El PRI plantea modificar la CETU

El proyecto priista mantiene la tasa impositiva propuesta del 16%, pero modifica la base gravab las maquiladoras saldrían beneficiadas y la recaudación tributaria no petrolera subiría 2.6% de
La industria manufacturera es el sector más afectado por EU.
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Un partido opositor clave en el Congreso mexicano propuso este martes cambios a un proyecto de reforma fiscal del Gobierno, incluyendo un polémico nuevo impuesto, lo que derivaría en una ligera rebaja al objetivo de recaudación planteado originalmente.

En su proyecto de reforma fiscal, el Gobierno del presidente Felipe Calderón propuso como eje central un nuevo impuesto llamado Contribución Empresarial Tasa Única (CETU), que ha generado el rechazo de empresarios y legisladores.

Al definir su postura final sobre el plan gubernamental, el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) determinó que buscará modificarlo en el Congreso en una buena parte, pese a que no se logre con el objetivo de recaudación original.

"Técnicamente se recaudará menos con la propuesta que vamos a hacer, pero va a ser una recaudación sana que no va a generar distorsiones sectoriales, que no le va a pegar al empleo y al patrimonio de las personas físicas", dijo Jorge Estefan, presidente de la comisión de Hacienda de la cámara baja.

"Estamos hablando casi de 30% más de lo que se recauda hoy", agregó Estefan durante un encuentro de legisladores priístas para analizar la reforma fiscal.

Con los cambios que las bancadas del PRI proponen, se lograría elevar la recaudación tributaria no petrolera en un 2.6% del Producto Interno Bruto (PIB), ligeramente menor al 2.8% que busca el proyecto del Gobierno.

Actualmente, la recaudación tributaria representa un 10% del PIB, una de las tasas más baja de América.

En lo que respecta a la CETU, el PRI propuso cambiar su nombre a Ley del Impuesto a Tasa Única, pero respetando la tasa del 16% con la que el Gobierno busca gravar a partir del 2008 la diferencia entre ingresos por la venta de bienes que realizan las empresas y lo que gastan en insumos.

No obstante, se modificaría la base gravable en beneficio de algunos sectores, como la industria maquiladora -que importa insumos en condiciones ventajosas y devuelve productos terminados- uno de los motores de la economía.

La reforma no será en agosto

Legisladores descartaron que la reforma fiscal sea votada en el Congreso en agosto dentro de un periodo extraordinario de sesiones pese a la urgencia del Gobierno y que posiblemente la iniciativa sea discutida a inicios de septiembre.

Calderón busca que el plan fiscal sea aprobado antes del 8 de septiembre, cuando a más tardar debe enviar el presupuesto para el 2008, a fin de que incluya recursos adicionales que se generarían con la reforma.

El Partido Acción Nacional (PAN) de Calderón buscaba que el plan fuera votado este mes en sesiones extraordinarias para que no se mezclara con el debate del presupuesto. El Congreso está en receso y retoma su periodo ordinario el 1 de septiembre.

"El periodo extraordinario de sesiones ya se nos fue y estamos trabajando para optimizar las primeras sesiones del periodo ordinario para avanzar", dijo a Reuters Gustavo Madero, del PAN, presidente de la comisión de Hacienda del Senado, un legislador clave en las negociaciones de la reforma.

Calderón ha urgido a los parlamentarios a aprobar la reforma fiscal, destinar más recursos a programas sociales y además hacer más competitiva la economía.

Pero la oposición, que tiene más asientos en el Congreso, se ha tomado su tiempo para analizar el plan.

"No habrá periodo extraordinario para ningún tema", dijo el diputado del PRI, Samuel Aguilar, integrante de la comisión de Hacienda de la cámara baja.

Ahora ve
No te pierdas