¿Aumentarán las tasas de interés?

Analistas dividen su opinión sobre el rumbo de la política monetaria del Banco de México; el dato de inflación de febrero, será clave.
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Banco de México se apresta a tomar medidas para que no se dispare el incremento de los precios al consumidor; después de casi un año de mantener sin cambio su política monetaria, las próximas dos semanas serán definitorias.

En los últimos cuatro meses las presiones inflacionarias aumentaron debido al incremento de precios en productos básicos como tortilla, huevo y azúcar, para contrarrestar esto el banco central puede aumentar la tasa de interés de fondeo.

Este jueves, el banco central dará a conocer la cifra de inflación de febrero, el consenso del mercado prevé un aumento de 0.31% para el índice general y de 0.44% para la inflación subyacente, -índice que elimina los precios más volátiles como los agropecuarios-, niveles superiores a los del mismo mes del año pasado.

La inflación subyacente, que marca una tendencia en el comportamiento de los precios, se ubicaría en alrededor de 4% anual, señaló el propio banco central en su último comunicado de política monetaria.

El organismo, que dirige Guillermo Ortiz, indicó que elevaría la tasa de fondeo si la inflación subyacente no comienza a disminuir como lo espera sin dar un plazo fijo.

Un incremento en las tasas de interés eleva el costo del financiamiento, hace más caro los créditos hipotecarios y al consumo, y reduce la actividad económica.

Pero ahora las opiniones de los expertos sobre la decisión del banco central se dividen.

“Banco de México debería aumentar la tasa de interés por el deterioro de las expectativas de inflación, preocupa el comportamiento de los precios de productos básicos, las demandas salariales –como la de los trabajadores de la CFE que piden un aumento de 19%-, y la desaceleración de Estados Unidos”, señaló, José María de la Torre, director de estrategias de inversión para México del BBVA Bancomer.

El experto espera que Banco de México incremente la tasa de interés en 25 puntos base a xx.xx% el próximo 23 de marzo.

Sin embargo expertos de IXE  Casa de Bolsa difieren de ello, ven que los especialistas moderaron sus proyecciones de inflación al ubicarla por debajo del 4%, por lo que estiman que las tasas de interés podrían mantenerse sin cambio en la próxima reunión de la junta de gobierno del banco central, lo que no elimina la posibilidad de subsecuentes alzas.

“Nuestro pronóstico de inflación subyacdente en febrero es 3.99% anual, marcaría el pico, y veríamos en marzo y abril un descenso (…) vemos que se moderan los precios de tortilla y cigarros, mientras que en el azúcar hay variaciones negativas”, dijo Sergio Luna, de Estudios económicos de Banamex, quien no espera un incremento en las tasas de interés.

Señales encontradas

La disyuntiva de aumentar tasas, no es exclusiva de México.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago, Michael Moskow, dijo que el banco central, conocida como FED), de Estados Unidos podría aumentar las tasas de interés para contener las presiones inflacionarias, las cuales siguen representando una mayor preocupación que la posibilidad de una desaceleración significativa en el crecimiento económico.

Michael Moskow agregó que la reciente volatilidad en los mercados financieros "imparte una mayor incertidumbre para el panorama (económico)".

Pero Luna no cree que la economía de Estados Unidos sea el principal problema que preocupa a Guillermo Ortíz y el resto de la junta de gobierno, “Me da la impresión de que el énfasis por el momento esta en el control del fenómeno inflacionario local y en ese sentido es el énfasis de la política monetaria en México” dijo .

El problema es que ante la desaceleración de la economía estadounidense y una mayor inflación, el peso puede depreciarse, incluso de la Torre no descarta que el tipo de cambio se disparé a 11.40 pesos por dólar, “un peso más débil, necesariamente tiene un efecto en precios”, concluyó de la Torre al dar un argumento más para que Banco de México apriete su política monetaria, la cuál no ha tenido modificaciones desde abril de 2006.

Ahora ve
No te pierdas