Wal-Mart despide a empleados por espiar

La cadena minorista descubrió que un técnico y su supervisor grababan llamadas telefónicas; éstos interceptaban comunicaciones entre directivos y The New York Times.
Christopher Browne
NUEVA YORK (Reuters) -

Wal Mart informó el lunes que despidió a un técnico de sistemas y un supervisor que estaban monitoreando y grabando las conversaciones telefónicas entre directivos de relaciones públicas de la empresa y un reportero de The New York Times.

El gigante minorista comenzó una investigación interna en enero, luego de que un empleado, cuyo nombre no se dio a conocer, expresó su preocupación sobre las grabaciones, que se realizaron entre septiembre de 2006 y enero de 2007, según la vicepresidente de Comunicaciones Corporativas, Mona Williams.

Poco después de las investigaciones, Wal-Mart notificó al fiscal de distrito de Arkansas sobre las presuntas grabaciones de conversaciones telefónicas, afirmó la compañía.

Tanto la oficina del fiscal como el FBI notificaron a la cadena minorista que conducirían sus propias investigaciones sobre el tema, detalló Williams en una conferencia telefónica el pasado miércoles.

En un comunicado obtenido por CNN, la vocera de The New York Times indicó que la compañía tenía “problemas” por personal que escuchaba conversaciones a escondidas sin autorización, pero que esperaban mayores detalles de Wal-Mart.

“Estamos en problemas por lo que parecen ser grabaciones inapropiadas de las conversaciones de nuestro reportero. En este punto, no sabemos los hechos clave, como por ejemplo cuál es el fin de estas grabaciones y hasta qué punto, si hay alguno, se autorizó la acción”, dijo la portavoz.

Wal-Mart, que tiene su sede en Bentonville, Arkansas, afirmó en este comunicado que ni la ley federal ni la estatal prohiben grabar conversaciones telefónicas si alguna de las partes ha dado su consentimiento. Además, las políticas de Wal-Mart detallan que todas las comunicaciones electrónicas de sus empleados y asociados están sujetas a monitoreo y son susceptibles de ser grabadas, por lo que el consentimiento de una de las partes está dado de antemano.

“Por lo tanto las grabaciones no autorizadas de las conversaciones telefónicas por el técnico de sistemas no violaban ninguna ley”, aseguró la compañía.

Durante su investigación sobre la grabación de las llamadas telefónicas, Wal-Mart también descubrió que el mismo técnico había interceptado mensajes de texto y páginas de conversaciones no relacionadas entre el reportero Michael Barbaro y directivos de la cadena minorista.

No se dieron a conocer detalles sobre la naturaleza de los mensajes de texto y las páginas, sólo que eran locales y fueron interceptadas utilizando equipo no proporcionado por Wal-mart.

Adicionalmente a despedir al técnico que hizo las grabaciones e interceptó los mensajes escritos, Wal-Mart informó que ha tomado medidas disciplinarias en contra de dos directivos por su “falla para llevar a cabo sus labores de administración”, incluyendo el despido del supervisor del técnico, dijo Williams.

A pregunta expresa sobre si Wal-Mart se había disculpado con The New Cork Times y Barbaro, Williams afirmó que el presidente de la cadena minorista, Lee Scout, había llamado al periódico personalmente y se había disculpado con el reportero a nombre de la empresa.

Ahora ve
No te pierdas