México trabaja mucho, pero produce poco

Jornadas laborales más largas no aseguran resultados positivos y éste es el caso del país; los mexicanos no usan eficientemente el tiempo y socializan mucho en la oficina.
Laborar más de 48 horas no es sinónimo de productividad. (Dr  (Foto: )
Regina Reyes-Heroles C.

Laborar más de 48 horas por semana no es sinónimo de productividad. Pese a que en México se trabaja más horas que en otros países, los resultados que se obtienen son menos productivos.

Un estudio reciente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) compara el porcentaje de empleados que laboró más de 48 horas semanales en 2005 en diferentes países. En Corea, por ejemplo, el indicador es de 45.7%; en México, de 24.2%; en Perú, 20%; en EU, 17%, y en Noruega, 3.3%.

“En EU trabajan casi tanto como los mexicanos, pero la productividad aquí es 25% de la de ellos”, afirma Laura García, gerente de Relaciones Públicas de Manpower.

“En países industrializados entran a las 8:00 de la mañana y trabajan. En México se entra a las 8:00, pero llegan a las 8:15, y no se empieza a trabajar hasta las 9:30, porque van por café, platican con amigos y reciben llamadas personales”, explica Hugo Valverde, director de Capital Humano de la consultora Mercer.

“Tenemos una cultura compleja en la manera en la que socializamos”, agrega Valverde.

Pese a todo, en México se redujo la tasa de permanencia en la oficina, en parte, gracias al uso de la tecnología: internet, celulares, computadoras. En una década bajó 4.2%, es decir, en 1995 28.4% laboró más de 48 horas.

De hecho, la OIT resalta que la tendencia global es hacia jornadas laborales de 40 horas. “Un entendimiento claro de la economía es que, con sueldos altos, los trabajadores tienden a tener mayor demanda de tiempo libre”, apunta el estudio.

“En países en desarrollo la relación entre el tiempo de trabajo y la productividad es débil. (…) En México, el incremento en productividad es causa de días de trabajo más largos, más que por uso eficiente del tiempo”, refiere el análisis.

Ahora ve
No te pierdas