciones con la gerencia, mientras que en New Fabris no obtuvieron nada y aún amenazan con volar la planta.

Tales amenazas marcan una nueva escalada en las tácticas usadas por trabajadores franceses descontentos luego de una serie de secuestros de jefes ocurridos previamente este año, en las que miembros de la gerencia fueron detenidos en oficinas de sus compañías.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Las autoridades han usado un duro lenguaje para denunciar tales acciones, pero se han abstenido de enviar a la policía para disolver las protestas. El Gobierno quiere evitar una escalada de violencia en un país con una historia de tensiones laborales.

 

Ahora ve
Tras el sismo, el olvido. Estos damnificados siguen en albergues desde 1985
No te pierdas
×