La crisis pega a los deportes en Detroit

Los Lions, Tigres, Pistons y Red Wings resentirán en la taquilla los despidos de las automotrices; el Buick Open de golf, la Indy Racing League y el Gran Premio de Detroit, las primeras víctimas.
beis-depor-reu  (Foto: CNN)
DETROIT (CNN) -

Como miles de trabajadores de automotrices de Michigan que han perdido sus empleos y cuyas casas han sufrido ejecuciones hipotecarias, el Buick Open de golf quedó buscando una nueva sede este mes, convirtiéndose en una víctima más de la crisis económica.

Un popular torneo en el calendario del circuito de la PGA por más de 50 años, el Buick Open recibió su aviso de desalojo luego de que la agobiada automotriz de Detroit confirmó que ya no podía seguir patrocinando la competencia.

El circuito de la PGA Tour rápidamente encontró una nueva sede para el torneo en el centro vacacional de Greenbrier en White Sulphur Springs, Virginia Occidental, pero el vacío que dejó en el estado afectado por la recesión de Michigan no se llenará fácilmente.

La desaparición de Buick Open se suma a un verano boreal lleno de sombríos titulares para los seguidores de los deportes en Michigan.

También se enteraron este mes que la Indy Racing League y el Gran Premio de Detroit no volverán en el 2010, dejando el circuito de Belle Isle para quienes practican jogging y para los ciclistas.

Los cuatro grandes equipos profesionales de Detroit -Lions (NFL), Tigres (MLB), Pistons (NBA) y Red Wings (NHL)- no están buscando nuevas ubicaciones, pero se preparan para la que se está configurando como una dura batalla por la cada vez menor porción de dinero destinado al entretenimiento deportivo.

Con la activa temporada deportiva del otoño boreal a punto de comenzar, la lucha de los hinchas está escalando rápidamente en la ciudad mientras los equipos inundan el mercado con económicos acuerdos.

Descuentos

Tras pasar toda la temporada pasada sin una victoria, los Lions están intentando recuperar a sus seguidores ofreciéndoles paquetes de boletos para la temporada por apenas 230 dólares por 10 partidos.

Los Red Wings, finalistas de la Copa Stanley en las dos temporadas pasadas, alguna vez fueron el equipo deportivo que vendía más boletos en Detroit pero ahora éstos pueden ser comprados por apenas 9 dólares.

Los Pistons, cuya racha de 259 partidos consecutivos como locales para los cuales agotaron los boletos se acabó la temporada pasada, deberán encontrar nuevas formas de llenar los asientos vacíos.

Sin embargo, los Tigres, que lideran la división central, han logrado mantener respetables números de asistencia, logrando un promedio de alrededor de 30,000 personas por juego con la ayuda de una creativa valoración de los boletos.

"Nos ha ido bien aquí principalmente por el desempeño del equipo de béisbol y hemos negociado todo tipo de tratos por los boletos, incluso hay una sección de boletos de 5 dólares", dijo Jimmy Devellano, vicepresidente tanto de los Tigres como los Red Wings.

"Es difícil, ésta es una ciudad con cuatro deportes importantes y todos estamos compitiendo por el mismo dinero. Sólo hay una cierta cantidad a repartir. Es como un pueblo fantasma. Lo ves, lo sientes en todas partes", agregó.

Insensibilizado

Incluso en un estado que quedó insensibilizado por el alza del desempleo, la pérdida del Buick Open le afectó tanto como otra ronda de trabajos perdidos, dejando a Michigan sin un gran evento del golf y dañando más su reputación de un importante destino deportivo.

Tiger Woods dio un sentido adiós a uno de sus recorridos favoritos tras su tercera victoria en Buick previamente este mes.

El número uno del ranking mundial elogió al público. En diálogo con periodistas dijo: "Con la economía, como van las cosas en esta región, que ellos vengan y sigan apoyando el evento es muy especial para nosotros los jugadores".

En el cercano municipio de Flint, donde el índice de desempleo está entre los más altos de la nación con un 17,4 por ciento, los residentes afectados por la recesión que trabajan como voluntarios en la sede en Warwick Hills derramaron algunas lágrimas al despedir esta tradición del verano.

"Es simplemente parte del ADN aquí, generaciones han venido al Buick Open", dijo a Reuters Robb Grainger, director del torneo de golf.

"Hay seguidores del golf tan increíbles en este estado y este es el último espectáculo en el pueblo (...) No hay 'majors', no hay Champions Tour, no hay LPGA, somos el último bastión del golf profesional en el estado de Michigan", añadió.

"Es desafortunado, hace tanto bien al área, no sólo al impacto económico local sino en lo que respecta a la caridad (...) Más de 100.000 personas vienen todos los años, tenemos 300 voluntarios. Hay mucha gente que lo espera con ansias", afirmó.

Tiempos difíciles

Centrada en un área afectada por el colapso de la industria automotriz, la partida de Buick tendrá más que consecuencias emotivas sobre los negocios locales que dependían del torneo para que los ayudara a superar tiempos cada vez más difíciles.

De acuerdo con la Convención del Area de Flint y a la Oficina de Visitantes, el Buick Open inyectaba entre 10 y 12 millones de dólares en la economía local anualmente mientras que millones de dólares más han sido donados a acciones de caridad locales del condado durante los últimos años.

"Cuando estaba en la secundaria venía aquí y más tarde traje a mi hijo, es algo emotivo y además impacta la economía", dijo Mike Martin, un trabajador retirado de una automotriz y voluntario del Buick por 26 años.

"Es como el efecto de goteo con los trabajadores de General Motors, cuando pierdes un empleo afecta a otras seis personas (...) Esa única semana aquí afecta a todos los negocios pequeños en el área. Lo que hagan en esa semana podría hacer la diferencia y mantenerlos a flote", agregó.

 

Ahora ve
Robert Mugabe reaparece en fotos tras aparente golpe militar en Zimbabue
No te pierdas
×