Se pelean por el árbol de Anna Frank

Tribunales de Holanda deciden el futuro de un castaño mencionado por la niña en su diario; el árbol de 150 años podría caerse y padece una enfermedad de hongos que podría ser contagiosa.
Anna Frank veía al castaño de 27 toneladas desde la ventana
AMSTERDAM, (CNN) -

Conservadores holandeses protagonizaron este una última batalla en un tribunal para salvar el árbol que Anna Frank podía ver desde su escondite, para evitar ser encontrada por los nazis, luego de que las autoridades advirtieron que el castaño enfermo podría caer.

El consejo de la ciudad ordenó talar el miércoles el árbol de 150 años de antigüedad, por los temores de que una enfermedad de hongos se haya esparcido por la mayor parte de su tronco, lo que significa que podría caer sobre los edificios que lo rodean, incluyendo el lugar de escondite de Anna Frank.

La Tree Foundation, un grupo de conservacionistas de árboles, dijo que pruebas independientes de estabilidad indican que el castaño de 27 toneladas aún es seguro, y que la ciudad debería considerar formas de salvarlo.

Exhibiendo en la corte una foto del árbol cubierto de hojas, Edwin Koot, de Tree Foundation, pidió a la ciudad dar a la organización más tiempo para trazar un plan a largo plazo para apuntalar el castaño. "El árbol es un símbolo de la libertad", advirtió.

El juez pospuso los procedimientos para poder ver el árbol por su cuenta antes de llegar a una decisión. Dijo que decidiría más tarde el martes, o temprano el miércoles, cuando está previsto que los taladores comiencen a cortar el árbol.

Tree Foundation presentó al tribunal planes para apuntalar el árbol, uniéndolo al museo de Anna Frank con cables de acero, que aseguró costarían sólo unos pocos miles de euros y podrían prologar la vida del castaño durante décadas.

Pero Hans Westra, director de la fundación Anna Frank, dijo que le preocupa que el árbol aún pueda caer sobre el museo, que atrae casi 1 millón de visitantes por año, y agregó que preferiría que fuera talado y reemplazado por un injerto del original.

"Este árbol está tan enfermo y muriendo que es una amenaza a los edificios y personas que están trabajando allí. Prefiero los árboles vivos", aseveró a periodistas fuera de la corte.

"Si tenemos un árbol joven, en 10 años habrá un árbol de 10 metros de altura. Será un hijo del árbol de Anna Frank", dijo.

Marijke Vos, concejal de medio ambiente de la ciudad, pidió al responsable de distrito postergar la tala del árbol luego de que Amsterdam se vio inundada por mensajes de protesta de todo el mundo.

El árbol se yergue en un patio detrás del almacén junto al canal en el que Anna Frank y su familia se escondieron de los nazis hasta 1944. La niña a menudo contemplaba el árbol desde el anexo secreto mal ventilado, mencionándolo varias veces en su diario.

Ahora ve
No te pierdas