Chávez y Lula inician ideal petroquímico

Ambos presidentes colocaron una losa fundacional para la construcción de un complejo; el desarrollo estará en manos de PDVSA y Braskem.
PORLAMAR, Venezuela (AP) -

Los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Luiz Inacio Lula da Silva, de Brasil, colocaron este lunes una losa fundacional en el estado oriental de Anzoátegui, para la construcción de un complejo petroquímico que será desarrollado por una filial de la corporación Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) y la empresa brasileña Braskem.

Lula instó a Chávez durante el acto a aprovechar el momento político y económico que están viviendo ambos países para que ''Venezuela pueda transformar el potencial de petróleo y gas''.

El mandatario brasileño aseguró que la ''unidad, la fuerza'' garantizarán que Venezuela pueda transformarse ''en una gran economía, en una gran potencia''.

Lula sostuvo que este tipo de proyectos ayudan a que América Latina se convierta en una región que exporte tecnología y no sólo materias primas.

Explicó que con esta planta, que producirá plásticos derivados del petróleo y polipropileno, Venezuela y Brasil lograrán transformarse rápidamente en exportadores ''de productos con un alto valor agregado y con un valor de conocimiento e inteligencia y pueda justificar los buenos precios y justifique el desarrollo'' de los dos países.

''Pienso que después de mucho tiempo Venezuela tomó una decisión para transformarse en una gran nación... (esto) solamente puede ocurrir cuando los gobernantes piensan en grande'', dijo el mandatario brasileño al felicitar a su colega venezolano. Las declaraciones de Lula disiparon las versiones sobre posibles fricciones entre ambos gobernantes.

El acuerdo que suscribió el mes pasado Brasil con Estados Unidos para la producción de etanol suscitó duras críticas de parte de Chávez, lo que fue asumido por algunos analistas como un distanciamiento entre Venezuela y Brasil.

Chávez alabó la asociación entre la empresa estatal venezolana Pequiven, filial de PDVSA, y la brasileña Braskem como un ejemplo de la unidad regional. Planteó que los países de la región deben comenzar a trabajar para diseñar un ''plan estratégico'' que permita suplir las necesidades energéticas de Latinoamérica.

El gobernante dijo que ambas compañías tendrán una participación a partes iguales en el proyecto, pero que Venezuela se reservará el manejo estratégico y tendrá prioridad en el suministro de la producción.

''Creo que el gran día de nuestra América ha llegado, pero depende mucho de nosotros que hagamos realidad esta hora'', añadió.

Chávez afirmó que este proyecto con Brasil es posible gracias a que ''Venezuela se liberó de las cadenas del imperio norteamericano, gracias a que Venezuela hoy es libre''.

Expresó que el gobierno venezolano está trabajando en la actualidad con empresas petroleras de todo el mundo, incluyendo de Estados Unidos, porque ''no las hemos echado de aquí, ni tenemos planes de echarlas''.

Reiteró su advertencia en cuanto a que si Venezuela es objeto de ''una nueva agresión'' de parte de Estados Unidos ''no habría ni una sola gota de petróleo... y si vinieran aquí a buscarlo por las armas, o con un nuevo golpe de Estado, aquí pudiera comenzar una guerra de 100 años''.

El gobernante venezolano descartó la posibilidad de un acercamiento con el gobierno del presidente estadounidense George W. Bush y señaló que ''ojalá con un futuro gobierno podamos entendernos y hablar de política e igualdad''.

Al acto, que se desarrolló en el complejo petrolero de Jose, estado Anzoátegui, también asistieron los jefes de Estado de Paraguay, Nicanor Duarte, y de Bolivia, Evo Morales. Los cuatro gobernantes suramericanos se trasladaron luego a la isla de Margarita para intervenir en la I Cumbre Energética Suramericana, que se realizará entre el 16 y 17 de abril.

Ahora ve
No te pierdas