Monedas AL sólidas, esperan datos PIB

Los datos estadounidenses de esta semana son una nueva prueba para las divisas;
BUENOS AIRES (CNN) -

La propensión de los inversionistas a mantener sus apuestas en las monedas latinoamericanas enfrentará un nuevo examen con los datos estadounidenses de esta semana, principalmente un deflactor de la inflación en un informe del PIB y las nóminas del viernes.

Las divisas de América Latina, que reciben flujos de corto plazo dirigidos por los sólidos fundamentos económicos de sus países y unas tasas de interés jugosas, exhiben un desempeño alcista.

Sin embargo, aún están sujetas a oscilaciones serias. Las últimas no han sido muy grandes, pero sí llamativas.

Por ejemplo, la semana pasada el real brasileño, que está en máximos de seis años, en un momento llegó a perder alrededor de un 1% por temores a un contagio financiero cuando el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan lanzó una advertencia sobre el auge de las acciones chinas.

Eso ocurrió el jueves, pero un día después, el real  retomaba la carrera para borrar las pérdidas de la jornada previa con una recuperación también de 1% a 1.952 por dólar. Estos altibajos muestran que las variables financieras de la región no se han curado de su histórica volatilidad.

Las palabras de Greenspan tomaron por sorpresa a los mercados de todo el mundo. Distintas son otras posibles amenazas que se vienen gestando de a poco, como las alzas de los retornos de los bonos de Estados Unidos o cuestiones geopolíticas como la violencia en Oriente Medio.

Por ahora ninguno de esos factores puede frenar a las divisas regionales. "La tendencia prevaleciente de las monedas latinoamericanas va a seguir siendo de valorización significativa frente al dólar", dijo Alvaro Camaro, analista de Stanford, Bolsa y Banca, una firma de bolsa de Colombia.

"Las expectativas de los (mercados) emergentes y los analistas siguen favoreciendo mucho los flujos de capital hacia esas economías pese a algunos controles que, como en Colombia, se han empezado a adoptar", agregó, respecto a un depósito que fijó el Gobierno para la inversión de cartera de corto plazo.

La medida fue un nuevo intento para limitar la apreciación del peso, que lleva un aumento de casi 13% en lo que va del año. Al igual que ocurre cada vez más con la apreciación cambiaria en el resto de Latinoamérica, la revalorización colombiana genera reclamos de exportadores.

No obstante, la iniciativa fue cuestionada inmediatamente por analistas financieros, como Walter Molano, de BCP Securities, quien escribió en un reporte: "Colombia no tiene motivos para centrarse en las manufacturas ligeras (...) un enfoque en las materias primas ampliaría la base del empleo".

¿Peso mexicano se despega de dólar?

La moneda colombiana ignoró la disposición gubernamental y el viernes terminó con una ganancia a 1.932,85 por dólar, nuevo máximo en siete años. El peso mexicano  también concluyó la semana pasada con tono favorable, al subir 0.50% a 10.7905/10.7910 por dólar.

"Las tasas (de interés) en México aún siguen siendo atractivas respecto a las tasas de Estados Unidos, y esto puede seguir apoyando al peso (...)", dijo Miguel Angel Flores, de Banco Bansefi. Otro operador mexicano anticipó que el peso podría llegar a 10.74 (por dólar) esta semana.

La moneda de México, si bien no retrocedió en el 2007, ha tenido un comportamiento más bien opaco comparado con otras divisas regionales. Con una apreciación que cobró impulso en el último mes, sólo en días recientes se ha valorizado a niveles parecidos a los de inicios del año.

La cotización del peso mexicano contra el dólar normalmente ha seguido la evolución del tipo de cambio de la moneda estadounidense contra el euro, debido a la estrecha vinculación de la actividad en México con la de Estados Unidos. Un informe de Barclays Capital planteaba la posibilidad de un despegue.

Sin embargo, la conclusión del informe era que "un cambio estructural (en el alineamiento de los tipos de cambio dólar/euro, peso/dólar) probablemente sea un proceso más gradual, haciendo que el movimiento reciente parezca bastante extremo".

"Si el panorama para el crecimiento de Estados Unidos (en relación con el área del euro) que se descuenta en el dólar/euro es muy pesimista, entonces el dólar debería recuperarse pero el peso no se apreciaría mucho pues ya parece estar descontando un escenario positivo", dijo Barclays.

"Por otra parte, si el dólar/euro está descontando correctamente la opinión sobre la economía estadounidense en términos relativos, entonces el peso debería debilitarse para reflejar un panorama similar". Ninguno de estos caminos señalados por Barclays apuntaba a un repunte sólido del peso.

Las monedas latinoamericanas no contarán con la guía de los mercados financieros de la mayor economía mundial el lunes por un feriado. El jueves se publicará la primera revisión de los datos del producto interno bruto de Estados Unidos, incluyendo un deflactor de precios.

El viernes se conocerá la evolución del mercado laboral estadounidense el mes pasado. Los analistas esperan que se hayan creado 130,000 puestos de trabajo en las nóminas no agrícolas contra el aumento de 88,000 reportado en abril.

Ahora ve
No te pierdas