La corrupción amenaza a China

Sobornos, comisiones indebidas y robos constituyen alrededor de 10% de los gastos en el país; China se ubica en el lugar 72 del índice de Percepción de la Corrupción 2007.
El año pasado Beijing tuvo gastos no explicados por 3,600 md

Sobornos, comisiones indebidas y robos constituyen alrededor de 10% de los gastos y transacciones gubernamentales en China.

Si suma todo esto durante un año significa alrededor de 86,000 mdd y plantea una de las amenazas más serias a la estabilidad económica y política de esa nación, revela un informe de Carnegie Endowment for International Peace, con sede en Washington.

China se ubica en el lugar 72 del Índice de Percepción de la Corrupción 2007 de Transparencia Internacional. Y pese a que el Estado chino tiene más de 1,200 leyes y normativas contra la corrupción “sería tonto llegar a la conclusión de que el sistema chino tiene una capacidad infinita para absorber los crecientes costos de la corrupción”, afirma Minxin Pei, autor del informe.

La instrumentación de leyes contra la corrupción por parte del gobierno es “irregular e ineficaz”, apunta el informe Corruption Threatens China’s Future (La corrupción amenaza el futuro de China).

La economía china ha crecido en promedio 10.1% anual en los últimos cinco años, pero su honestidad no ha ido en esa misma dirección. El año pasado, el gobierno de Beijing tuvo gastos no explicados por unos 27,000 millones de yuanes (3,600 mdd), de acuerdo con la Oficina Nacional de la Auditoría.

Por ello, el presidente chino, Hu Jintao, ha despedido a varios funcionarios de primer nivel, entre ellos, el jefe del Partido Comunista de Shanghai, Chen Liangyu, como parte de una ofensiva contra la corrupción, y ha creado una oficina para tratar la cuestión.

“El Partido Comunista ha estado abordando el tema de la corrupción y es una de nuestras máximas prioridades introducir disciplina en nuestros rangos”, comenta Guo Yezhou, vocero de la oficina de vinculación internacional del Partido Comunista en Beijing.

Ahora ve
No te pierdas