México encabeza desaceleración económica

Moody´s Economy prevé un crecimiento del PIB de sólo 2%, el menor desempeño en América Latina; la economía de la región crecerá 4.2%, sólo Brasil y Chile acelerarán su crecimiento.
México crecería sólo 2%, según estimaciones de Moody`s Econo
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Después de cuatro años de constante crecimiento, las economías de América Latina moderarán su desarrollo debido a la desaceleración de la economía mundial y el surgimiento de algunas presiones internas, es el pronóstico de la firma Moody’s Economy.com.

El crecimiento de América latina se desacelerará a una tasa de 4.2% en 2007, desde un 5.3% registrado el año pasado.

“La desaceleración será liderada por México, Argentina y Venezuela. Mientras que Brasil y Chile serán los únicos que reporten aceleración del crecimiento (…) México únicamente crecerá 2%”, dijo Alfredo Coutiño, economista en jefe para América Latina de Moody`s Economy.

La firma estima que Brasil y Chile crecerán 4.3% y 5.2% respectivamente, mientras que el resto de los países reportarán desaceleración.

Argentina y Colombia moderarán su crecimiento a una tasa de 6.0%, Perú 7.0%, y Venezuela 5.8%, es decir continuará el auge económico, al menos este año.

El pesimismo se hace presente en el 2008, para ese año Coutiño pronostica un deterioro en las condiciones internas en un pequeño grupo de países, especialmente en Venezuela y Argentina, naciones que dice están mas sujetas a los choques del exterior, precisamente por su nivel de desequilibrios internos.

Hay puntos positivos como los sólidos fundamentos económicos de la región que se espera que continúen fortaleciéndose. La inflación se mantiene bajo control con las excepciones de Argentina y Venezuela, y las cuentas externas y fiscales se ven saludables con aumentos en los flujos de capital.

“Definitivamente, no estamos previendo el regreso de episodios inflacionarios como en el pasado”, dijo Coutiño.

El panorama económico de la región, elaborado por Moody`s Economy, destaca que  debido a la terminación de los proceso electorales, con la excepción de Argentina, la efervescencia política se ha reducido, pero advierte la permanencia de algunos brotes de descontento social, sobre todo por la falta de una red de protección contra los efectos negativos de la globalización sobre la población de bajos ingresos.

“No obstante, los nuevos gobiernos (incluyendo los de reelección) parecen respetar la continuación de la disciplina macroeconómica como una condición necesaria para promover el progreso social”, concluye.

Ahora ve
No te pierdas