American Home, cerca de la bancarrota

La prestamista hipotecaria dijo que despedirá a casi 7,000 empleados por la caída de vivienda e se espera que este colapso lleve a la empresa a solicitar la protección de la ley de bancarrota
Dos mujeres se despiden afuera de las instalaciones de Ameri
MELVILLE, Estados Unidos (CNN) -

En mucho aspectos, es un viernes tradicional en esta comunidad de Long Island, a unos 80 kilómetros al Este de Wall Street. El clima es cálido y húmedo. Se acerca el fin de semana y los empleados de la firma American Home Mortgage Investment Corp. esperaban su paga.

Lo único diferente es que los cheques serán los últimos.

Un día antes, el prestamista hipotecario dijo que despediría a casi 7,000 empleados, en lo que fue uno de los más grandes y rápidos colapsos corporativos en la caída del sector vivienda de Estados Unidos. El viernes será el último día.

"Es mi primer paso en el campo hipotecario y probablemente el último", dijo Nick Vasilakis, de 31 años, vistiendo ropa deportiva de verano al ingresar a la sede de la compañía. Dijo que había trabajado durante dos meses en American Home.

En un comunicado el jueves por la noche, American Home confirmó que liquidaría buena parte de sus operaciones. La firma dijo que reduciría su nómina nacional de empleados a 750 trabajadores, desde los 7,409 que tenía a fines del año pasado.

Se espera ampliamente que el colapso lleve a la firma a solicitar la protección de la ley de bancarrota en los próximos días. Es una de las señales más dramáticas de que la contracción en el segmento hipotecario de riesgo, conocido en inglés como "subprime", que presta dinero a personas con una pobre historia crediticia, se ha extendido.

American Home, fundada en 1987, se promociona como la décima compañía en importancia en préstamos minoristas hipotecarios, generando 59,000 millones de dólares en préstamos el año pasado.

"Fue un alza y una caída meteórica en tres años y medio", dijo un analista financiero de la compañía al referirse a ese periodo, durante una entrevista frente a la sede de la empresa. No quiso ser identificado para no poner en peligro la búsqueda de un nuevo empleo.

American Home prestaba dinero principalmente a gente con buen historial de crédito, pero ofrecía préstamos con términos que eran muy fáciles de cumplir.

Muchos préstamos fueron hipotecas llamadas "Alt-A", que en términos de calidad se ubican entre las buenas y las ‘subprime’, y cerca de la mitad eran créditos con tasas ajustables, otorgadas a una tasa de interés que puede ser ajustada al alza, algunas veces por encima de los niveles que pueden pagar los prestatarios.

Las acciones de American Home cotizaban a unos 78 centavos en transacciones electrónicas, frente al precio de 36.36 dólares que tenían tan recientemente como diciembre. Se encaminan a cero valor en la bancarrota.

El colapso fue en muchos aspectos más rápido que el de la firma New Century Financial Corp, un prestamista de hipotecas ‘subprime’ que demoró casi dos meses entre el tiempo en que dijo que no todo iba bien hasta su declaración de quiebra.

Mientras que los problemas de liquidez comenzaron a acumularse en junio y julio, American Home no dio pistas de que estaba asfixiada por falta de efectivo sino hasta hace una semana, cuando dijo -el viernes por la noche, cuando ya se había ido buena parte de los inversores y sus empleados- que demoraría algunos dividendos.

"Incluso el viernes decían que todo iba bien, que teníamos bastante fuerza para superar la marea", dijo Vasilakis. Pero agregó que los rumores de un cierre se propagaron el martes siguiente y contó que en los últimos días hubo poco trabajo por hacer.

American Home dijo esta semana que sus propios prestamistas le cerraron el flujo y que podría liquidar sus activos. También dejó de hablar de aceptar solicitudes de préstamos.

El analista financiero dijo que incluso la caída final fue incoherente. Señaló que American Home retiró dos correos electrónicos sobre el cierre de la compañía que estaban repletos de errores, antes de finalmente corregirlos para transmitirlos con claridad.

Ahora ve
No te pierdas