Remesas caen por problemas de migrantes

Una encuesta del BID revela que menos connacionales envían dinero a sus familias en México, el porcentaje de mexicanos que mandan dinero bajó de 71 a 64%.
En el primer trimestre disminuyó el número de envíos y el mo  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los mexicanos que viven en Estados Unidos están enviando menos dinero a sus familias en México sobre todo en los estados donde la inmigración latinoamericana es más reciente, reveló una encuesta del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo.

El porcentaje de mexicanos que envía remesas regularmente a su patria cayó a 64% este año desde el 71% en el 2006.

La caída fue más pronunciada en estados donde la inmigración latinoamericana es un fenómeno más reciente, tales como Georgia, Carolina del Norte o Pennsylvania. En los estados “nuevos” el porcentaje de inmigrantes mexicanos que envían dinero a su patria se precipitó a 56% desde un promedio de 80%.

“En los estados nuevos, casi medio millón de inmigrantes han dejado de enviar dinero a casa (…) esto quiere decir que durante el último año unos dos millones de personas en México perdieron una fuente vital de ingresos”, comentó Donald Terry  gerente del FOMIN.

En contraste, en estados con larga tradición de albergar comunidades hispanas como California, Texas, Florida y Nueva York, la tasa de mexicanos que envían remesas pasó a 66% de 68%.

Un porcentaje considerablemente más bajo de inmigrantes mexicanos está enviando dinero a su país desde los Estados Unidos que el año pasado, según los resultados de una encuesta divulgada hoy por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo.

“Este descenso permite explicar porqué, luego de años de altas tasas de crecimiento, las remesas a México casi no aumentaron durante el primer semestre del 2007 (unos 11,500 millones de dólares) comparado con el mismo lapso del 2006 (unos 11,400 millones de dólares)”, dijo el organismo.

El encuestador Sergio Bendixen, cuya firma realizó esta encuesta y otros sondeos similares para el FOMIN desde el año 2000, señaló que los inmigrantes mexicanos en los nuevos estados mencionaron una inusitada variedad de dificultades que los vuelven menos optimistas acerca del futuro.

Una mayoría de los inmigrantes dijo que resulta más difícil conseguir empleos bien remunerados que hace un año. Entre los principales obstáculos, citaron la falta de documentación legal, educación formal y dominio del inglés. Una vasta mayoría también siente que ha crecido la discriminación contra los hispanos.

La encuesta fue realizada en junio e incluyó 900 entrevistas con inmigrantes mexicanos y centroamericanos. Alrededor de la mitad de los entrevistados dijeron que eran indocumentados.

Ahora ve
No te pierdas