Pegajosa exportación de chicle mexicano

En 2006, México vendió 20,500 toneladas de chicle a 33 países, por un valor en venta de 51.7 md EU es el mayor consumidor del mundo, y el país busca desplazar a Canadá como su principal prove
Roberto Morales

Pocos saben que fue al ex presidente Antonio López de Santa Anna, en el siglo XIX, a quien se le ocurrió comercializar el chicle, una goma extraída del árbol de chicozapote, que los mayas usaban para mascar. De hecho, el primer chicle con sabor a menta se introdujo en el mercado en 1880, bajo la marca Yucatán.

Ahora, más de un siglo después, México es un gran proveedor global de esta goma. El año pasado vendió chicle a 33 países y exportó, por primera ocasión, a destinos como India, Haití, Sudáfrica y Guyana.

En 2006, la exportación de chicle alcanzó más de 20,500 toneladas, que significaron ventas por 51.7 mdd, con un crecimiento de 26.6%, a tasa anual. Sin embargo, la industria usa como materia prima para los chicles más de 50% de gomas sintéticas (de mayor finura), por lo que la ventaja de México en la producción de gomas naturales (con puntos negros y terroncitos) se está erosionando.

Pese a todo, esa tendencia podría compensarse vía la creatividad y la innovación de los productores, al incorporar colores, sabores, diseños y variedad en las presentaciones. “En ningún lugar del mundo se innova con tanta intensidad como aquí”, señala María Elena Olguín, gerente de Regulación de Cadbury Adams México, filial de la inglesa Cadbury Schweppes, que produce más chicle en Puebla que en sus plantas de EU, Colombia y Canadá.

Estados Unidos es el mayor consumidor de chicles del planeta y México podría desplazar a Canadá como su principal proveedor, según la tendencia de los últimos tres años.

En el primer bimestre de 2007, las exportaciones mexicanas a ese país llegaron a 5.2 mdd, con un alza de 61.3%; mientras las canadienses descendieron 12.9%, para ubicarse en 6.9 mdd.

“Entre las fortalezas de México están sus avances en la cultura y el know-how para hacer negocios internacionales respecto de otros países fabricantes menos desarrollados con los que se compite, lo que da certidumbre comercial a los compradores”, explica Emyré Barrios, gerente de Exportación de la firma mexicana Canel’s.

Noé Lecona, gerente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Similares, coincide en que México posee un gran potencial: “Si los precios del azúcar no fueran tan fluctuantes, esto sería una maravilla”.

Ahora ve
No te pierdas