Migraciones: fortuna mundial en remesas

Según el Banco Mundial, estos envíos alcanzaron casi 276 mdd, sólo en el transcurso de 2006; India fue el líder mundial en 2005, cuando recibió 23,700 mdd de residentes viviendo en otros p
En todo el mundo las remesas totalizaron casi 276 mdd en el
TIRANA, Albania (AP) -

Josif Poro da unas palmaditas a su nuevo sofá, señala orgullosamente sus alfombras y pasa su mano rugosa sobre su brillante nevera nueva.

El y su esposa apenas sobreviven con su pensión anual de 220 dólares. Se las tendrían que arreglar sin muchas de esas comodidades en su pequeño departamento si su hijo, que trabaja en una fábrica en Grecia, no les enviase religiosamente parte de sus ingresos.

''Es nuestro muchacho de oro'', dijo efusivamente Poro, de 83 años, jubilado de una planta textil.

Desde varias partes del mundo, millones de inmigrantes están enviando remesas a sus países por miles de millones de dólares.

De a un fajo de billetes o un giro cablegráfico de 200 dólares por vez, las remesas dan lugar a lo que podría llamarse Inmigración Inc., uno de los negocios que mueven más dinero en el mundo.

Los expertos que estudian el fenómeno dijeron que tienen un panorama mucho más claro desde los ataques terroristas en Estados Unidos en el 2001, cuando las autoridades que trataban de cortar el flujo de fondos a los terroristas empezaron a revisar minuciosamente cómo los inmigrantes movilizan su dinero.

La migración masiva, dicen, ha dado lugar a una economía subterránea de proporciones colosales.

En todo el mundo las remesas -el dinero que los inmigrantes envían a sus países- totalizaron casi 276 millones de dólares (mdd) en el 2006, dice el Banco Mundial. Las remesas se han duplicado con creces desde el 2000, y como el ritmo de la globalización aumenta el número de gente que emigra, no hay fin a la vista.

Si estos trabajadores emigrantes se incorporasen como una empresa, su multinacional migratoria ocuparía el tercer lugar en la lista de las corporaciones más poderosas de la revista Fortune, sólo detrás de Wal-Mart y Exxon Mobil en ingresos anuales.

Las remesas ''son mayores que las inversiones extranjeras directas en México, las exportaciones de té en Sri Lanka (antigua Ceilán), los ingresos por el turismo en Marruecos y los ingresos del Canal de Suez en Egipto'', señaló el economista Dilip Rath, del Banco Mundial, en un informe reciente.

Y en contraste con la economía convencional, más dinero en efectivo tiende a cambiar de mano durante una depresión económica, una crisis política, un desastre natural, hambruna o guerra.

Funcionarios antiterroristas dicen que Al Qaeda y otros grupos son financiados en parte por redes informales de transferencia de fondos llamadas ''hawalas''. Los gobiernos y el Fondo Monetario Internacional se han esforzado por regularlas.

Ese movimiento tiene su aspecto negativo: los temores a la fuga de cerebros y un ejército permanente de exiliados económicos, además de ganancias no gravadas que salen de los países.

Según el Banco Mundial, Estados Unidos perdió 41,100 mdd en el 2005, mientras Suiza vio fugarse 13,200 millones ese mismo año.

Pero Giuseppina Iampietro, una portavoz del ministerio de economía suizo, dice que no se puede hacer mucho al respecto: ''los inmigrantes no tienen la obligación de invertir su dinero en Suiza''.

Mientras tanto, desde Polonia hasta las Filipinas las remesas representan salvavidas para familias que combaten la pobreza y ayudan a mantener a flote algunas economías nacionales:

- En Hispanoamérica, las remesas ascendieron a 62,000 mdd el año pasado y se proyecta que alcanzarán los 100,000 millones para el 2010, según el Banco Interamericano de Desarrollo. Los mexicanos son los que envían más dinero, unos 22,000 mdd, ganado en su mayoría en Estados Unidos.

- India es el líder mundial en el recibo de remesas, con 23,700 mdd en el 2005 y unos 26,900 millones el año pasado, dice el Banco Mundial. Western Union, tradicionalmente una de las compañías más utilizadas para las transferencias de dinero, dice que su porcentaje de transacciones indias ha crecido al menos un 90% en cada uno de los seis trimestres pasados.

- Los inmigrantes de Albania, uno de los países más pobres de Europa, enviarán este año más de 1,300 mdd a su país. Eso representa el 13% del producto interno bruto de Albania y suficiente para enjugar la mitad del déficit comercial.

''Sin el dinero que recibimos de nuestro hijo, que vive y trabaja en Austria, mi familia y yo sencillamente nos moriríamos de hambre'', afirmó Jovana Acimovic, un ama de casa que lucha por sobrevivir en Belgrado, Serbia.

En la empobrecida Tayikistán, el Banco Nacional dice que los trabajadores emigrantes enviaron en remesas 1,100 mdd el año pasado, más que el PIB nacional. Los filipinos que trabajan en el exterior enviaron un récord de 13,600 mdd a su país en el 2005. Circula tanto dinero que los operadores de teléfonos móviles permiten transferir dinero mediante un teléfono celular.

Maria Gorgan, una sicóloga retirada, se fue hace dos años de Rumania a España, donde cuida pacientes de demencia presenil (Alzheimer). Gana 1,800 dólares mensuales, siete veces más que su pensión mensual rumana, lo que le alcanza para ayudar a su hijo a pagar el adelanto de una nueva casa.

''Usamos el dinero que gano para mantener a mi familia'', dijo Gorgan, de 56 años, quien envía a su marido algunos cientos de dólares por mes. ''No como mucho. Es duro. Pero debo hacerlo''.

En Albania, donde el salario mensual promedio es de apenas 250 dólares, un tercio de la población de 3,200,000 se ha ido del país en busca de mejores empleos a Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, Grecia y otros países.

Muchos de ellos no piensan regresar. Pero algunos, como ejemplo de una tendencia que también se está manifestando en otros países -como México y Letonia- regresan a su país para comprar casas y abrir negocios.

Casi una de tres transacciones inmobiliarias albanesas involucran a un expatriado que compra propiedades en su país. ''Eso significa que la gente ve su futuro en Albania'', dijo Evis Ruci, que revisa las remesas para el banco central.

Nazmi Ajazi, de 52 años, pasó algunos años trabajando en Grecia y regresó para instalar un café internet y un pequeño almacen en un suburbio de Tirana, la capital.

''Me siento muy bien de estar de regreso en Albania, donde uno puede ser su propio dueño'', comentó su esposa Sofie, de 50 años, detrás de un mostrador lleno de huevos, naranjas y pan recién horneado.

Pero otros ven inconvenientes.

Gran parte de la migración mundial es ilegal, y aunque muchos inmigrantes ejercen trabajos serviles, algunos son médicos, ingenieros y otros profesionales. Su salida puede significar una fuga de cerebros de personal altamente entrenado y crear una cultura inmigratoria.

''La migración crea más migración'', afirmó Ilir Gedeshi, director del Centro de Estudios Económicos y Sociales en Albania, cuyos emigrantes se calcula han acumulado unos 14,000 mdd en bancos extranjeros. ''Es un ciclo. La generación siguiente tiene que irse porque aquí no se crean empleos para ellos''.

Elvin Meka, secretario general de la Asociación Bancaria Albanesa, advierte enérgicamente que ''exportamos seres humanos y ellos nos envían dinero''.

''La gente joven es adicta a la idea de irse. Ese es el mayor crimen en este país. El gobierno está matando sus sueños'', agregó.

Ahora ve
No te pierdas