Los bancos ponen a los árabes en la mira

Las nuevas oportunidades en Medio Oriente despiertan el apetito de las instituciones financiera

Muchos mercados árabes ni siquiera existían hace diez años, o eran demasiado pequeños para importarles a los inversionistas extranjeros, comunicó un cable de Bloomberg.

El mercado accionario de Dubai, por ejemplo, nació en 2000 con apenas 7 empresas. En la actualidad, tiene 43 acciones. En Arabia Saudita, el número de acciones negociadas en 2005 subió a 96,000 millones desde 460 millones 10 años antes.

Los países árabes ganaron unos 500,000 millones de dólares (mdd) en 2006 con el petróleo, según el Fondo Monetario Internacional. Dichas ganancias contribuyeron a que el año pasado se anunciaran 120 ofertas accionarias nuevas en la región, el doble que en 2005, según ABQ Zawya Ltd., una empresa de información empresarial en Dubai.

Tan solo el príncipe Alwaleed bin Talal de Arabia Saudita, el hombre más rico del mundo árabe y sobrino del rey, le inyectó 2,700 mdd al mercado accionario de su país el año pasado, dice su portavoz Heba Fatani, según un reporte de la agencia Bloomberg.

Los bancos consideran a las ganancias récord por el petróleo, la desregulación y la venta de compañías estatales en la región una oportunidad, ya que están impulsando los mercados accionarios del área del Golfo Pérsico, dice Zahed Chowdhury, codirector de investigación de la filial de Deutsche Bank AG en Dubai.

“Todos los bancos grandes están entrando” a Dubai, dice Chowdhury, que cubre la región desde hace siete años. Deutsche Bank AG, Goldman Sachs Group Inc. y Merrill Lynch & Co. abrieron sucursales de banca de inversión en Dubai en 2006, el segundo emirato más grande de los siete que conforman los Emiratos Árabes Unidos y centro financiero del mundo árabe.

El índice Dow Jones DIFC Arabia Titans 50, indicador que incluye 50 acciones en 10 países árabes, ha subido a más del doble en los últimos tres años.

“Las acciones del mundo árabe tienen el potencial para un elevado crecimiento por las fuertes inversiones hechas por los países ricos en petróleo'', dice Mark Mobius, que supervisa acciones de mercados emergentes por 30,000 mdd en Templeton Asset Management en Singapur y tiene acciones en empresas japoneses.

Las acciones árabes empezaron a despegar tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos. Los árabes, preocupados de que Estados Unidos y otros gobiernos los acusaran equivocadamente de apoyar actividades terroristas y congelaran sus activos, sacaron su dinero de países occidentales y lo invirtieron localmente, dice Haissam Arabi, director de administración de activos en Shuaa Capital PSC, un banco de inversión de Dubai.

Ahora ve
No te pierdas