Depresión aumenta riesgo de Alzheimer

Una investigación en Chicago demostró que el estrés crónico puede dañar al cerebro; todos los adultos mayores tienen presencia del Alzheimer, pero sólo algunos la desarrollan.
CHICAGO (CNN) -

Las personas que sufren depresión son más propensas a desarrollar en su vejez enfermedad de Alzheimer, según dos estudios publicados el lunes.

En tanto, uno de los equipos de investigadores señaló además que el estrés crónico dañaría el cerebro.

"Lo que creemos que esto sugiere es que la depresión realmente es un factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer y no solamente un signo de que la condición se está desarrollando", dijo en una entrevista el doctor Robert Wilson, neuropsicólogo del Centro Médico de la Rush University en Chicago, quien dirigió uno de los estudios.

Algunos expertos asumen que el Alzheimer causa depresión, por lo que el equipo de Wilson evaluó a 917 curas y monjas católicos retirados, 190 de los cuales desarrollaron la condición neurodegenerativa.

Aquellos con más síntomas de depresión al comienzo del estudio eran más proclives a padecer Alzheimer.

Pero el grupo de Wilson no halló una aparición o empeoramiento repentino de la depresión en los años previos a que se manifestaran los síntomas de la enfermedad cerebral.

"Creemos que la depresión causa de algún modo daño a una parte del cerebro llamada sistema límbico, que es la zona cerebral que ataca preferentemente la enfermedad de Alzheimer", dijo Wilson.

El sistema límbico incluye al hipocampo y la amígdala, que juegan papeles clave en las emociones y la memoria.

Los participantes del estudio, publicado en Archives of General Psychiatry, fueron consultados sobre síntomas depresivos y no sobre episodios específicos.

Conexiones dañadas

Wilson mencionó también la teoría de que el estrés crónico causado por la depresión emite cantidades excesivas de la hormona cerebral llamada cortisol, que daña finalmente las conexiones entre el cerebro y las dendritas.

La depresión no ha demostrado tener una relación directa con las placas y ovillos cerebrales que se encuentran durante las autopsias realizadas a víctimas de Alzheimer, indicó Wilson.

"Algunas personas mueren con mucha placa y ovillos pero no tienen demencia. Otras mueren con poca placa y marañas y sí tienen demencia. Se sabe desde hace mucho que la placa y los ovillos no son toda la historia. Hay otras cosas que causan la pérdida de cognición y memoria (...) Pensamos que la depresión está involucrada en uno de esos senderos", agregó el experto.

Todas las personas que llegan a los 70 y 80 años probablemente tendrán manifestaciones físicas de Alzheimer en sus cerebros envejecidos, indicó Wilson, pero no todos desarrollarán síntomas de la condición.

"Consideramos que algunas personas son más vulnerables o presentan otros cambios en el cerebro, como daño infrigido por la depresión", añadió.

La teoría de que la depresión reduce el hipocampo y la amígdala y allana el camino para el Alzheimer no fue respaldada por un estudio danés publicado el lunes en la revista Neurology.

Imágenes por resonancia magnética revelaron que la depresión no estaba relacionada con el estrechamiento cerebral.

No obstante, entre 134 de las 503 personas en el estudio que informaron buscar ayuda para la depresión, el riesgo de Alzheimer era 2.5 meses mayor que entre quienes no estaban deprimidos.

"No sabemos aún si la depresión contribuye con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer o si otro factor desconocido provoca tanto la depresión como la demencia", expresó Monique Breteler, de la Universidad de Erasmo en Rotterdam.

Ahora ve
No te pierdas