Precio de alimentos seguirá alto: IMEF

los precios de los alimentos en EU han crecido a una tasa anual de 6.7% y en China de 6.2%;
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Los altos precios de los productos agropecuarios "llegaron para quedarse" ante el aumento de la capacidad de compra en países como China e India y su desvío para la producción de etanol, aseguraron especialistas del IMEF.

El presidente del Comité Técnico Nacional de Estudios Económicos del organismo, Gerardo Cruz Vasconcelos, señaló que en lo que va de este año los precios de los alimentos en Estados Unidos han crecido a una tasa anual de 6.7% y en China de 6.2%.

Los expertos califican esa inflación en los precios de los "commodities" como una tendencia global que puede tener consecuencias para los países pobres con bajo potencial agropecuario.

El especialista del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) atribuyó esos incrementos a dos factores: la reducción de la oferta mundial de algunos productos agrícolas como el maíz y la caña de azúcar resultado de su desvío para la producción de etanol.

El otro factor tiene que ver con el significativo crecimiento de economías, como la de China y la India, aunado a la recuperación de la Unión Europea y Japón, pues al elevarse el ingreso en esos países sus consumidores aumentan su capacidad de compra de alimentos como carne, leche y huevo.

"Pero el incremento en la oferta de tales productos no es lo suficientemente rápido para evitar el aumento de precios", enfatizó en entrevista Cruz Vasconcelos.

Ante ese contexto internacional afirmó que los precios más altos de los "commodities" agropecuarios llegaron para quedarse y México no está exento de esa situación.

En ese sentido comentó que en el país los precios de la tortilla, pan, huevo, frutas y azúcar han mostrado un crecimiento sostenido entre diciembre de 2005 y abril de 2007.

"Esto no es extraño ya que México es una economía bastante abierta y, en consecuencia, expuesta a las tendencias internacionales" y esto puede ocasionar que la población de bajos ingresos deje de gastar en rubros distintos de los alimentos.

Y es que, explicó, los bienes que resienten de inmediato la reasignación del gasto de consumo son los durables, como los electrodomésticos, a los que les siguen los automóviles y la construcción de vivienda.

Sin embargo, dada la proliferación de tarjetas de crédito, lo que podría pasar en el futuro no sería una disminución en el consumo sino un aumento significativo de la deuda de los consumidores.

De esa forma la tendencia será inflación en los precios de diversos alimentos y más capacidad de endeudamiento de los consumidores de bajos ingresos, alertó.

Ahora ve
No te pierdas