Venezolanos, a ser espías

Una nueva ley promulgada por Hugo Chávez sanciona a los ciudadanos que se nieguen a ser informa si alguien sabe de una conspiración contra el gobierno y no la denuncia, recibirá 4 años de cár
Chávez dijo que la ley ayudará a detectar y neutralizar amen
CARACAS (AP) -

Una nueva ley que sanciona a los venezolanos que se nieguen a cooperar como informantes de las agencias de inteligencia, y que el presidente Hugo Chávez promulgó por decreto, ha causado protestas de grupos de defensa de los derechos humanos que la consideran un instrumento para aplastar a la oposición.

Chávez dijo que la ley ayudará a las autoridades de Venezuela a detectar y neutralizar amenazas a la seguridad nacional, incluido cualquier intento de asesinato o conspiración para derrocar al gobierno, o intentos de golpe de estado.

Pero los grupos de defensa de los derechos humanos denunciaron el lunes que la ley viola el derecho de los sospechosos a contar con un proceso en conformidad con las leyes.

Bajo la ley, promulgada por Chávez la semana pasada, los venezolanos que se nieguen a cooperar con los organismos de inteligencia actuando como informantes enfrentan hasta cuatro años de cárcel. Las fuerzas de seguridad pueden recolectar evidencias a través de medios electrónicos de vigilancia, como grabación de llamadas telefónicas, sin necesidad de contar con la orden de un juez. También las autoridades pueden retener pruebas que soliciten los abogados defensores si consideran que lo hacen para proteger la seguridad nacional.

''Entre otros problemas con la ley, el derecho a la defensa de cualquier sospechoso puede ser violada, y eso es inaceptable'', dijo el lunes Carlos Correa, líder de Provea, un grupo de defensa de los derechos humanos en Venezuela.

Algunos temen que se creen redes de espionaje vecinales, pues según la ley, organizaciones comunitarias podrían ser convocadas para delatar a presuntos disidentes.

El líder opositor Julio Borges dijo que el decreto es ''un llamado de atención'' y que el propósito es ''espiar a los ciudadanos''. Señaló que la oposición protestará contra las medidas.

Chávez negó que la ley viole las libertades civiles. Por el contrario, informó que está integrada en ''un marco de un gran respeto a los derechos humanos''.

El líder venezolano, que acusa con frecuencia a Estados Unidos de actividades de espionaje y de querer asesinarlo, dijo que la reforma de los servicios de espionaje de Venezuela tiene como propósito frustrar los esfuerzos de espionaje de Washington.

Durante un discurso por televisión el domingo, Chávez dijo que la ley ayudará a evitar rebeliones militares similares al golpe de abril de 2002 que lo desalojó brevemente del poder. Chávez acusó a Estados Unidos de orquestar el golpe de estado. El gobierno del presidente George W. Bush ha negado esa acusación.

Correa dijo que el decreto promulgado por Chávez es similar a la Ley Patriótica de Estados Unidos, que amplía la autoridad de las agencias policiales norteamericanas luego de los ataques de septiembre de 2001.

Por cierto, Chávez ha sido un denodado crítico de la Ley Patriótica, y la califica de ''ley dictatorial que impusieron al pueblo de los Estados Unidos. Casi obligan a que la gente se desnude en los aeropuertos'', dijo el presidente de Venezuela.

El ministro del Interior de Venezuela, Ramón Rodríguez Chacín, explicó el lunes la importancia de que los venezolanos se conviertan en informantes del estado: ''Estamos hablando de la responsabilidad que tenemos todos los venezolanos con la seguridad del Estado y la resolución de cualquier crimen'', dijo Rodríguez Chacín. ''Si usted fue testigo de un delito y lo oculta, pues es cómplice de ese delito'', añadió.

Pero el abogado constitucionalista Alberto Arteaga Sánchez dijo que Chávez siempre acusa a los opositores de ''ser golpistas y proimperialistas'', y que la ley ''podría ser usada como un arma para silenciar e intimidar a la oposición''.

La nueva ley venezolana reemplaza a dos agencias de inteligencia del gobierno -la Disip, la policía secreta, y el Directorio Militar de Inteligencia- con cuatro nuevas agencias, dos bajo el ministerio de Justicia, y otras dos bajo control del ejército.

Muchos venezolanos desconfían de sus agencias de inteligencia, cuyos miembros han sido acusados durante muchos años de crímenes que van desde ejecuciones hasta obstrucción de la justicia.

Los enemigos de Chávez dicen que temen una erosión de las libertades, aunque admiten que Venezuela no es hasta ahora una sociedad controlada como Cuba o Corea del Norte.

El gobierno de Chávez mantiene vínculos con grupos comunitarios en las barriadas y también ha creado ''concejos comunales'' de vecinos. Los críticos temen que esos concejos se conviertan en el equivalente de los Comités de Defensa de la Revolución de Cuba, que son con frecuencia un foro para que los vecinos se espíen entre ellos e informen de actividades sospechosas a las autoridades.

Ahora ve
No te pierdas