La siesta en el trabajo reduce el estrés

Una pequeña siesta en el lugar de trabajo reduce los riesgos de problemas cardíacos graves; los hombres serían los más beneficiados por dormir, según un reporte de una revista especializa
CHICAGO (AP) -

Una nueva investigación señala que una pequeña siesta en el trabajo reduce los riesgos de problemas cardíacos graves, especialmente entre los hombres.

En lo que se considera el estudio más grande sobre los efectos saludables de la siesta, investigadores le siguieron la pista a adultos griegos que se hallaban en buen estado de salud, durante unos seis años como promedio. Aquellos que dormían la siesta por lo menos tres veces a la semana durante alrededor de media hora tenían un 37% menos de posibilidades de morir de ataques al corazón o de otros problemas cardíacos, que quienes no se echaban un sueñito.

La mayoría de los participantes estaban en la cincuentena, y la evidencia más fuerte fue en hombres que trabajaban, de acuerdo al estudio publicado el lunes en la revista especializada Archives of Internal Medicine.

Los investigadores dijeron que la siesta podría beneficiar el corazón al reducir el estrés, puesto que el trabajo es una fuente común de estrés.

Es posible que también las mujeres logran beneficios similares de la siesta, pero no muchas de ellas fallecieron durante el estudio como para estar seguros, informó el doctor Dimitrios Trichopoulos, quien encabezó la investigación y es un experto de la universidad de Harvard y de la Facultad de Medicina de Atenas, en Grecia.

Problemas cardíacos causaron la muerte de 48 mujeres que fueron estudiadas. De ellas, seis estaban empleadas. En el caso de los hombres, 85 murieron de afecciones cardíacas, incluidos 28 que trabajaban.

La siesta forma parte de muchas culturas, aunque no precisamente de la anglosajona. Se la asocia más con países latinos o de la zona del Mediterráneo. También esas regiones parecen tener mejores hábitos alimenticios, incluidos el consumo de frutas, vegetales, granos, aceite de oliva y vino. Los investigadores indicaron que eso contribuiría a tasas más bajas de afecciones coronarias en países de cultura latina, pero querían también saber si la siesta desempeñaba un papel.

"Mi consejo es, si usted puede (dormir la siesta), hágalo. Si usted tiene un sofá en su oficina, y puede descansar, hágalo", señaló Trichopoulos.

Aún así, es posible que los participantes en el estudio, personas sanas de entre 20 y 86 años de edad, al dormir la siesta demostraban "que tomaban un mejor cuidado de sí mismos", y eso también beneficiaría el corazón, dijo el doctor Marvin Wooten, especialista en problemas de sueño, en el hospital Columbia St. Mary's, en Milwaukee.

La persona "que no tiene tiempo para dormir la siesta" es probablemente alguien "que está bajo fuerte presión", y eso podría aumentar el peligro de un ataque al corazón, añadió.

Ahora ve
No te pierdas