Sarkozy y Trichet se suben al ring

El presidente francés acusa al Banco Central Europeo de ayudar a los especuladores; el presidente del BCE revira y dice que el organismo defiende a los consumidores de la zona eur
PORTO, Portugal (CNN) -

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, acusó al Banco Central Europeo de ayudar a los especuladores y desatender a las empresas, en un nuevo enfrentamiento surgido el sábado con el ferozmente independiente BCE.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, replicó rápidamente, diciendo en una conferencia de prensa que el banco central estaba protegiendo los intereses de los 320 millones de ciudadanos de la zona euro y haciendo lo necesario para limitar el impacto de una reducción del crédito en los mercados financieros.

En comentarios publicados por el diario francés Le Monde, Sarkozy criticó al BCE por inyectar fondos de emergencia en los mercados monetarios para prevenir que fueran paralizados por la reducción del crédito, al mismo tiempo que rechazó recortar las tasas de interés en la zona euro.

"Me parece extraño que estén inyectando liquidez sin recortar las tasas de interés", dijo Sarkozy. "Están haciéndole la vida más fácil a los especuladores y más difícil a los empresarios", agregó.

El presidente habló con periodistas durante un viaje de Hungría a París realizado en la noche del viernes.

Trichet respondió tras un encuentro entre ministros de Finanzas y funcionarios de bancos centrales de la zona euro, donde pocas horas antes había sido respaldado ampliamente.

"Todo el mundo sabe que de ninguna manera estamos beneficiando a quienes se comportan de manera inapropiada", dijo en una conferencia de prensa celebrada en Porto, la ciudad portuguesa donde fue realizado el encuentro.

"Al contrario, estamos protegiendo a aquellos que se comportan apropiadamente frente a la turbulencia", agregó.

Dura respuesta

La respuesta más dura vino del colega de Trichet Axel Weber, presidente del banco central nacional de Alemania y miembro del consejo de gobierno del BCE.

"El valor noticioso de la critica de Sarkozy es cero", dijo en una conferencia de prensa.

"Y también tiene cero influencia en el BCE. Haremos lo que sea necesario y decidiremos lo que sea necesario", amplió.

El mandato principal del BCE, con sede en Francfort, es mantener la inflación contenida y por más de dos años ha estado elevando las tasas de interés progresivamente, lo que ha irritado a Sarkozy.

En paralelo, el BCE ha tomado medidas de emergencia desde el 9 de agosto, inyectando decenas de millones de euros a los mercados monetarios para contrarrestar la caída en la confianza que inició con la crisis en el sector de las hipotecas de riesgo de Estados Unidos, pero se ha ido tornando en algo mucho mayor.

Ahora ve
No te pierdas