Corrección del idioma denota inseguridad

Un estudio señala que esa conducta es un reflejo de los cambios y ascensos de grupos sociales; sin embargo los 'errores' manifiestan la riqueza idiomática de los hablantes, apunta la UNAM.
Las diferencias lingüísticas son un ventaja para entender el
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La obsesión por la corrección y el "bien decir" del idioma demuestran inseguridad de la clase media y es un reflejo de los cambios y ascensos de grupos sociales, señaló la investigadora Cecilia Rojas Nieto, de la UNAM.

En un comunicado, la coordinadora del Centro de Lingüística Hispánica del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFL) de la UNAM expuso que ello presupone la búsqueda de una nueva identidad cultural a través de la forma de hablar.

Paradójicamente, agregó, los llamados "errores" manifiestan la riqueza idiomática de los hablantes, las diferentes tradiciones lingüísticas y constituyen una ventana privilegiada para entender los procesos de construcción mental de la gramática.

La ansiedad por la corrección proviene fundamentalmente de las clases medias, que tienen inseguridad de la variante lingüística porque la consideran inapropiada y se preocupan en forma excesiva, como un efecto de la movilidad social, por asemejarse a los grupos sociales con los que quieren identificarse, indicó.

Si ésta última es horizontal, detalló, no tendrá repercusiones en el habla, porque cada conjunto se comunica con los integrantes del mismo y no existen muchas divergencias al interactuar con iguales.

Pero cuando hay un ascenso social, una persona puede cambiar de comunidad, tener otro tipo de interlocutores y acceder a formas diferentes del español, argumentó.

Así, un individuo puede llegar a un lugar con habilidades lingüísticas y tiene la opción de utilizarlas libremente o avergonzarse de ellas; de ahí proviene la inseguridad de los estratos medios, que cuentan con muchas variaciones o "errores" familiares, que no consideran apropiados, puntualizó.

Ahora ve
No te pierdas