El crudo opera en los 90 dólares

El hidrocarburo se mantiene sin rumbo concreto ante varios temores por los suministros; el petróleo en Nueva York perdía 1 centavo, a 90.22 dólares el barril, el Brent a 90.19 dólares
LONDRES (CNN) -

El petróleo operaba el viernes cerca de los 90 dólares el barril, mientras buscaba una dirección en medio de los contradictorios temores por la estrechez de los suministros y un débil crecimiento de la demanda ante la posible desaceleración económica en Estados Unidos.

El mercado petrolero ha operado sumamente volátil esta semana, retrocediendo y recuperándose fuertemente usualmente en el transcurso de una sola jornada.

En la víspera, el petróleo cayó a un mínimo de seis semanas durante la mañana, pero antes del cierre se recuperó para finalizar con un avance de un 3%.

El crudo negociado en la Bolsa Mercantil de Nueva York perdía 1 centavo, a 90.22 dólares el barril, a las 1155 GMT, tras ganar 2.74 dólares el jueves. El crudo Brent ganaba 1centavo, a 90.19 dólares el barril.

Los analistas han estado enumerando una serie de factores que han influenciado los precios del crudo en las últimas jornadas, algunos de ellos contradictorios.

Entre estos figuran la negativa de la OPEP para elevar su bombeo en la reunión que sostuvo esta semana, la fuerte caída de los inventarios estadounidenses de crudo junto con un saludable incremento de las existencias de los productos refinados, el dólar y las preocupaciones sobre el crecimiento económico de Estados Unidos.

"Los movimientos de los últimos días no son necesariamente lógicos. Existen muchas interrogantes", dijo el analista Mike Wittner de Societé Générale.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció el jueves nuevas medidas para ayudar a los propietarios de casas a enfrentar la fuerte alza en sus pagos de hipotecas.

El plan permitiría a algunos prestatarios con tasas de interés que subirán en los próximos meses refinanciar el préstamo o que su actual tasa sea congelada por cinco años, lo que fue visto como positivo para la demanda petrolera ya que impediría un colapso en los precios de las viviendas que arriesgaría con llevar a la economía estadounidense a una recesión.

Los mercados aguardaban el viernes por el informe clave sobre la creación de empleos en Estados Unidos, que daría pistas sobre si la Reserva Federal recortará las tasas de interés la próxima semana.

"El plan ayudó a elevar la perspectiva a través de los mercados de las materias primas", dijo Gerard Burg, analista del National Australia Bank, con sede en Sidney.

La preocupación en torno a la debilidad de la economía estadounidense fue uno de los factores citados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cuando decidió el miércoles mantener su producción estable.

El crudo subió cerca de un 40% desde agosto hasta fines de noviembre, impulsado por las preocupaciones sobre una estrechez de suministros durante el invierno boreal, especialmente ante la caída de los inventarios estadounidenses de petróleo.

Datos del Gobierno mostraron el miércoles que las existencias estadounidenses de crudo cayeron en 8 millones de barriles la semana pasada, a un mínimo de más de dos años.

Pero el mercado centró su atención en los inventarios de los productos derivados, porque los suministros de los destilados crecieron en 1.4 millones de barriles y los de la gasolina en 4 millones de barriles.

Ahora ve
No te pierdas