Inflación presionaría tasas de interés

El Banxico se vería obligado a actuar para mantener la inflación en línea con sus expectativas; el índice de precios al consumidor subió 0.25% en la primera quincena de julio.
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La inflación de México se aceleró en la primera quincena de julio más de lo esperado por el mercado ante los mayores precios de los alimentos, dijo el martes el Banco de México (central), lo que podría presionar al banco central para que suba las tasas de interés.

El índice general de precios al consumidor subió un 0.25% en la primera quincena de julio, por arriba del 0.18% esperado en un sondeo de Reuters.

El índice subyacente -vigilado de cerca por el banco central- también excedió los pronósticos, al subir un 0.20% frente al 0.13% esperado en el sondeo.

"En la quincena que se reporta destacó la mayor contribución a la inflación general de los rubros de los alimentos procesados y de las frutas y verduras", dijo el banco central en su reporte.

La entidad se refirió sobre todo a las alzas en los precios de la leche y el tomate, un alimento que ya demostró ser un dolor de cabeza para la inflación cuando aceleró al índice el año pasado.

El aumento en el índice hace pensar a algunos analistas que el banco central podría decretar en breve un aumento en la tasa de interés de referencia, porque el 7.25% en el que está ahora no está aplacando las presiones inflacionarias.

"La presión ya es permanente, no es transitoria y continúa en aumento porque tiene que ver con la demanda extraordinaria de materias primas y alimentos procesados que hay no sólo en México, sino en el mundo", dijo José María Barrionuevo, director de Estrategia y Análisis de BBVA en Nueva York.

"La conclusión más importante es que para regresar al 3% es muy importante que se suba la tasa de interés, y sin duda aumenta la probabilidad que aumente tan pronto como el viernes o el próximo mes", agregó.

El Banco de México emitirá el viernes su comunicado mensual sobre política monetaria.

A la primera quincena de julio, la inflación medida a tasa anual se aceleró a un 4.08%, comparado con el 3.98% a junio, superando la meta oficial de 3% +/- un punto porcentual.

A finales de abril, el banco central subió inesperadamente las tasas de interés en un cuarto de punto porcentual al 7.25%, después de un año sin tocarlas, para aminorar los riesgos inflacionarios, principalmente de los alimentos.

En el reporte quincenal, el subíndice de los alimentos creció un 0.36%, en contraste con el 0.11% del mismo periodo el año pasado, lo que empeoró el resultado del índice subyacente de tendencia.

Los precios de las frutas y verduras crecieron un 2.88% en la quincena, contra el 1.18% de la primera quincena de julio del año pasado.

"De lo más relevante (del reporte) fue que la cifra subyacente fue muy por arriba de lo esperado y ésta es la de mayor peso en las decisiones del Banco de México", dijo Miguel Gaytán, analista de Bursamétrica en la Ciudad de México.

"Sí va a haber cautela y nerviosismo en el mercado antes de conocer la decisión del banco central porque tenemos el antecedente del 27 de abril, cuando (Banco de México) sorprendió al mercado", agregó.

En su más reciente comunicado de política monetaria de finales de junio, el banco central dijo que esperaba un descenso en la inflación hacia el final del próximo año y advirtió que actuaría si ve comprometido el logro de su meta.

Ahora ve
No te pierdas