Cubanos organizan ballet con sobrepeso

Bailarines obesos representan obras clásicas de ballet para eliminar grasas; además de aumentar la autoestima, el ballet gana fanáticos entre el público joven.
"Danza Voluminosa" presenta obras clásicas con humor. (Reute
LA HABANA (CNN) -

¿Padece sobrepeso? Pruebe unirse a una compañía de danza para perder algunos kilos y elevar su autoestima.

Ese es el espíritu de "Danza Voluminosa", un grupo cubano de bailarines obesos, cuyos miembros sobrellevan el ridículo para arrancar aplausos con actuaciones exuberantes que mezclan ballet tradicional y danza contemporánea.

Los bailarines, con sus gruesos cuerpos, no logran espectaculares saltos por el aire como en el ballet clásico. Sin embargo, hay belleza y gracia en las coreografías que a menudo abordan los trastornos psicológicos asociados a la obesidad.

"Quemamos mucha grasa", dijo Maylin Daza, la bailarina de 26 años y 136 kilos de peso, al finalizar sus ejercicios de estiramiento durante un ensayo en el Teatro Nacional de La Habana.

"Si no fuera por estos ejercicios estaría muerta ya, porque la obesidad tapa todas las arterias con grasa", dijo Daza mientras limpiaba el sudor de su frente.

La compañía de ocho bailarines, que superan todos los 100 kilos de peso, se ha convertido en un fenómeno cultural desde que aparecieron en la escena cubana hace una década rompiendo estereotipos y prejuicios acerca de las personas obesas.

Los bailarines, con edades entre 25 y 44 años, dicen que la danza les ha mejorado la autoestima, además de la salud. Cada año realizan tres galas en las que también participan ahora delgados bailarines profesionales.

"Al principio la gente se reía, pero ya no. Ahora ve que es un trabajo serio, ve el esfuerzo que hay que hacer por el peso. Ven que esto no es un baile de gordos, es algo más serio", dijo Xiomara González, de 44 años.

Juan Miguel Mas, director y fundador de "Danza Voluminosa", quien también pesa 145 kilos, dijo que su intención fue dar a las personas la oportunidad de expresarse bailando en el escenario.

"Yo busqué una nueva estética que provocara al espectador a ver que también con estos cuerpos se puede crear algo que es interesante", dijo Mas. "La gente quiere ver más, por eso siempre la sala está llena", agregó.

El humor es parte del atractivo de esta compañía. Sobresale en su repertorio una parodia del clásico de Tchaikovsky, "El Lago de los Cisnes".

"La muerte dulce", una de las coreografías más populares, recrea una trágica historia de una mujer que se suicida comiendo dulces al sentirse rechazada por la sociedad.

Daza dijo que la compañía "Danza Voluminosa" ha contribuido a cambiar la forma en que los cubanos ven a las personas gordas.

"Ahora hay un público joven que nos sigue, que es menos prejuiciado y nos acepta", aseguró.

"Hay más información sobre la obesidad y la gente acepta mucho más a los obesos", agregó.

 

Ahora ve
No te pierdas