Empresas rebeldes ante los bancos

Sam’s Club, Costco y Cinemex son algunas de las compañías que se rebelan ante los bancos; estas grandes firmas en México o no aceptan tarjetas de crédito o cobran por recibirlas.
Cinemex cuenta con 490 salas de exhibición. (Archivo)  (Foto: )
Regina Reyes Heroles
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Empresas como Sam’s Club, Costco y Cinemex mantienen su rebeldía en contra de las altas comisiones bancarias.

Los bancos cobran a las empresas una comisión por cada transacción en las Terminales Punto de Venta (TPVs), según los banqueros estos cobros no deben transmitirse al cliente, pero algunos negocios sí los transfieren.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef),  el banco que cobra las comisiones más altas por uso de una TPV es HSBC, que cobra entre el 2.25% y el 6.50%, según el monto del voucher y la facturación anual del negocio.

Otras instituciones financieras como Banamex cobran una tasa mínima del 2% y Bancomer cobra entre 2.25% y 4.80%.

Las altas comisiones incrementan los costos de las empresas, quienes están preocupadas de que aumentar sus precios para costear las comisiones y seguir haciendo negocios, afecte a sus clientes y por ende, sus ventas. Por esto es que Cinemex no acepta el plástico en sus taquillas e ir al cine implica pagar en efectivo. En el caso de las tiendas de autoservicio de descuento como Sam’s Club y Costco se cobra más a los clientes si quieren pagar con tarjeta de crédito.

“Dado a que la transacción a nivel cine todavía es muy pequeña, porque en promedio se compran dos boletos, un máximo de 100 pesos, la comisión sigue siendo y representa uno de los costos más importantes”, dijo Jesús Paz, Director de Planeación Financiera de Cinemex.

La bancarización es una de las grandes metas de los bancos y el gobierno y sus beneficios son obvios. No sólo implica un avance de tecnología, sino que permite tanto al comercio como al cliente acceso a créditos y reducir el manejo de efectivo.

Sin embargo, hay empresas que forman parte de la vida diaria de los mexicanos que no quieren asumir los costos de las comisiones o cobrarlas directamente a sus clientes. Esto daña a la empresa cliente del banco o, inclusive, al consumidor.

Regular las comisiones

La única manera de solucionar esto es la regulación de las comisiones bancarias, acción que ya se ha tomado en cuenta por el gobierno. En los últimos años, el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz ha criticado las altas comisiones bancarias y varios legisladores han propuesto iniciativas para la regulación. Lo que se busca es que los bancos no hagan tanto negocio por medio de las comisiones.

El 82% de las ganancias de los bancos que operan en el país provienen de las comisiones que cobran a sus clientes. Sólo en 2006, los ingresos por comisiones alcanzaron los 54,515 millones de pesos, según el reporte trimestral de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores publicado en marzo.

No obstante, los mexicanos han sacado sus tarjetas de crédito para bancarizarse, facilitar su vida diaria y acceder a la creciente oferta de crédito disponible en el país si se tiene un historial crediticio limpio.

Según la Asociación de Bancos de México, de 2004 a 2006 incrementó el número de tarjetas de crédito de 9 millones a 16.7 millones, equivalente a un 86% de aumento. Cada negocio maneja las comisiones como mejor puede. Sam’s Club cobra a los usuarios de tarjetas la comisión según del banco que sea la tarjeta, por ejemplo cobra un 1.0275% si la tarjeta es de Bancomer, según su línea de atención a clientes. En Costco sucede lo mismo, pues depende del banco que emite la tarjeta el porcentaje de la comisión. El promedio es 2% del total de la compra. Lo que Costco ha hecho es introducir su propia tarjeta de crédito con la que sus clientes pueden pagar sin que se les cobre el porcentaje adicional que se cobraría si la tarjeta fuera de un banco.

Cinemex, por su parte, no quiere cobrarles a sus ‘invitados’, como llaman a sus clientes, y prefieren no aceptar tarjetas de crédito. Se han mantenido como una empresa que sólo maneja efectivo, hasta hace poco, pues comenzaron un programa piloto en el que se aceptan los plásticos en 15 complejos de la Ciudad de México sólo para pagar dulces, palomitas y refrescos. Quizá, en un futuro, se puedan pagar los boletos con tarjeta.

Paz acepta que el admitir tarjetas de crédito en Cinemex depende de las comisiones bancarias y que sólo si funciona su programa piloto se evaluará la posibilidad de aceptar dinero plástico en las taquillas.

“No estamos cerrados a la posibilidad. Las comisiones son un costo de empresa y por eso queremos hacerlo con cuidado, medir cuáles son los efectos y tratar de negociar con los bancos”, añadió.

 

Ahora ve
No te pierdas