Militares dirigen empresa en Honduras

Unos 15 combatientes fueron nombrados en puestos clave en la Empresa Nacional de Energía Eléctr la intervención de la estatal se debió a la corrupción que la puso en riesgo.
La paraestatal fue víctima de 'sabotaje', dicen los militare

El presidente Manuel Zelaya designó a 15 militares, entre ellos generales y coroneles, en puestos claves en la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) en un esfuerzo por impedir la corrupción que mantiene al borde de la quiebra a la institución.

La intervención la encabezan los ministros de Defensa, Arístides Mejía, y de Finanzas, Rebeca Santos.

La ejecuta sin embargo el gerente operativo de la ENEE, general de división René Oliva, quien tiene a su mando a otros dos generales, tres coroneles, dos tenientes coroneles, dos mayores y cinco capitanes de infantería.

''Creemos que la ENEE es víctima de un sabotaje, lo que investigan los militares'', dijo Mejía el martes a la cadena local de radio HRN. ''Eso podría ser la causa de un reciente incendio en una planta térmica que produce 230 megavatios por hora y que pudo haber dejado sin energía a todo el país''.

Indicó que los altos oficiales permanecerán tres meses en la ENEE.

Mejía aseguró que el gobierno se dispone a reducir las pérdidas de la entidad de 25.4 a 12%, recuperar una mora de 26 millones de dólares, mejorar el servicio, tecnificar la empresa y garantizar el suministro de electricidad a la población.

Pero el presidente del sindicato de la ENEE, Miguel Aguilar, dijo que ''los militares han reemplazado a los ejecutivos civiles, pese a que lo que requiere la empresa son técnicos''. El sindicato agrupa a unos 4,000 empleados.

Según el gobierno, alrededor de 15.000 empresarios y 3,000 residencias particulares, que consumen el 70% de la energía estatal, adeudan desde hace 15 años más de 20 millones de dólares a la ENEE.

Gran cantidad de sus clientes evaden el pago del servicio por costoso, debido a que el gobierno aplica impuestos por alrededor del 49% en la factura mensual de la electricidad.

El Estado intervino a la ENEE a mediados de 2005, sin resultados positivos, y es la tercera vez que Zelaya lo hace en los 14 meses de su gestión.

La prensa local ha criticado la medida de Zelaya porque los militares han demostrado ser malos administradores.

En 15 años, los militares quebraron unas seis empresas que adquirieron y fortalecieron entre 1963 y 1980, cuando gobernaron de facto al país tras derrocar a dos presidentes civiles. Entre ellas figura el propio fondo de pensiones y jubilaciones de las fuerzas armadas.

Pese a contar con numerosos ríos caudalosos que podría usar en construir centrales hidroeléctricas, Honduras genera con plantas térmicas privadas el 65% de los 1,100 megavatios que produce cada hora.

Ahora ve
No te pierdas