Gansito Marinela en timbre postal

Bimbo logró que Sepomex imprimiera estampillas del famoso Gansito del pastelillo de chocolate; el valor facial del timbre es de 10.50 pesos y se emitieron unas 250,000 estampillas.
El pesonaje cumplió 60 años.  (Foto: )
Elsa Rodríguez Osorio
CIUDAD DE MÉXICO -

Aunque no lo parezca –pues no tiene ni una arruga– en noviembre de 2006 el Gansito Marinela cumplió medio siglo de vida. Y como regalo de cumpleaños, Grupo Bimbo logró que el Servicio Postal Mexicano emitiera una estampilla postal conmemorativa. El valor facial es de 10.50 pesos y se emitieron unas 250,000 estampillas.

Se trata de una estrategia poco usual, y a la que han recurrido antes Banamex, Mexicana de Aviación y el diario El Universal, y que tiene dividida a los filatelistas.

En el sello postal llamado ‘La niñez, el futuro de México’ se aprecian los rostros de cinco niños; al timbre viene pegada una viñeta o ‘cenicienta’, como denominan a los timbres sin valor postal, que lleva la caricatura del personaje. ¿Para qué querría Bimbo publicidad en un timbre? “Eso influye en el largo plazo, es algo que queda plasmado”, opina Eduardo Barajas, director del Museo de la Filatelia, en Oaxaca. A tono con lo que el Gansito por tantos años ha clamado: “Recuérdame”.

Pascual Ortega, ex presidente de la Federación Mexicana de Filatelia –que reúne a 25 clubes y 1,000 coleccionistas de todo el país–, afirma que las opiniones en el medio filatélico están divididas. A algunos les preocupa que los timbres se conviertan en un espacio para la publicidad. A otros les molestó además que se ligara en un timbre a la niñez con este tipo de alimentos. En contraparte, hubo quienes vieron con buenos ojos que Sepomex tuviera una entrada de dinero extra.

De acuerdo con Pascual Ortega, el costo de la emisión debió ser de alrededor de 125,000 pesos, aunque Bimbo no quiso revelar el dato, y Sepomex no atendió las llamadas de Expansión y no explicó si se trata de una estrategia que puede abrir paso a más marcas.

“La publicidad es un producto importante para cualquier empresa; sería una buena opción que Sepomex tomara estas medidas, y que utilizara la mercadotecnia”, considera Barajas, director del Museo. Cada año, el Servicio Postal Mexicano lanza una serie de timbres conmemorativos de acontecimientos de tipo histórico, artístico y social. Otros homenajeados el año pasado fueron Benito Juárez a 200 años de su nacimiento, la Torre Latinoamericana por sus 50 años de vida, el historiador Edmundo O’Gorman a un centenario de su nacimiento. También emitió estampillas en honor a los personajes de televisión Chabelo, el Chavo del Ocho y El Chapulín Colorado.

Según se asienta en un folleto explicativo que Sepomex entrega a los filatelistas que adquieren el timbre, la institución aceptó que una viñeta del Gansito Marinela apareciera junto a los timbres, porque lo consideraron ya un icono en la vida nacional. José Luis Leyva, el gerente de Marca, dijo en entrevista que la solicitud que hizo Bimbo al Servicio Postal no encontró problema para ser aprobada.

En el texto se ponderan las virtudes del Grupo Bimbo, señala que es una empresa mexicana con presencia internacional y puntualiza que el Gansito y su lema “envuelven el alma de niño de la mayoría de los mexicanos y es por eso que el Servicio Postal Mexicano emite una estampilla acompañada de una viñeta alusiva a este famoso personaje”.

El pastelillo, con la imagen del gansito, apareció en el mercado en agosto de 1956. Surgió por idea del presidente de la empresa Lorenzo Sertvije. La figura ha ido cambiando conforme las épocas: primero era un gansito vestido como un estudiante con sus libros bajo el brazo, ahora es uno que viste tenis y ropa holgada. Precisamente una de las promociones para celebrar los 50 años fue sacar las envolturas del pastelillo de aquellos tiempos, para que los niños de hoy las conocieran y coleccionaran.

Sepomex, en su nueva línea mercadológica, también ha emitido un timbre para celebrar los 90 años del periódico El Universal. El porte de este otro timbre, de diseño austero, fue de 10 pesos.

Ahora ve
No te pierdas