Monedas de AL, atentas a EU

El valor de las divisas en América Latina estará en 2008 atado al riesgo en la economía de EU; en línea con mercados emergentes, las monedas regionales cerraron 2007 más fuertes de lo previs
Los ministros de Finanzas de 20 países se reunirán en Brasil  (Foto: )
BUENOS AIRES (CNN) -

Las monedas de América Latina deberían seguir cerca de los niveles actuales en el 2008, pero podrían sufrir nuevas recaídas a lo largo del año por el aumento del riesgo económico en Estados Unidos y la persistente tensión en los mercados financieros desarrollados.

En línea con el resto de los activos latinoamericanos y de los valores emergentes en general, las monedas regionales cierran el 2007 más fuertes de lo que muchos estimaban hace un año. Sin embargo, el ascenso tuvo algunas sacudidas bruscas, reflejando importantes altibajos en Wall Street.

El panorama 2008 para América Latina de los analistas de Citigroup señaló que, pese a que no están tan bien como hace 12 meses, los fundamentos económicos de la región aún son sólidos. “Las monedas deberían continuar bien demandadas, a pesar de la erosión del superávit comercial regional”, indicó.

“El riesgo mayor para nuestro panorama del 2008 es una recesión en Estados Unidos y la desaceleración de la economía global que la acompañaría”, agregó.

Tal enfriamiento de la actividad real podría impactar en las ventas de materias primas de Latinoamérica, alcanzando luego a los activos de la región.

Un informe de investigación de Barclays Capital advirtió: “tras un auge que vino de la mano de la subida de los precios de las materias primas, los saldos comerciales (de América Latina) comenzaron a mostrar el efecto erosivo del fuerte crecimiento de las importaciones”.

Un segundo peligro, según otro reporte, de la división de monedas Citi Foreign Exchange, es que se agudicen los movimientos cambiarios indeseables. Esto, aparte del riesgo de la economía real, también podría afectar a los precios de los valores latinoamericanos, a través del canal financiero.

De acuerdo con ese informe, “la volatilidad probablemente haga un regreso notable en el 2008, recortando el atractivo de los ‘carry trades’ y elevando al yen japonés y el franco suizo”, perjudicando a los activos tradicionalmente más riesgosos como las monedas de las economías emergentes.

El “carry trade” es una estrategia financiera basada en obtener fondos en monedas de tasa de interés baja, como el yen y el franco, para invertir en valores de mayor rentabilidad, como los latinoamericanos, y obtener así una ganancia de capital con la diferencia de tasas de interés.

Esta transacción ha sido una de las causas que favorecieron la revalorización de las divisas regionales desde que hace unos cinco años las economías más desarrolladas empezaron a repuntar, y al mismo tiempo, los países en vías de desarrollo se estabilizaban tras las crisis financieras de la década de 1990.

Pero la relativa bonanza económica comienza a disiparse. Por un lado, en Estados Unidos la expansión se habría frenado en seco al final del 2007 por la constante caída del mercado inmobiliario, mientras que el riesgo de recesión en el año nuevo subió a 40 por ciento, mostró un sondeo de Reuters.

Y por otra parte, en Latinoamérica, si bien cada una de las economías nacionales tiene sus propias claves, hay algunas tendencias regionales amplias que empiezan a ser preocupantes. Al empeoramiento del sector externo se le suman las presiones inflacionarias, que en realidad se ven en todo el mundo.

Mayor volatilidad

El real de Brasil, unidad referencial de Latinoamérica, había comenzado el 2007 con un sendero de apreciación sostenida que, en un clima de euforia sobre la economía brasileña, lo había llevado a niveles de alrededor de 1.84 por dólar en julio.

Pero en agosto estalló la crisis de las hipotecas estadounidenses de alto riesgo, que golpeó a los mercados mundiales y provocó una volatilidad aún mayor que la que se había visto durante algunos episodios de aversión al riesgo del año anterior.

Como resultado, el real llegó a perder un 12.1% en pocos días, según datos de Reuters. Sin embargo, luego retomó las alzas, dejando mal parados a los pesimistas que se habían apresurado a abandonar la moneda brasileña, y en cuestión de semanas se apreció 20.5% desde los mínimos.

Algo parecido pasó con el peso mexicano, la otra moneda principal de la región. En julio se ubicaba en torno a los 10.73 por dólar, a mediados de agosto se depreció a 11.20 y estuvo en esos niveles alrededor de un mes, para volver a 10.8 por unidad de moneda estadounidense.

El viernes pasado, el real cerró a 1.777 por dólar, un alza anual del 20.2%. El peso de México terminó en 10.9015/10.9025 por dólar, punto medio de las paridades de enero, en torno a 10.80-11.00. Estos niveles del real y el peso son más fuertes que los que veían los analistas hace un año.

Según las medianas de las proyecciones de siete analistas e informes de bancos de Nueva York recopiladas en ese momento, el peso mexicano tendría que haber cerrado el 2007 en 11.26 por dólar, mientras que el real debería haber terminado el año en 2.23 por unidad de moneda estadounidense.

Ahora, las medianas de los cálculos de RBC Capital Markets, Morgan Stanley, Bank of America, ING, Brown Brothers Harriman & Co. y el Citi apuntan a que el real finalizaría el 2008 en 1.84 por dólar. Para la moneda mexicana, las medianas indican un nivel de 10.97 por dólar.

Las medianas de cinco de esas firmas señalan un tipo de cambio de 3.25 por dólar para el peso argentino. Las medianas de cuatro ven niveles de 507.50 para el peso de Chile y de 2,140.50 para el de Colombia al fin del 2008. Tres cálculos proyectan 2.95 para el sol de Perú.

El gran interrogante es la evolución de la economía estadounidense. Cada vez son más los expertos financieros, como los del banco de inversión Morgan Stanley, que presagian una recesión, pero que resultaría “tenue” como la del 2001, dado que se limitaría al 2008 y no se extendería más tiempo.

Estos analistas presuponen que la Reserva Federal, dirigida por Ben Bernanke, facilitará una recuperación después de una contracción el año próximo, con rebajas de tasas de interés que según distintas estimaciones, podrían llevar el costo oficial del crédito a un 3.5% o incluso un 3.0% en el 2008.

La política a nivel mundial cobra cada vez más dinamismo, a medida que se acercan las elecciones estadounidenses. El llamado “riesgo geopolítico” estuvo contenido en el 2007, pero reapareció con el asesinato de la líder opositora pakistaní Benazir Bhutto, lo que afectó también a los mercados emergentes.

Ahora ve
No te pierdas