La ola automotriz de los low cost

En México varias armadoras buscan desarrollar autos de menos de 3,000 dólares; Nissan lanzará hacia el 2015 un vehículo de 2,400 dólares mientras China e India se adelantan.
Las armadoras comienzan a invertir en vehículos de bajo cost
Leonardo Peralta/J. Hernández

México está cerca de contar con automóviles de bajo costo. Varias armadoras a escala global buscan desarrollar autos de menos de 3,000 dólares (más impuestos en cada país), para atacar los mercados de Asia y Latinoamérica.

En mayo, la empresa Nissan Design América concluyó un ejercicio con la agencia de diseño Rigoletti y estudiantes de las universidades Anáhuac e Iberoamericana para crear, hacia 2015, un auto para México de 2,400 dólares.

Aunque aún no hay un prototipo, John Cupit, responsable del proyecto, confirmó que Nissan sí tiene esta meta, pues “la población latina es el grupo de mayor crecimiento en EU, por lo que las ideas de América Latina nos llevarán a nuevos conceptos”.

Nissan debe acelerar su paso. Su socio Renault ya trabaja con Bajaj (que importa motos al país) para lograr un auto de 3,000 dólares para India; y ya comercializa en Europa y América Latina el modelo Logan (Aprio, en México) a sólo 6,000 dólares.

La india Tata Motors trabaja desde 2004 en un sedán de 100,000 rupias (2,400 dólares) que podría lanzar a fines de 2008 en su mercado local y luego en el resto del mundo.

Otros casos son los de las chinas Lifan (que también distribuye motos en México), cuyo modelo 520 entrará a EU en 2008 y, por ende, se podrá importar al país. El modelo se vende ya en Chile (a 6,300 dólares, por su TLC con China), Colombia y Venezuela.

José Gómez, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), señala que 1.2 millones de vehículos usados se importaron en 2006 a México desde EU, sin contar las camionetas en régimen fronterizo. Este volumen superó las ventas de la AMDA en 2006 (1.18 millones), “lo que nos habla de que hay un mercado de costo menor a 5,000 dólares que no es atendido”.

Gómez confía en que la amenaza de autos chinos no es inminente. En 2006, China consumió 7.5 millones de autos y se estima que para 2020 su demanda será de 20 millones. “Con un mercado así, ¿qué incentivos tendrían para exportar?”, dice.

Pero la china Chamco-Auto planea establecer una planta en Tijuana en 2009. La petición aún no se oficializa, ya que, según la Secretaría de Economía, la firma no ha acreditado que su inversión alcanzará en tres años los 100 mdd que pide la ley mexicana.

Si México entrara al Mercosur también podría la china Chery Auto que incursionará este año en Brasil.

Ahora ve
No te pierdas