Líder surcoreano impulsará la economía

El nuevo presidente se comprometió a crear un ambiente más seguro para inversionistas; desea quitar poíticas asfixiantes para las empresas, privatizar bancos y alentar a los inversor
Lee Myung-bak es el primer presidente empresario del país. (

El presidente electo de Corea del Sur se comprometió el jueves a poner la economía en primer plano cuando asuma el cargo, y aseguró que no eludirá decirle a Corea del Norte que corrija su rumbo en materia de armas nucleares y derechos humanos.

La arrolladora victoria del miércoles de Lee Myung-bak, el primer presidente empresario del país, supuso un efímero impulso a las acciones locales, especialmente de firmas de construcción y finanzas, que son consideradas las primeras beneficiarias de su presidencia conservadora.

"Crearé un entorno en el que las empresas se sientan seguras a la hora de realizar inversiones," dijo Lee en su primera rueda de prensa tras lograr un mandato de cinco años por uno de los mayores márgenes de la historia del país.

En una campaña basada casi enteramente en promesas de revitalizar la decimotercera economía del mundo, el ex presidente de una de las principales compañías de Corea del Sur dijo que las políticas que asfixian a las empresas deben desaparecer, los bancos estatales deben ser privatizados y los inversores extranjeros alentados.

"Su política está considerada ampliamente positiva para la economía y los mercados, pero se trata sólo de una percepción, y necesitamos ver qué significará para la economía su estreno," dijo Lim Ji-won, economista en JPMorgan Chase.

El won también se fortaleció por el resultado electoral, pero los economistas advirtieron de que con la economía global en proceso de cambio por las preocupaciones crediticias, Lee puede tener dificultades para cumplir su promesa de alcanzar un crecimiento del 7% del PIB en un sistema tan dependientes de las exportaciones.

Los sondeos preelectorales dejaron en claro que los votantes tenían escaso interés más allá de cuál candidato los beneficiaría más, luego de lo que ha sido considerado como un tibio manejo de la economía bajo el Gobierno del presidente saliente Roh Moo-hyun.

Armas nucleares

Lee también ha prometido revisar la política de Roh sobre Corea del Norte, criticada por ser muy suave con el Estado comunista, cuyo Gobierno ha continuado desarrollando armas nucleares y manteniendo un negro historial en derechos humanos.

"El camino para que Corea del Norte avance es renunciar a sus programas nucleares," dijo Lee, que quiere que la asistencia futura esté mucho más ligada a que su vecino ponga fin a sus ambiciones de armas atómicas.

Algunas de las primeras reuniones de Lee fueron con embajadores de Estados Unidos y Japón, aliados clave, pero con quienes las relaciones fueron a veces tensas bajo la administración de Roh.

Ex CEO de la gigantesca unidad de construcción del Hyundai Group, Lee se ha ganado un nombre por su afición a los grandes proyectos de obras públicas y su estilo de "se puede."

Ahora ve
No te pierdas